Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Contratarías a personas con discapacidad? Cada vez más empresas ya lo hacen

Las personas con discapacidad no deben estar sobreprotegidas, pues ellas mismas piden apoyo para desarrollar su potencial y demostrar su talento.
lun 02 diciembre 2019 12:42 PM
Discapacidad
El Sueño de Frida emplea a ocho jóvenes con Síndrome de Down y a dos con discapacidad intelectual.

Luis Bernardo Ortiz Mercado tiene 19 años y un tipo de discapacidad intelectual. En 2017, comenzó a estudiar en la Fundación Mosaico Down —que brinda formación a personas con Síndrome de Down de escasos recursos—, guiado por su gusto por la cocina. Pero su futuro laboral no será sencillo.

Ninguno de los estudiantes de la carrera técnica en Gastronomía de la Fundación Mosaico Down cuenta con experiencia profesional. Algunos de ellos no han encontrado trabajo debido a la brecha salarial , a la incompatibilidad de perfiles o a la falta de inclusión laboral. Poco a poco, sin embargo, están surgiendo algunas oportunidades, como El Sueño de Frida , una cafetería donde la Fundación emplea a ocho jóvenes con Síndrome de Down y a dos con discapacidad intelectual. Ahí entró a trabajar recientemente Ortiz Mercado.

Publicidad

“Mi sueño es ser un gran chef. Mi especialidad son las infusiones de sandía con romero. Estoy emocionado porque ahora, con el dinero que gane, tomaré un curso de manejo y me compraré una computadora para ver videos y series en Netflix”, dice.

El Sueño de Frida es una de las pocas agrupaciones en México que contratan a personas con Síndrome de Down. En el país, la integración laboral de personas con alguna discapacidad sigue siendo un punto débil.

Según un estudio del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), 4 de cada 10 personas con alguna discapacidad han podido tener empleo, una cifra menor a la registrada para las personas que no tienen capacidades diferentes (7 de cada 10).

Te recomendamos: Este mexicano duplicó a Rembrandt y ahora quiere ir por Japón

Yesenia Escudero, directora general de Fundación Mosaico Down, afirma que no es que las empresas en el país no quieran contratar a personas con discapacidad, sino que no saben cómo hacerlo. “De ahí que prefieran no contratarlos, y las que sí lo hacen, los colocan en puestos administrativos por temor a que no ‘puedan’ desarrollar otra actividad que demande más habilidad. Sin embargo, hay gente con mucha capacidad que sin ningún problema puede hasta ocupar un puesto de mayor rango”, indica.

Algunas empresas ya han dado el paso, como Dow México. Mauricio Alvarado, su líder de Comunicación Corporativa, comenta que esta compañía comenzó a contratar a personas con discapacidad hace tres años. En su plantilla ya hay cinco, y para el próximo año estima contratar a otros 20.

La ONU advierte que 2020 es un año crítico para evitar una catástrofe climática

Publicidad

“Vimos que esta inclusión ayudó a generar más compromiso por parte de los colaboradores. Incrementó la productividad, el rendimiento y, por ende, obtuvimos mejores resultados en la compañía y mayor reputación empresarial. Estamos seguros que no por tener una discapacidad física, mental o de cualquier tipo, no se tiene voz. Al contrario, una persona con discapacidad puede aportar mucho a la compañía”, asegura Alvarado.

De las nuevas contrataciones, dos personas se quedaron en las oficinas centrales, dos en la planta de manufactura en Querétaro y una más en la planta de Tlaxcala, como técnicos en el área de Desarrollo e innovación.

Lee también: Así puedes lograr que tus colaboradores tengan un balance laboral y de vida personal

Los especialistas consultados aseguran que las personas con discapacidad no deben estar sobreprotegidas dentro de la empresa, pues ellas mismas piden apoyo para desarrollar su potencial y demostrar su talento.

Para contratarlas, es necesario:

Acercarse a una institución experta. Las personas con algún tipo de discapacidad aprenden de manera diferente. No se les debe capacitar igual que a las demás, porque necesitan un método más específico y mucho más visual.

Adaptar los manuales de capacitación a cada público. Las empresas dan la misma bienvenida a todos. No es que las personas con discapacidad deban tener un trato especial, sino que su necesidad es diferente. Por ejemplo, hay que contar con manuales de operación muy visuales, que escalonadamente expliquen a esos empleados qué deben hacer paso a paso.

Perder el miedo a ser una empresa inclusiva. Una persona con discapacidad necesita un poco más de supervisión. Sin embargo, mientras todo esté en el marco de su manual y las reglas estén muy claras, no tiene por qué haber problemas.

Querer dar la oportunidad. La inclusión no es contratar a una persona con discapacidad y colocarla en labores menores por temor a que “no pueda hacer otra cosa". Como en cualquier otra vacante, se tiene que determinar qué habilidades posee la persona con discapacidad.

Salario sin brecha. Desde la entrevista de trabajo, las empresas tienen que evaluar cuáles son las habilidades de la persona con discapacidad y cuánto están dispuestas a pagarles, dentro de los sueldos que hay en el mercado laboral.

Publicidad
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad