Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Transformación digital, ¿crecimiento o colapso?

La digitalización no tiene por qué ser temida, al contrario, el balance es positivo para quienes ya lo implementan, considera Esther Riveroll.
sáb 07 agosto 2021 12:08 AM

(Expansión) - El año 2020 introdujo elementos tecnológicos a la vida social, empresarial y cultural que rápido se transformaron en una necesidad primaria ajustada al mundo en el que vivimos. Quienes aún no han identificado que la transformación digital debería ser el punto central de las estrategias de negocio, tendrán graves problemas de competitividad y permanencia en un futuro.

No es casualidad que grandes empresas hayan visto la transformación digital como un mecanismo crucial para sus planes de crecimiento, tomando como referencia los nuevos y exigentes hábitos de consumo, los formatos de trabajo a distancia, así como las innovaciones de la competencia en productos y servicios. Todos, factores de cambio que impulsaron el incremento en las utilidades de muchas empresas y el colapso de otras que arrancaron tarde en la carrera hacia la transición digital.

Publicidad

La venta y compra a través de internet es uno de los caminos hacia la transformación digital, quienes impulsaron estrategias de e-commerce fueron los grandes ganadores del año pasado. Datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) señalan que en 2020 el comercio electrónico registró un crecimiento exponencial del 81% versus el 35% del 2019.

Sin embargo, no todo se limita al comercio electrónico o a la innovación en productos y servicios, la migración hacia lo digital conlleva utilizar la tecnología como un habilitador de nuevas oportunidades de negocios para que las empresas y organizaciones incrementen su productividad con estrategias de procesamiento o gestión de datos, las cuales les otorgarán el contexto y la información para estrategias de negocio más efectivas.

Actualmente, podemos catalogar cuatro tipos de empresas con distintos niveles de transformación:

- Principiantes, su capacidad es básica, cuentan con computadoras, correos electrónicos y algunas herramientas de colaboración. No existe una visión de procesos digitales;

- Conservadoras, tienen capacidades digitales y liderazgo muy fuertes, analizan cada paso y toman sus precauciones, no quieren errores. Esto puede ser positivo y también negativo si quedan rebasados por la competencia;

- Fashionistas, implementan de inmediato todas las innovaciones tecnológicas disponibles. Estas decisiones pueden representar pasos atrás por la falta de análisis o requerimientos;

- Maestros digitales, son los líderes en transformación digital, tienen claridad de cuándo, cuánto y dónde quieren invertir, a partir de sus estrategias obtienen grandes beneficios como mayor eficiencia, rentabilidad, creación de nuevos productos y procesos.

Sin duda, el consumidor es el principal motivador de las empresas para iniciar el camino hacia la digitalización, el cambio sucede después de varios pasos firmes y seguros, empieza con un análisis interno a profundidad, ¿qué funciona y qué no sirve?, ¿cuáles son las proyecciones en el corto, mediano y largo plazo? ¿dónde nos vemos como empresa?, ¿qué estamos ofreciendo en términos de experiencia al consumidor?, ¿estamos preparados para dar las respuestas que el cliente exige?, ¿qué está haciendo nuestra competencia?, ¿qué haremos para destacar entre el infinito catálogo de opciones disponibles para el consumidor?

Publicidad
E-commerce: ¿Cómo dimos un salto de años en semanas? | #CómoReactivarMéxico

Priorizar para establecer una conexión más real, más cercana, más sólida entre las empresas y sus consumidores, el crear una mejor experiencia de cliente es parte también de este proceso. El modelo de negocio inicial seguramente tendrá ajustes, el mundo cambió y en ese tenor vemos que las nuevas maneras de hacer negocios son diferentes, se plantean a no más de dos años. La actualización viene de la mano con la conversión hacia una empresa digital.

Algunos expertos señalan que, en México, debido a la pandemia por COVID-19, la transformación digital avanzó en tres meses, lo que le hubiera llevado tres años. Los números lo confirman y es un hecho que llegó para quedarse, la digitalización no tiene por qué ser temida, al contrario, el balance es positivo para quienes ya lo implementan.

El reto de las organizaciones es alcanzable siempre y cuando exista el liderazgo y visión de la necesidad de convertir a una empresa con procesos manuales de datos hacia el aprovechamiento efectivo de la información para lograr que la adopción de las nuevas tecnologías influya de manera positiva en la digitalización de las compañías.

Nota del editor: Esther Riveroll es Fundadora y Directora General de Alldatum Business. Tiene más de 20 años de experiencia profesional en ventas relacionada con la industria de soluciones de tecnologías de la información y marketing. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad