Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El adoctrinamiento del miedo en las redes sociales

Compartir algo que creemos que está bien solo por sentimentalismo puede tener un efecto negativo si no se indaga objetivamente en el contenido, en el trasfondo, considera Carlos Ramírez Castañeda.
jue 22 octubre 2020 11:59 AM

(Expansión) – Navegaba como un viernes más entre contenidos de ocio e interacción con mis cercanos, hasta que una publicación compartida de una usuaria llamó mi atención, pues, en una serie de capturas compartidas, se indicaba el texto de “No salgas a la calle, los días 15 y 16 de octubre estarán levantando mujeres”.

Dentro de los contenidos me percato que había muchas cadenas replicadas de años, con fechas distintas, incitando a no utilizar ningún tipo de aplicación de movilidad por supuestos temas de estar los conductores coludidos para llevar a otro sitio a las mujeres.

Publicidad

Y así como lo indica el título de esta opinión, fue el texto explícito que me llevó a investigar uno de los sucesos que se ha normalizado dentro de las redes sociales, el adoctrinamiento del miedo.

Es cierto que existe una realidad caótica en la cual el aumento de feminicidio, violaciones, acoso, y delitos en donde su mayor índice son las mujeres como blanco predilecto de la delincuencia, deja en claro que hay un problema mayor, y los factores digitales juegan hoy en día un papel clave.

El infundir miedo en redes sociales puede servir como una estrategia de control, en la cual, el público usuario con menor conocimiento digital se moverá por lo que dicta la parte sentimental de la supuesta solidaridad con lo que acontece y considera es algo negativo, por lo anterior comparte sin pensar o indagar si fueron perfiles reales, si no es parte de una cadena, simplemente replica el contenido. Esto puede ser contraproducente, pues podemos analizarlo desde dos ópticas distintas:

a. Es una publicación cadena adaptada al contexto actual, lo cual está generando reacciones y crecimiento de un perfil falso que busca posicionamiento, muy usual el oportunismo digital.

b. En el caso que fuera una evidencia real tomada de un testimonio comprobado, se está dejando en claro un posicionamiento clave al ser difundido públicamente el contenido, lo que dejaría sin efectos a esa labor de prevención hacia los cercanos.

OPINIÓN: Ataques de hackers o el elemento humano, ¿dónde debemos enfocarnos?

Para lidiar con una realidad donde el piso se tiñe de sangre a cada instante, el punto primordial versa en crear un sentido común para que el usuario no caiga como primer medida en la paranoia por todos los contenidos difundidos por redes sociales, romper esa doctrina del miedo es uno de los nuevos retos para los usuarios de redes sociales.

Compartir algo que creemos que está bien solo por sentimentalismo puede tener un efecto negativo si no se indaga objetivamente en el contenido, en el trasfondo; el usuario debe aprender a distinguir contenidos, a ser más crítico a identificar perfiles falsos y sobre todo a cuestionar que la información sea verídica, no simplemente dejarse llevar por encabezados, por supuestas capturas reales.

Publicidad
Ciberseguridad, la otra vacuna que México necesita | Expansión Live

Al hablar de seguridad, estratégicamente los canales de comunicación deben ser cerrados, directos, con usuarios identificados, con filtros de seguridad y verificación de la información. Si comenzamos a estructurar redes de verdad objetivas, de la mano de especialistas, podemos tener un factor mayor de prevención y mitigación delictiva.

Los modus operandi de la delincuencia son similares, se adaptan, buscan control a través del miedo, del aislamiento, las noticias falsas se han vuelto una herramienta clave; pensemos en un escenario dónde el delincuente logró aislar a la víctima, con temor a salir y no precisamente por covid, si no por todas las publicaciones que diseminó en un grupo, en una comunidad; el delincuente dedicado al robo a casa habitación con violencia, habrá logrado su cometido.

OPINIÓN: TikTok, el catálogo de la pedofilia

Antes de compartir, pensemos, reflexionemos, invitemos a leer al usuario, a indagar que puede haber más allá.

Nota del editor: Carlos Ramírez Castañeda es especialista y apasionado por el Derecho Informático, particularmente en ramas de Ciberseguridad, Cibercriminalidad y Ciberterrorismo. Tiene un Máster en Derecho de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Santiago de Compostela España, Doctor en Administración y Políticas Públicas de México. Es colaborador de diversas instituciones académicas y gubernamentales, profesional siempre interesado en temas de ciberprevención particularmente con sectores vulnerables. Síguelo en Twitter como @Ciberagente . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad