Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Carta de un emprendedor a un ‘empresaurio’

Un emprendedor que se capacita constantemente, que cuida y escucha a su equipo, que está dispuesto a arriesgar más y a aprender de los errores es, sin duda es un mejor líder.
vie 23 septiembre 2022 06:06 AM
Carta de un emprendedor a un empresaurio
‘Empresaurios’ y emprendedores podemos transformar al mundo, señala Jorge Sánchez García.

Querido ‘empresaurio’:

Parece que el empresariado en México se divide en dos grupos. Por un lado estás tú con todos los ‘empresaurios’ con suficientes años en el mercado para nublar su visión de futuro; por el otro, los emprendedores que buscan la disrupción y sofisticación.

Tu rol ha sido clave para el país y los objetivos que has alcanzado sin duda son admirables, pero hoy debes comprender que el mundo está cambiando a gran velocidad y necesitamos alcanzarlo. Si tu empresa es la número uno en el mundo no tengo nada que decirte, pero si no es así, entonces sigue leyendo.

Publicidad

Los grandes empresarios mexicanos son parte de un arquetipo tradicional: una importante relación con el gobierno, un modelo de negocio conservador, pero al voltear a ver otras latitudes lo que lidera es la innovación. Hoy comienzan a surgir los ejemplos de innovación que son producto del trabajo y de este momento histórico particular con amplia disponibilidad de capitales, pero se necesitan más.

Le toca al sector empresarial ayudar a surgir a estas figuras y también convertirse en ellas. Cambiar la percepción del empresario tradicional, al menos la mitad de los empresarios en el listado Forbes de México tiene como su principal fortaleza una sólida relación con el gobierno en turno, pero si esto se sustituye por la innovación y la sofisticación, el futuro de sus empresas y de México sería muy diferente a lo que conocemos actualmente.

Otros países le apostaron a la modernización y a un liderazgo multiplicador y hoy por hoy tienen a las empresas más grandes y prósperas del planeta.

En México, 85% de las empresas no imparten capacitación, la mayoría porque cree que el conocimiento y las habilidades que tienen son adecuadas. ¡Empresario, despierta! Sé que te importa tu país, porque has arriesgado capital, tiempo y esfuerzo. Sé que comprendes tu rol en la sociedad, en la creación de valor, y por eso te pido que te mantengas abierto a la innovación.

¿Cómo mejorar? Identificando tus áreas de oportunidad. Comprender que el área comercial y la fuerza de ventas necesitan de capacitación constante y de calidad, entender el valor del marketing y de su correcta aplicación para tu empresa, abrir las puertas a la tecnología y hacerla parte del funcionamiento de tu negocio, pero sobre todo, tener flexibilidad.

Porque hasta el mejor se equivoca y a pesar de todo, un día algo va a salir mal, y no se tratará de un fracaso sino de una enseñanza. Aprender a aprender.

Sólo es posible encontrar nuevas ideas si hay apertura para ver las cosas diferentes. Como dice Juana Ramírez, presidenta de la ASEM: “Estamos acostumbrados a contratar gente que se parezca a nosotros, pero sólo a partir de entender qué es la diferencia de voces, contaremos con más criterios, así como una mayor flexibilidad y capacidad de escucha para tener acceso a información”, la toma de decisiones correctas tiene que pasar por escuchar y darle el valor a la diversidad de ideas.

Todo esto queda claro en la riqueza de diálogo que se da en foros y en espacios donde se comparten ideas intergeneracionales, la retroalimentación y el valor del aprendizaje mutuo. Es necesaria la sofisticación porque no es exclusiva de las empresas nuevas con modelos de negocio disruptivos o de las startups, también tiene cabida en las empresas tradicionales, y sólo desde maneras diferentes de hacer las cosas podemos comprender más y mejor cómo mejorar.

Toca invertir y toca aprender. Cuida de tu equipo porque ellos son los que determinan el rumbo y futuro de las empresas, busca retener al talento que aporte y te permita contar con una base de plena confianza, esto sólo es posible pagando mejor.

 

Un emprendedor que se capacita constantemente, que cuida y escucha a su equipo, que está dispuesto a arriesgar más y a aprender de los errores es, sin duda es un mejor líder. ¿Qué tipo de líder quieres ser? Lo que toca es voltear a ver a la empresa más grande y preguntarte qué te hace falta aprender para llegar ahí, qué hace al de enfrente mejor que yo, y responder con humildad y con franqueza.

‘Empresaurios’ y emprendedores podemos transformar al mundo. El crecimiento y la mejora constante son un objetivo en común. Sólo juntos podremos avanzar al nivel que el mundo actual lo exige y sólo así podremos aprovechar todas las oportunidades de este momento histórico.

PD: Recuerda que al final somos el reflejo de la sociedad, seamos una imagen que nos llene de orgullo cada vez que nos vemos en el espejo.

_________________

Nota del editor: Jorge Sánchez García es socio director de Apolo 25. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad