Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Un liderazgo más humano y feliz

Si administras y recargas tu energía puedes dar mucho a los demás y serás más hábil para impactar positivamente en la capacidad de logro de quienes te rodean, opina Adriana Castro.
jue 05 noviembre 2020 12:03 AM

(Expansión) – Hay una habilidad que, a mi parecer, muchos líderes carecen de ella: invertir en su bienestar personal. Con frecuencia observo que centran su energía en impactar de manera positiva en la vida de quienes tienen cerca y hacen grandes esfuerzos para ayudar a las personas de su equipo a que logren sus objetivos.

Eso es muy loable, sin embargo como líder, cultivar tu bienestar es vital porque te permite lidiar con retos y administrar tu energía para que puedas tener un desarrollo óptimo.

Publicidad

Esto es algo que casi no se aborda en los programas académicos de liderazgo y dirección de equipos. En ellos no es común encontrar un módulo de autocuidado o la importancia de ver por uno mismo, pero es esencial.

Seguramente lo has vivido: cuando estás cansado, y no has dormido lo suficiente, no puedes estar al 100% para apoyar a otros.

Me parece que esta tendencia de no ver por uno mismo tiene que ver con una visión limitada del liderazgo.

Mensajes poco realistas y deshumanizados como “siempre hay que ver por los demás”, “tus necesidades deben ser las menos importantes”, “lo único que hay que cuidar es enfocarte en tu equipo”... hacen pensar que ver por ti es egoísta.

Conozco historias de líderes que ejercen niveles de entrega tan altos que tarde o temprano “se quiebran”. Además, hay el riesgo de que esa actitud la traslades a otros roles de tu vida: como pareja, como hijo/a y como padre o madre.

Ten cuidado, puede ser una actitud que transmitas a tus hijos/as sin querer. Me viene a la mente la frase “No te preocupes si tus hijos no te escuchan…te observan todo el día”. Repara en ti aquello que no quieres que tu hijo/a repita.

La lección que hay que aprender es que no se puede ser un gran líder si no procuras tu autocuidado, así que tú eres prioridad.

Es exactamente igual que las indicaciones que dan los sobrecargos del avión en relación a lo que se debe hacer en caso de despresurización: cuando las mascarillas de oxígeno caen, primero debes colocarte la tuya y después ayudar a los demás a colocar la suya.

Este es el orden en el que funciona no sólo con tu equipo, también con tu familia, tus amigos y tu comunidad.

Publicidad
6 habilidades indispensables en los líderes postpandemia

Invertir en tu bienestar y ver por ti no es un acto de egoísmo: es tu primera responsabilidad como líder.

Te comparto tres ideas que te pueden ayudar:

Comunícate más

Por ejemplo, si tuviste un día muy estresante ayuda mucho que seas transparente con tu equipo y lo comuniques. Los psicólogos decimos “lo que no se dice, se actúa” lo cual significa que si tratas de ocultar tu estrés o preocupación, pronto lo empezarás a manifestar con actitudes que pueden desconcertar a tu equipo.

Ellos se preguntarán por qué estás reaccionando con tanta molestia o por qué estás llorando en posición fetal debajo de tu escritorio (vamos, tómalo con sentido del humor).

Respeta tus horarios para dormir

Dormir es una de las actividades que más influyen en el bienestar y es probablemente la que más se descuida. Cuando duermes bien, repones tu energía y no sólo tienes más claridad mental para tomar decisiones sino incluso es más fácil incorporar otros hábitos saludables.

Si duermes lo suficiente, posees la energía y motivación necesaria para hacer ejercicio y tienes más autorregulación para resistirte a comer esas tentaciones de alto contenido calórico.

Mantente positivo

Ya sé que suena muy trillado pero aquí hay un recurso práctico que puede ayudarte: realiza un diario de gratitud. Investigaciones señalan que hacer un diario de gratitud durante un mes reduce el insomnio y las preocupaciones un 30%.

Es un ritual que consiste en que cada noche escribas tres cosas por las que te sientes agradecido. Es algo muy simple y con resultados muy poderosos en tu calidad de sueño y tu bienestar. Irte a dormir después de hacer un ejercicio deliberado para identificar lo bueno que pasó en tu día a pesar de lo malo, y los retos no resueltos, te ayuda a que visualices tus problemas con más perspectiva y sabiduría.

Hay mucha evidencia científica que revela que quienes procuran su bienestar son más productivos, más creativos, toman decisiones atinadas y resuelven mejor los problemas.

Por eso es tan importante que hagas del autocuidado tu prioridad número uno. Es la mejor estrategia para poder ver por los otros. Si administras y recargas tu energía puedes dar mucho a los demás y serás más hábil para impactar positivamente en la capacidad de logro de quienes te rodean.

No puedes dar lo que no tienes.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad