Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Por la escasez global, Intel busca entrar al negocio y producir chips para autos

Esta decisión corresponde al objetivo de contrarrestar el dominio de los fabricantes asiáticos de chips, cuyo bajo suministro ha congelado la fabricación de numerosas plantas automotrices.
lun 12 abril 2021 04:00 PM
Intel quiere abrir sus fábricas a producción de chips automotric
El objetivo de la empresa es producir semiconductores en un periodo de seis a nueve meses.

En medio de la escasez global de chips que ha dejado inactivas algunas fábricas de vehículos, el presidente ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, confirmó que su compañía se encuentra en conversaciones con empresas que diseñan chips para automóviles para iniciar la producción de semiconductores, los cuales podrían estar listos en un periodo de seis a nueve meses.

Durante una reunión con funcionarios de la Casa Blanca, Gelsinger dijo que Intel abrirá su red de fabricación a las empresas de chips para autos, con el objetivo de brindar ayuda inmediata ante la escasez que ha interrumpido las líneas de ensamblaje de Ford y General Motors.

“Esperamos que algunas de estas cosas se puedan aliviar, no requiriendo una construcción de una fábrica en tres o cuatro años, sino tal vez seis meses de nuevos productos certificados en algunos de nuestros procesos existentes. Ya hemos comenzado esos compromisos con algunos de los proveedores de componentes clave”, dijo Gelsinger a Reuters.

Publicidad

Cabe recordar que la semana pasada, General Motors anunció el recorte de su producción en plantas de América del Norte por la escasez de semiconductores. Ante esto, el fabricante previó que la falta de procesadores reduciría su utilidad operativa de 2021 entre 1,500 millones y 2,000 millones de dólares, según la información que compartió en su reporte financiero, a inicios de febrero.

En su declaración, el ejecutivo no nombró a los proveedores de componentes, pero sí mencionó que los trabajos podrían llevarse a cabo en las fábricas de Intel ubicadas en Oregon, Arizona, Nuevo México, Israel o Irlanda.

La reunión en la Casa Blanca también contó con la presencia de responsables de empresas como Alphabet, AT&T, Dell, Samsung e incluso General Motors, las cuales se han visto afectadas por la escasez de semiconductores, el cual es una de las cadenas de suministro estratégica para el gobierno de los Estados Unidos.

Publicidad

La importancia de Intel en estas discusiones es grande, pues es una de las últimas empresas de la industria de semiconductores que diseña y fabrica sus propios chips. Además, el mes pasado dijo que abriría sus fábricas a clientes externos, lo cual se denomina un modelo comercial de “fundición” en la industria de los chips.

Esta decisión corresponde al objetivo de contrarrestar el dominio de los fabricantes asiáticos de chips, como Taiwan Semiconductor Manufacturing y Samsung Electronics. En este sentido, Gelsinger también anunció sus planes de invertir hasta 20,000 millones de dólares para construir fábricas en dos nuevas fábricas en Arizona, así como otros lugares de Estados Unidos y de Europa.

A finales de marzo, Gelsinger dijo a la misma agencia de noticias que Intel ha “resuelto completamente” sus problemas con su tecnología de fabricación más reciente y que “todos los sistemas funcionan· en los chips para 2023.

Publicidad
Publicidad
Publicidad