Síguenos en nuestras redes sociales:

salvemos al planeta.gif
Publicidad

Las ciudades europeas lidian con temperaturas récord por la ola de calor

Los meteorólogos afirman que este continente tendrá el julio más caluroso del que se tenga registro.
vie 26 julio 2019 10:53 AM
Isabelle Gerretsen y Jessie Yeung

(CNN)- Europa está sofocándose por la ola de calor más reciente de un verano en el que al menos 12 países han registrado temperaturas récord.

Los meteorólogos afirman que Europa tendrá el julio más caluroso del que se tenga registro, luego del junio más caluroso desde que se empezó a llevar cuenta en 1880 .

Publicidad

Los científicos advierten que el mundo debe prepararse para olas de calor más sofocantes debido al cambio climático y que las temperaturas altas actuales coinciden con las predicciones que se hicieron hace más de una década.

Temperaturas récord

Esta semana, hubo temperaturas récord en Bélgica, Alemania, Holanda y Reino Unido. El miércoles 24 de julio Bélgica vivió su día más caluroso según los registros: la temperatura subió a 39.9 grados Celsius. Holanda rompió un récord de hace 75 años el miércoles y luego volvió a romper récord el jueves, con 40 °C, según el servicio meteorológico holandés. Las temperaturas siguen subiendo.

Lee: Las inundaciones en el sur de Asia provocan más de 100 muertes

El miércoles se registró una temperatura de 40.5 °C en el pueblo alemán de Geilenkirchen. Reino Unido vivió el día más caluroso de julio el jueves; se predijo que las temperaturas romperían el récord de 38.5 °C registrado en 2003.

Los cuatro países están en alerta por el calor extremo.

La ola de calor de junio rompió récords en ocho países, entre ellos Francia, la República Checa y Suiza.

En Francia se registraron abrasadores 45.9 °C. Este país está nuevamente en alerta porque se espera que en París se alcancen los 42 °C.

OPINIÓN: A México le conviene afinar sus metas climáticas

La ola de calor actual representa una amenaza grave para la catedral de Notre Dame . El techo de la querida catedral de París, que sobrevivió a un gran incendio hace unos meses, está en riesgo de derrumbarse, de acuerdo con el jefe de arquitectos Philippe Villeneuve.

Publicidad

"Lo que temo es que mientras se secan, las juntas o la mampostería pierdan su integridad, su cohesión y sus propiedades estructurales y que de repente, la bóveda se caiga", dijo.

Olas de calor más intensas

Los científicos alertan que esta clase de olas de calor podrían ser la nueva normalidad en Europa debido al aumento de temperaturas a consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero.

"El cambio climático está, sin duda, 'cargando los dados' y provocando que las olas de calor sean mucho más probables y mucho más intensas", dijo Michael Byrne, profesor de Ciencias Ambientales y de la Tierra de la Universidad de St. Andrews, Escocia.

Un grupo de científicos europeos concluyó que la ola de calor de junio fue al menos cinco veces más probable a causa del cambio climático y que es posible que la probabilidad haya aumentado cien veces.

El servicio meteorológico de Francia también reconoció la relación y alertó que si no se hacen reducciones importantes al dióxido de carbono, las olas de calor podrían volverse más intensas y más frecuentes.

Disrupción masiva

Aunque parezca que las temperaturas de alrededor de 38 °C no son altas en comparación a otras partes del mundo, son sumamente superiores a los promedios de la temporada en gran parte de Europa.

Muchas ciudades europeas no están diseñadas para esta clase de temperaturas. Según un informe de 2017, menos del 5% de los hogares europeos tienen aire acondicionado y el transporte público puede interrumpirse a causa del calor intenso.

Publicidad

Por el calor sofocante, se cancelaron las corridas de trenes en varios países europeos por el riesgo de descarrilamiento. Un tren de Eurostar que viajaba de Bélgica a Londres se descompuso el miércoles y dejó a los pasajeros atrapados con 40 °C y sin aire acondicionado.

Opinión: Combatir el cambio climático podría ser más fácil de lo que pensamos

Network Rail, que opera la infraestructura ferroviaria de Reino Unido, señaló que la temperatura de las vías en Londres y sus alrededores podría superar los 50 °C, casi el doble de la temperatura promedio de las vías en verano en ese país.

Las vías de trenes se expanden por el calor y tienden a deformarse cuando la temperatura sube.

Una solución es pintarlas de blanco para que reflejen el calor del sol, de acuerdo con John Easton, experto en vías férreas de la Institution of Engineering and Technology. "Esto puede reducir la temperatura de las vías en 5 °C y reduce las fallas de los sistemas de señalización que provocan disrupciones significativas", dijo. Agregó que en Italia se usa esta técnica para reducir el riesgo de deformación.

Lee: Por qué estos activistas contra el cambio climático quieren que los arresten

El transporte público no es lo único que se interrumpe por el calor. En el sur de Francia, EDF, la empresa de generación y distribución eléctrica, cerró su planta nuclear cuando la temperatura rebasó los 40 °C.

"La razón del corte del suministro no es un problema técnico, sino uno ambiental relacionado con el calentamiento del agua del río por encima de los niveles seguros para la vida marina", señaló un portavoz de la Asociación de la Industria Nuclear de Francia.

Riesgos para la salud

Las olas de calor representan riesgos graves para la salud y pueden provocar que los sistemas circulatorio y respiratorio fallen y causen muerte prematura, según explicó a CNN Clare Heaviside, del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford (ECI).

Los adultos mayores son las personas en mayor riesgo porque son más vulnerables a los golpes de calor. Los expertos recomiendan que mantengan las ventanas cerradas y que cierren las cortinas durante la parte más calurosa del día.

Lee: China ha avanzado mucho en su lucha anticontaminación, pero no es suficiente

La planificación para el clima extremo

Los países europeos deben aceptar que el cambio climático es una realidad y aprender a adaptarse a los eventos extremos, de acuerdo con Friederike Otto, directora del ECI.

Otto señaló que Francia tomó medidas importantes de mitigación luego de la ola de calor de 2003, que propició decenas de miles de muertes prematuras.

"Francia hizo planes para prepararse para el calor y reducir la mortalidad. Estos se activaron durante la ola de calor de junio de 2019 e incluyen el cierre de las escuelas y la implementación de líneas de ayuda para reducir los efectos", explicó.

Paolo Ruti, climatólogo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), le dijo a CNN que las ciudades podrían adoptar varias medidas para reducir los efectos del calor, tales como instalar sistemas de rocío en paradas y estaciones de autobuses y pintar las azoteas de blanco para refrescar los edificios.

No solo son las olas de calor y no solo es en Europa. En todo el mundo, los países lidian con catástrofes por el clima extremo que vulneran a regiones enteras: India oscila entre la sequía extrema y las inundaciones letales; 175 millones de estadounidenses soportaron una ola de calor sofocante a mediados de julio, y se han registrado incendios "sin precedentes" en el Ártico.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad