Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué Arturo Herrera?

Bajo una visión monetarista de la economía, el potencial de crecimiento de México está restringido a lo que haga su sistema bancario.
sáb 12 junio 2021 12:03 AM
Arturo Herrera deja la secretaría de Hacienda
Arturo Herrera continuará en funciones como titular de Hacienda hasta la reunión del G20 que se llevará a cabo los días 9 y 10 de julio de este año en Italia.

(Expansión) - El análisis más superficial diría que la designación de Arturo Herrera a Banxico era obvia, porque viene de Hacienda, del sector financiero, o simplemente, porque es parte del gobierno actual.

Pero las razones para este nombramiento son más interesantes que el análisis plano o el chisme político que comúnmente leemos por ahí.

La razón por la que el anuncio se hizo con tanta anticipación es un mensaje al mercado de “aguanten, la laxitud monetaria continuará todo el año”.

Publicidad

La realidad económica

México es un país con instituciones económicas de primer mundo (como Banxico), pero con un sistema bancario de tercer mundo.

El valor de la captación bancaria sobre el PIB es parecido a la de un país poco desarrollado, y muy por debajo de los pares latinoamericanos como Chile o Brasil. Por ello, el crédito bancario también representa solo una fracción del PIB. Está comprobado empíricamente que una baja penetración del crédito se asocia con un bajo crecimiento económico y quizá, con una mala distribución del ingreso.

Es decir, bajo una visión monetarista de la economía, el potencial de crecimiento de México está restringido a lo que haga su sistema bancario.

El sistema bancario es el gran dispersor del dinero en cualquier economía de libre mercado a través del crédito. Hablando figurativamente, cuando le falta un brazo, una pierna o un corazón, otros agentes del sistema financiero deben suplir esta carencia. Lo más probable es que el Estado tenga que hacerlo, ya que a otros entes dentro del sistema financiero no les interesa hacer negocios de baja rentabilidad.

Por esta razón, las transferencias directas de los gobiernos se vuelven una opción para la población más vulnerable no bancarizada, independientemente del color del partido gobernante.

No se trata solamente del aspecto político de entregar dinero, económicamente, es el único canal de distribución en un país con un sistema bancario que busca rentas en segmentos de la población más atractivos.

Nuestro sistema económico tiene una paradoja, le falta dinero, pero la frontera de producción actual de la economía mexicana no permite soltarlo a manos llenas por el inminente peligro inflacionario.

Publicidad

¿Qué tiene que ver Banxico?

Ante esta disyuntiva, Banxico cobra vital importancia porque es el mandante de la política monetaria del país. Es el primer y único canal de la emisión monetaria y quien determina el precio del endeudamiento.

En estos días muchos desean que Banxico aplique la disciplina monetaria ante la presión inflacionaria y la inflación que ya se gestó entre los formadores de precios de la economía.

Sin embargo, reitero que, para el caso mexicano, la disciplina monetaria o política restrictiva tiene un costo de oportunidad más alto que en otros países donde el dinero fluye más y mejor. Por la naturaleza de este sistema bancario, el impacto de disciplinar a la economía a través del aumento de las tasas de interés tiene costos mayores, porque el dinero se vuelve todavía más escaso y rivalizado.

Ante esta disyuntiva económica, seguramente el próximo gobernador del Banco de México conoce la paradoja de que la disciplina monetaria es negocio para algunos, pero con un alto costo de oportunidad y un costo social para otros.

Podemos esperar que el próximo gobernador esté a favor de una postura monetaria más laxa durante el tiempo que resta de la administración. Claro, el impacto en inflación está implícito y es inevitable.

El punto más importante es la deficiencia con la que funcionan los canales tradicionales de propagación del dinero al menudeo en México, que promueven incentivos para que el Estado la subsane, quizá en exceso.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad