Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué alguien mentiría sobre haber sido víctima de un delito?

Especialistas señalan que hay quienes podrían tener un problema psicológico que les impide comprender del todo el impacto de sus actos.
mar 26 febrero 2019 04:00 PM
Jussie Smollett
El actor Jussie Smollett aparentemente le pagó a dos hombres para fingir un ataque en su contra; sin embargo, las pruebas indican que se aprovechó del dolor y la ira del racismo para formular un plan y promover su carrera.

(CNN) - Todo el mundo miente, pero algunas falsedades tienen consecuencias más graves que otras, como engañar a la policía sobre haber sido víctima de un delito.

Sin importar si le crees al actor Jussie Smollett, quien les pagó a dos hombres para fingir un ataque en su contra, la pregunta que se hacen muchas personas es por qué él (o quien sea) mentiría sobre una cosa así.

Smollett sostiene que el 29 de enero pasado, dos hombres lo atacaron, le gritaron insultos racistas y homófobos y le ataron una soga al cuello. El jueves 21 de febrero, declaró que se sentía "traicionado por un sistema que al parecer quiere saltarse el debido proceso y pasar directamente a la sentencia".

Lee: Usuarios de Twitter critican a revista por exceder el retoque digital de Yalitza

Sin embargo, el jefe de la policía de Chicago, Eddie Johnson, dijo que las pruebas indican que Smollett "se aprovechó del dolor y la ira del racismo" para formular un plan y promover su carrera.

"¿Por qué alguien, particularmente un hombre afroestadounidense, usaría el simbolismo de una horca para hacer acusaciones falsas? ¿Por qué alguien encontraría en el odio y el sufrimiento asociado con ese símbolo una oportunidad de manipularlo para promover su perfil público?", dijo Johnson en una conferencia de prensa el 21 de febrero.

Publicidad

El motivo más común

Hay pocos estudios sobre la frecuencia de las acusaciones falsas y la mayoría se centra en las agresiones sexuales.

Lee: Burberry retira una polémica sudadera con una soga al cuello

Los investigadores y las corporaciones policiacas señalaron que las denuncias falsas son poco comunes en general. "Son la excepción, no la regla", según un artículo del FBI de 2012.

En un estudio de 1994 al que se hace referencia se indica que una denuncia falsa de violación sirve a tres propósitos: dar una coartada, buscar venganza o llamar la atención y obtener simpatía.

En un estudio más reciente se llegó a una conclusión parecida. En 30 casos confirmados de acusaciones falsas relativas a diferentes delitos, a lo largo de 15 años, la atención o la simpatía fueron el principal factor de motivación, seguido por la búsqueda de una coartada o un lucro.

OPINIÓN: No podemos ignorar el complejo legado de Karl Lagerfeld

Sin embargo, esto va más allá.

Las razones por las que la gente busca atención o simpatía pueden ser complejas y variadas, de acuerdo con tres expertos que platicaron con CNN. Hablaron en general de las razones por las que la gente falsifica denuncias, con base en sus investigaciones y en sus experiencias clínicas, pero ninguno de ellos ha hablado con Smollett ni está involucrado en el caso.

"Es algo relacionado con la ventaja, a veces algo que enriquece o que evita que una persona asuma ciertas responsabilidades o consecuencias", dijo Jeff Gardere, psicólogo forense.

Lee: Dolce & Gabbana se disculpa ante público chino tras polémica por racismo

El también profesor asistente de Medicina Osteópata en el Touro College explicó que el término clínico para esta clase de conducta es "fingir la enfermedad", es decir, que una persona finge o exagera una enfermedad para obtener beneficios. "Saben lo que están haciendo, entienden a nivel consciente por qué lo están haciendo".

Hay quienes podrían tener un problema psicológico que les impide comprender del todo el impacto de sus actos, añadió Gardere. "Básicamente saben lo que hacen. Saben que lo hacen para llamar la atención, pero no están conscientes de que lo que están haciendo es extraño".

Es difícil saber si una persona está movida por tendencias antisociales o por una enfermedad mental sin conocer los detalles específicos del caso. Sea como sea, una persona que finja un crimen podría sentirse victimizada desde antes, de acuerdo con Gail Saltz, profesora asociada de Psiquiatría en la Escuela Weill-Cornell del Hospital Presbiteriano de Nueva York. Es probable que esa persona piense que ser víctima de un crimen les dará la atención que cree merecer, explicó.

Lee: ¿Es racista Donald Trump? Los supremacistas blancos así lo creen

Cuando las personas pasan por momentos difíciles en la vida es probable que se vean como víctimas de las circunstancias, señaló. También es probable que sufran de un trauma, depresión o estigmatización por su raza o su orientación sexual, añadió Saltz.

Asumir el papel de víctima puede ser una forma de obtener la simpatía, el reconocimiento o el trato que quieren de los demás, señaló. "Es probable que sientan que el sistema en el que viven ha abusado de ellos. Tal vez estén lastimados psicológicamente, así que esto no parece tan lejano a lo que realmente les pasó, pero es lo que necesitan para demostrarlo", dijo.

El contexto de una acusación falsa da pistas de los motivos, particularmente en supuestos delitos de odio, según Robert Klitzman, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Columbia.

Lee: Demandan a GM por incidentes racistas en planta de Ohio

La gente puede simular crímenes para llamar la atención sobre una causa que les interesa, como los prejuicios contra un grupo en particular. "Las personas pueden sentir que su causa no está recibiendo la atención que merece", explicó.

Las recompensas potenciales pueden parecer atractivas

Ya sea simpatía, atención o tiempo libre del trabajo o la escuela, estos beneficios incidentales se llaman "ganancias secundarias". En medicina, el término se refiere a las motivaciones exteriores positivas de un paciente para enfermar o lesionarse.

Es probable que las víctimas de delitos obtengan beneficios parecidos, tales como apoyo económico o un empujón en su carrera, explicó Klitzman. "Claro que el problema es que la gente no piensa en las desventajas. Mentirle a la policía sobre un delito es un delito por el que eres responsable económica y jurídicamente", agregó.

OPINIÓN: Trump sí es un racista aunque se nieguen a aceptarlo

¿Qué hay de las consecuencias?

Las acusaciones falsas tienen consecuencias negativas, pero no por las razones que crees.

El quejoso suele terminar acusado de un delito parecido a denuncia falsa o perjurio. En Estados Unidos, las penas varían según la jurisdicción (desde multas hasta servicios comunitarios y, en algunos casos, prisión), dependiendo de los recursos que se hayan erogado.

Algunos analistas manifestaron su preocupación por que las corporaciones policiacas no tomen en serio ciertas denuncias. Sin embargo, el jefe de la policía de Chicago afirmó el 21 de enero que su corporación seguirá tomando en serio todas las querellas sobre delitos de odio, como ocurrió con la de Smollett.

Lee: Estudiantes asiáticos demandan a Harvard por supuesto racismo

Dijo que lo que le preocupa es que la gente tome las denuncias de delitos de odio "con un escepticismo" mayor que antes por la atención que este caso ha recibido de los medios.

Joey Jackson, analista jurídico de CNN, manifestó una inquietud similar sobre el impacto que este caso podría tener en la disposición de las víctimas a alzar la voz. "De por sí es difícil que la gente hable por varias razones, así que es inquietante que la publicidad que se da a estos casos pueda disuadirlos".

Sin embargo, el impacto real de la publicidad que rodea a las denuncias falsas sobre las víctimas no está muy claro.

Lee: La serie 'Roseanne' queda cancelada por un tuit racista de su protagonista

Los abogados y activistas que trabajan con sobrevivientes de delitos de odio dicen que el verdadero problema es que estos incidentes no se denuncian por varias razones que, al parecer, no tienen nada que ver con las denuncias falsas.

El miedo a las represalias o a que las corporaciones de seguridad no los tomen en serio suelen ser las razones más comunes para que las personas no denuncien los delitos de odio, de acuerdo con Nadia Aziz, codirectora interina del proyecto Stop Hate del Comité de Abogados por las Garantías Individuales de Estados Unidos.

El menos el 50% de las víctimas de delitos de odio no reporta los incidentes a las autoridades, según datos de 2001 a 2015 de la Dirección de Estadísticas Judiciales de Estados Unidos.

Lee: Hershey’s México retira campaña #HacerElBienSabeBien señalada de clasista

"Un caso de alto perfil, plagado de controversias, es la excepción", dijo Maya Barry, directora ejecutiva del Instituto Árabe Estadounidense, un grupo activista que lleva registro de los delitos de odio en ese país.

"El problema más común, y el que debería llamar la atención de las corporaciones policiacas, ocupar más primeras planas y que debería sobresalir en nuestros hilos interminables de noticias en las redes sociales, es el problema indiscutible del bajo nivel de denuncia de los delitos de odio".

Julie In y Mary Rose Fox, de CNN, contribuyeron con este reportaje.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad