Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México no debe ser un país de tránsito para la innovación tecnológica

Para los especialistas de la escuela de negocios y tecnología ISDI, el panorama actual ofrece el potencial para que el país se convierta en un hub tech.
mié 01 junio 2022 04:00 PM
Ilustración de la sombra azul de un unicornio con gráficos a su alrededor.
México tiene un lugar predilecto para la tecnología, pues es la puerta de entrada para que las innovaciones nativas y de Latinoamérica lleguen a Estados Unidos.

Las inversiones en tecnología para México se encuentran en un momento propicio para cambiar la realidad del país en este sector, pero para aprovechar ese impulso en los emprendimientos, estos deben entender las necesidades del mercado y aportar en la transformación a la era digital del país para que no sea sólo una nación de tránsito.

De acuerdo con Ignacio de Pinedo, fundador de la Escuela de Negocios y Tecnología ISDI, México se ubica en un lugar predilecto para la tecnología, pues es la puerta de entrada para que las innovaciones nativas y de Latinoamérica lleguen a Estados Unidos, además de tener el potencial para aprovecharlas en su beneficio.

México “no se debe limitar a ser un sitio donde la innovación pasa, sino que debe priorizar su permanencia; es decir, no ser un país de tránsito únicamente”, dijo Pinedo durante la presentación del Centro de Aceleración Digital de ISDI en CDMX.

Publicidad

Un ejemplo de esto y los retos a futuro lo están poniendo las empresas latinoamericanas que se convirtieron en unicornios recientemente. Si bien recibieron importantes inyecciones de capital, ahora deben mantener una propuesta de valor para retener su éxito a pesar de la desaceleración de las inversiones.

De acuerdo con la Asociación de Capital Privado de América Latina (LAVCA, por sus siglas en inglés), en el primer trimestre de 2022 se invirtieron 2,763 mdd en la región, lo cual representa una desaceleración respecto a las inversiones de los últimos tres trimestres del 2021, cuando se inyectaron 4,947 mdd, 5,261mdd y 3,872 mdd, respectivamente.

Ante este panorama de desaceleración, Miguel Alegre, CEO de ISDI México, mencionó que las startups van a poder acceder a capitales de riesgo a través de modelos sostenibles, donde no sólo gasten dinero, sino establezcan un valor para el mercado y sus usuarios.

“No se trata de un cierre de etapa para los unicornios, sino de una época en las que serán más competitivos y mejoren su producto, a partir del concepto de servir a las audiencias. Se está reconfigurando y madurando el ecosistema de emprendimiento en México, lo cual también lo hace más sólido y preparado”, dijo.

 

El diputado Javier López Casarín, presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Cámara de Diputados, resaltó que esta evolución también generará un ecosistema digital consciente y preocupado por generar un impacto social y no sólo unos cuantos unicornios exitosos.

Los especialistas coincidieron en que para mantener el desarrollo tecnológico y de innovación en México es necesario fortalecer la convergencia entre sector público, privado y academia, además de generar entornos para que los fundadores o directivos de otras startups influyan en nuevas empresas.

Al respecto Moís Cherem, CEO de la EdTech BEDU, dijo en entrevista con Expansión que el éxito de las startups no sólo impacta en esas empresas, sino también en las oportunidades que pueden encontrar otras a futuro, pues las primeras fungen como campos de entrenamiento para potenciar el talento emprendedor que crea nuevas compañías y continua con el círculo virtuoso.

Para entender el éxito nacional, Cherem destaca un elemento: el apoyo a nuevos emprendedores. “Contamos con una base de talento importante que migra a grandes ligas, aprende, y vuelve para ocupar puestos de liderazgo en startups mexicanas donde influye a más gente”.

 

Desde la academia, Alegre puntualizó que la transformación digital implica mover los procesos de aprendizaje de manera que el nuevo talento conozca las necesidades de las industrias y esté listo para entrar a ellas.

“Las carreras ya no pueden ser de cinco años y ese es un reto para las universidades: generar talento más rápido y especializado para la transformación. Es un asunto que no se puede solucionar con aprendizaje repetitivo, sino con aprendizaje constante”.

Publicidad
Publicidad