Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

López Obrador y Salinas Pliego. El paso del amor al odio

El presidente de México se ha caracterizado por engancharse en rivalidades mediáticas con políticos, periodistas y empresarios, sin reparo en los ataques y las herramientas para acabar con ellos.
mié 27 marzo 2024 06:06 AM
AMLO y Salinas Pliego
A diferencia del Presidente de la República, el empresario no fue elegido por voto popular ni su legado está en juego ante cualquier caída de popularidad, señala Antonio Michel.

El idilio entre Andrés Manuel López Obrador y el presidente de Grupo Salinas, Ricardo Salinas Pliego, se ha tornado en una guerra de poder inusitada para AMLO: por primera vez, parece intimidado. El presidente de México se ha caracterizado por engancharse en rivalidades mediáticas con actores políticos, periodistas y empresarios, sin reparo en los ataques y las herramientas que ha utilizado para acabar con ellos.

Publicidad

Esta vez es diferente; es Salinas Pliego es más frontal y belicoso en sus declaraciones, mientras que AMLO se ha escudado en el SAT y en su vocero. No está acostumbrado a enfrentarse a alguien con menos escrúpulos y, quizá, con más información que él, sobre todo en la recta final de las elecciones, lo que podría dañar lo más importante para AMLO: su legado.

La amistad entre López Obrador y Salinas Pliego inició como miel sobre hojuelas. El día de la elección presidencial de 2018, Salinas Pliego celebraba el triunfo con el ganador y fue allí donde propuso la idea de hacer un Consejo Asesor Empresarial con varios empresarios que estaban presentes. Aunque el grupo no prosperó, Grupo Salinas se benefició de ser seleccionado arbitrariamente para la dispersión de recursos de los programas sociales del gobierno por medio de Banco Azteca y de colaborar en un sistema para las remesas. La simbiosis público-privada daba frutos a ambas partes. Sin embargo, en el punto más sólido de la unión fue que se bosquejaron las primeras grietas.

En 2021, la entonces Directora General del SAT, Raquel Buenrostro, denunció a Salinas Pliego por sus deudas de 40,000 millones de pesos (mdp) de impuestos. Desde entonces, la defensa del empresario se ha basado en ataques mediáticos viscerales contra integrantes de la 4T, algo que AMLO podría haber replicado ante esta insurrección de su “amigo”. No obstante, en esta ocasión se ha limitado a decir que “no es su enemigo”. A diferencia de otras riñas que ha tenido con personajes como Loret De Mola, Azucena Uresti, Carlos Urzúa, Xóchitl Gálvez y otros empresarios, donde no ha tenido empacho en abusar de su autoridad y poder para denostarlos, a Salinas Pliego lo recibió en Palacio Nacional el 22 de febrero.

AMLO confesó haberle ofrecido en esa reunión reducir su deuda hasta por 8,000 mdp, pero no contó con la respuesta negativa del empresario. Entonces, la Guardia Nacional tomó control de un campo de golf, propiedad de Salinas Pliego. El problema ha escalado a la Suprema Corte de Justicia, terreno en el que AMLO tiene menos control y poder. Salinas Pliego ha festejado cada victoria mediática porque, a diferencia de AMLO, lo único que tiene que perder es dinero.

Publicidad

A diferencia del Presidente de la República, el empresario no fue elegido por voto popular ni su legado está en juego ante cualquier caída de popularidad. Si él cruzó una línea que nadie antes se atrevió, se atribuye a su osadía, a los equilibrios de ganancias y pérdidas que comparte con el presidente y, sobre todo, a las cartas que aún no ha mostrado, por lo cual AMLO se ha mostrado taciturno.

La lengua puede ser una espada aguda, cuyo filo dependerá de la información que posea. Mientras más presión se ejerza con la espada podría obligar al rival a dar un paso, incluso del amor al odio.

____

Nota del editor: Antonio Michel estudió Relaciones Internacionales en el ITAM, donde es profesor, y tiene una Maestría en Administración Pública por la Universidad de Maxwell. Trabajó casi 7 años en la Administración Pública Federal, en las secretarías de Relaciones Exteriores, Desarrollo Social, Energía y Gobernación. Su pasión son los asuntos internacionales, los asuntos políticos y la administración pública. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad