Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Eco en los mercados por el rumbo que tomará China

Si hay inversiones tan atractivas en acciones en todo el mundo, con considerablemente menores riesgos que las empresas chinas, ¿para qué invertir en China?, cuestiona Jorge Arturo Martínez González.
mar 14 septiembre 2021 11:58 PM
China quiere adoptar un desarrollo sustentable y de mayor calidad. (Foto: Getty Images)

(Expansión) - Las grandes conclusiones de lo que se escribe sobre China requieren siempre dos tonos distintos: Uno constructivo y fresco y el otro sombrío y turbio.

Es la segunda economía por producción en dólares comparables y a más tardar en el año 2026 será la primera, es también la economía número uno desde hace muchos años en cuanto al aporte que da al crecimiento económico mundial, y el número uno también por número de personas y por consumo.

Publicidad

En un primer tono, el país destaca por su impresionante industria, un espectáculo magnánimo en cualquier aspecto, con capacidades aparentemente ilimitadas para la innovación y la corpulencia. En un segundo tono, el país destaca como ningún otro por su pobre ética en los negocios y en el trato a las personas, su desmedida conquista de sus objetivos e intereses industriales a costa de lo que sea y, por su extravagante cultura que derrama efectos nocivos a terceras partes sin agobio alguno.

No obstante todo lo anterior, no debemos perder de vista a dónde se dirige esta nación, ni lo que está dispuesta a trasformar para lograrlo: la China de Xi Jinping va enfilada hacia el sueño multicolor del líder máximo -que pronto se convertirá en presidente de por vida- en el que se establece un modelo económico mixto, basado por un lado en el Marxismo-Leninismo con gruesos trazos de ideología social comunista.

Por otro lado, la apertura al mercado -tanto al interior como el externo-, con un capitalismo no protagónico (no es aceptable desafiar a la autoridad como lo hizo Jack Ma de Alibaba, pues serás fuertemente disciplinado, pero si eres un billonario recatado, el Partido estará contigo), no dependiente de sus socios comerciales, en total control del vaivén de flujos y de tecnologías, pero sin amenazar los mecanismos fundamentales del intercambio de bienes y servicios, si tus márgenes de ganancia incluyen un tajo para el estado.

Con esto como telón de fondo, debemos ponderar la inversión en China tomando en cuenta todas las oportunidades y también los riesgos, así como debe hacerse con cualquier meta de inversión a medio y largo plazo, considerando todas las aristas y sus extensiones, para asegurarnos que los escenarios negativos no se lleven de encuentro a las ganancias esperadas y quedemos al final en bancarrota con nuestra decisión.

Xi Jinping celebra el avance "irreversible" de China en centenario del Partido Comunista

En retornos históricos, en dólares para hacer más fácil la comparación, China es una “buena inversión” (entre 5 y 8% anual), mas nunca una inversión espectacular -como lo han sido Perú, Dinamarca y el propio Estados Unidos-. Hay periodos en los que queda en 6º o 7º lugar contra éstas antes mencionadas y muy seguido por debajo de Japón, Taiwán, Tailandia, Corea, Australia o Hong Kong.

En otras mediciones anteriores -o cruzando- a su incorporación al órgano de comercio mundial (el WTO con siglas en inglés) en 2002, China queda como un país promedio -esto es, tomando el índice Shenzhen 300- o incluso, por debajo del promedio, debido sobre todo a su alta volatilidad e inconsistencia en retornos.

En años recientes, hubo gran algarabía en los mercados en torno a sus empresas tecnológicas y multinacionales como Tencent y Alibaba. Sin duda esas emisoras como muchas otras ofrecieron por una ventana de tiempo una mirada brillante hacia el futuro de China y su presencia en el desarrollo de los mercados mundiales. El crash de este verano, no obstante, nos presenta una sombría y más patente realidad: China es inconsistente en sus resultados, en su política económica y su liderazgo es impredecible.

Publicidad
"Nihao Marte”, China logra posar un robot en el planeta rojo

Pero entonces ¿qué hacer en cuanto a un portafolio diversificado con China? Creo que debe estar presente, por su tamaño y por lo que significa para la economía mundial (pesará cerca del 7% del índice de “todos los países” o ACWI, casi igual que lo que vale Japón), empero, más factores pesan en su contra con lo que sabemos hoy, que los que están a su favor:

1. La regulación del gobierno de Jinping tiende a más mano dura, especialmente contra los magnates, lo cual traerá consigo menores márgenes y más costo de capital para esas y todas las empresas.

2. En términos de responsabilidad social (ESG le llaman en inglés) China está reprobado y muy abajo, siendo éste un criterio al que el mercado dará cada vez más peso.

3. China desacelera en su crecimiento con clara rapidez, convergiendo a tasas promedio muy pronto.

4. Sorpresas negativas suelen destapar más sorpresas negativas a los mercados, por lo que los riesgos se apilan para los inversionistas.

5. El gobierno estadounidense está siguiendo una agenda estricta contra China.

Si hay inversiones tan atractivas en acciones en todo el mundo, con considerablemente menores riesgos que las empresas chinas, ¿para qué invertir en China? Quizá la razón principal es la diversificación, pero también el poderío de su industria, su capacidad de innovación tecnológica, un consumidor de clase media tech savvy y su rol como hegemon.

No podemos vivir sin China, pero sí debemos vivir con un poco menos China por lo pronto.

Nota del editor: Jorge Arturo Martínez González, CFA, PhD es Director del Centro de Innovación Financiera en EGADE Business School, Académico en New York Institute of Finance NYIF, Consejero Independiente y CEO de Castor & Polux firma de Consultoría en Economía, M&A, Riesgos y Finanzas Corporativas. Síguelo en LinkedIn y/o escríbele a joamarti@castorypolux.com Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad