Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El problema de ser la única mujer en tu equipo de trabajo

Este hecho puede tener serias consecuencias en la profesión o satisfacción laboral de una persona, pues puede experimentar sentimientos de sesgo o exclusión.

(CNN) - La cima no es el único sitio solitario, todos los niveles de una empresa pueden serlo cuando eres el único miembro de un grupo.

De acuerdo con el informe Mujeres en el lugar de trabajo , de McKinsey & Company y LeanIn.org, una de cada cinco mujeres informa que a menudo es la única mujer o una de las pocas mujeres en la oficina.

La investigación también muestra que "las únicas" (sea mujer, única persona LGBTQ o mujer de color) tienen más probabilidades de experimentar formas sutiles de sesgo. Alrededor del 64% de todas las mujeres informó que experimentaron microagresiones en el trabajo. Esa cifra saltó a casi el 90% cuando las mujeres se encontraban en situaciones.

Lee: México reduce su brecha de género durante 2018, según el WEF

Ser “la única” en una oficina puede significar que las mujeres se sienten frecuentemente divididas entre desaparecer en la mayoría o destacarse como la única voz de su grupo.

Mary Casady, analista de planificación financiera en Boston, una vez trabajó en ventas como la única mujer en un equipo de hombres. Cuando su grupo superó su meta para el año, el jefe de la empresa recompensó a todos con un cotoso regalo: gemelos o mancuernillas para camisa.

Publicidad

"Lo peor es que el jefe de mi jefe vino, y como teníamos esos cubículos bajos, todo el equipo se enteró. Me dijo: ‘Lo siento, tal vez puedas dárselos a tu novio’. Yo estaba en shock. Más tarde, pensé: '¿Es que fue mi novio el que trabajó, llamó a los clientes e hizo todo esto?'", recuerda.

Lee: ¿Cómo cerrar la brecha de género en México?

En guardia y bajo presión

De acuerdo con el informe, las mujeres en situación de “únicas” también reportaron que se sienten "en guardia", "bajo presión" y "observadas de cerca".

"Es vergonzoso, pero también extenuante. Cuando no puedes ser tu auténtico yo en el trabajo, estás extenuada y necesitas esa energía para hacer tu trabajo", dice Casady sobre ser la única en la habitación.

De acuerdo con McKinsey y LeanIn.org, cuando una mujer es la única persona de su grupo en la habitación, es más probable que las personas cuestionen su capacidad, duden de su autoridad o incluso la confundan con un empleado de menor rango.

Lee: La banca de desarrollo tendrá consejos con paridad de género

Esto es especialmente común para las mujeres de color, que informaron sentirse escudriñadas o bajo presión en las situaciones en que son “las únicas”.

“Hace poco estábamos haciendo una entrevista con una ejecutiva bancaria que es una mujer de color y ella lo expuso con estas palabras: ‘Estás caminando sobre una espada de doble filo’. Hay que tener en cuenta los sesgos que van en ambos sentidos en muchos casos. La línea es muy delgada. Caminas en una dirección y eres demasiado agresiva, caminas en la otra dirección y eres demasiado comedida”, refiere Marie-Claude Nadeau de McKinsey.

mujer  costoso
La condición de unicidad también significa que las mujeres tienen una y media más probabilidades de considerar abandonar sus empleos.

Según el informe, la condición de única o unicidad también significa que las mujeres tienen una y media más probabilidades de considerar abandonar sus empleos.

OPINIÓN: Diversidad, tema que podría incrementar las ganancias de las empresas

Trabajando como "única"

Las mujeres de color tienen incluso más probabilidades de ser las únicas, ya sea la única mujer o la única persona de color. Debido a eso, dice Nadeau, es incluso más probable que experimenten microagresiones en el lugar de trabajo y es más probable que sientan todas las emociones que vienen con eso: los sentimientos de estar en guardia o ser excluida.

Wandy Felicita Ortiz, estratega digital en la ciudad de Nueva York, dice que una de sus experiencias de ser la “única” de hecho ocurrió en una oficina llena de mujeres, donde ella era la única mujer de color.

"Terminé siendo la experta en personas de color, lo que me hizo sentir incómoda. Era la vigilante de la moral, en términos de lo que era apropiado hacer o decir. También era la persona más joven en la oficina, por lo que fue extraño que la gente recurriera a mí para consultarme ese tipo de temas, lo que para mí a veces era incómodo de discutir", cuenta.

Lee: Estas son las empresas en México más incluyentes

Aunque le gustaba el trabajo y se llevaba bien con sus compañeras, dice que se sentía constantemente frustrada y emocionalmente agotada por el aislamiento.

"Creo que cuando no te sientes solo, tienes la capacidad de centrarte en otras cosas que no tienen que ver con tu capacidad para navegar en estas situaciones en las que te encuentras en el trabajo", dice.

Sin embargo, muchas mujeres ven tales situaciones como inevitables. La investigación incluso muestra que las mujeres en cargos técnicos o en cargos superiores son más propensas a ser “la única”.

OPINIÓN: Liderazgo femenino, impulsor de reputación organizacional

"Sabes que en algunos campos no habrá mucha gente de color. Entonces, cuando me enfrento a eso, no estoy necesariamente sorprendida, simplemente estoy decepcionada", explica Ortiz.

En cuanto a Casady, le encanta su trabajo ahora, pero sabe que existe la posibilidad de que más adelante en su carrera profesional pueda volver a encontrarse como “la única”. Aunque debido a su experiencia pasada es muy consciente de cuidar a otros que pueden estar en situaciones similares.

"Este es el mundo al que nos enfrentamos. Creo que necesita cambiar mucho, para todos", dice.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad