Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Manual de supervivencia para el despido de las startups

La única persona responsable de tu futuro eres tú. Elige qué vas a hacer: ¿hundirte en tus emociones o tomar la oportunidad para elegir con sabiduría y llevar tu carrera a donde tú quieras?
mié 14 diciembre 2022 06:08 AM
Manual de supervivencia para el despido de las startups
Los ahorros personales son importantes. Hazte una pregunta constantemente. Si me despiden hoy, ¿por cuánto tiempo puedo vivir sin trabajar? No pienses que tu liquidación lo es todo porque podría no llegar, recomienda Jorge Sánchez García.

(Expansión) - Advertencia: Nadie es indispensable, ni siquiera los fundadores, y cuando una industria está en crisis (hoy la tecnología lo está) los inversionistas y los directivos buscan la supervivencia de la organización. ¡Sálvese quién pueda!

¿Víctima o responsable?

El primer paso para afrontar un despido es elegir tomarlo con responsabilidad. Como bien dice mi mentora Saskia de Winter, los sucesos son neutros, pero nosotros elegimos cómo nos sentimos; yo agrego que elegimos cómo reaccionamos.

Publicidad

Tienes derecho a sentirte enojado, triste o frustrado. Tómate unos días para procesarlo. Una vez que hayas aclarado tu mente, elige ponerte en acción.

La única persona responsable de tu futuro eres tú. Elige qué vas a hacer: ¿hundirte en tus emociones o tomar la oportunidad para elegir con sabiduría y llevar tu carrera a donde tú quieras?

Personalidad

El segundo paso es conocer un poco de tu personalidad. ¿Cómo eres en el trabajo?

Lógico. ¿Te gustan los datos?, ¿eres minucioso con los detalles?, ¿orientado a procesos? Si esto se parece a ti, entonces elige posiciones como áreas administrativas o de análisis, donde si bien habrá otros humanos, todos estarán orientados a temas de lógica y análisis.

Amiguero. ¿Eres el alma de la fiesta?, ¿quieres acabar lo más pronto posible para luego ir con todos los de la oficina a divertirte? Entonces elige una posición orientada a resultados donde los procesos no sean tan importantes, probablemente una carrera en ventas pueda hacerte feliz.

Resultados. ¿Te importan más los resultados que las personas?, ¿eres acelerado y quieres todo para ya?, ¿si te fijas una meta la cumples en el menor tiempo posible? Entonces puedes elegir un área que te implique retos constantes y ejecución como operaciones o gestión de proyectos.

Vínculos. ¿Te gusta conectar con otros seres humanos?, entonces elige una carrera donde se trate de cuidar a los demás como recursos humanos o atención al cliente.

Tipo de puesto

El tercer paso para elegir la carrera de tus sueños es el tipo de puesto.

Si prefieres a las personas y te gusta dar órdenes pero cuando te toca a ti hacer una tarea procrastinas, entonces tienes madera de mánager. OJO, dar órdenes no te hace un buen mánager, no estamos hablando de talento, sino de gustos. Si quieres hablar de ser un buen mánager lee mi columna sobre delegar.

Si prefieres pasar largas horas concentrado, las juntas te parecen insufribles, y mientras menos personas veas eres más feliz, entonces tienes madera de contribuidor individual. Puedes entonces elegir una carrera en consultoría o servicios que impliquen que valgas por lo que sabes, no por lo que haces.

Advertencia. Eliges lo que te haga feliz. Todos podemos desarrollar habilidades de liderazgo, pero si tu personalidad es introvertida y te gusta el escritorio y la soledad, acéptalo y búscate una posición adecuada a tus intereses como contribuidor individual.

Publicidad

Nivel de responsabilidad

No tienes que aspirar a ser director de área si no quieres un gran nivel de responsabilidad. No tienes que sufrir grandes cargas de trabajo y días interminables de juntas y reuniones si no quieres.

Elige un nivel de responsabilidad que te haga feliz con base en la demanda de trabajo, responsabilidad y remuneración. Si no sabes lidiar con una gran responsabilidad no sufras en posiciones directivas o aspires a ellas sólo por el nivel de ingreso.

Lugar

El lugar tiene tres componentes:

  1. Industria. Cada industria tiene sus particularidades, no es lo mismo trabajar en banca que en tecnología. Muchas veces la industria dicta la compensación y tienen estándares de demanda de trabajo en los puestos. La banca es profundamente demandante; mientras que algunas empresas de tecnología tienen un gran balance vida trabajo.
  2. Tamaño. El tamaño de la empresa también es importante, mientras más pequeña sea mayor será el rango de tus funciones y mayores tus posibilidades de crecer mientras la empresa crezca. Pero una empresa pequeña conlleva muchos más riesgos de quiebra o de que tu carrera no despegue si la empresa no despega.
  3. Cultura. Compara tus valores con los de la empresa. No me refiero a los valores en la pared sino a cómo se vive en la empresa. ¿Te gusta el trabajo en equipo y en la empresa la gente es amable y accesible? Haz preguntas sobre la cultura en los procesos de reclutamiento en los que participas.

Prepárate financieramente

No gastes todo tu ingreso, ya que no sabes si mañana tendrás un empleo o cuánto te pagarán por tu trabajo. Los ahorros personales son importantes. Hazte una pregunta constantemente. Si me despiden hoy, ¿por cuánto tiempo puedo vivir sin trabajar? No pienses que tu liquidación lo es todo porque podría no llegar.

Toma el toro por los cuernos

El trabajo se puede disfrutar y tu carrera puede despegar si en lugar de sufrir tu trabajo lo disfrutas. Las crisis son una oportunidad de cambio y mejora. ¡Mucho éxito en tu próximo puesto!, ¡sé que lo encontrarás más pronto de lo que crees si te pones en acción!

_________________

Nota del editor: Jorge Sánchez García es socio director de Apolo 25. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad