Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Trump 'olvida' que las refinerías de EU necesitan del petróleo mexicano

Las refinerías de EU que utilizan el crudo pesado mexicano podrían salir dañadas severamente en caso de que entren en vigor los aranceles a México este 10 de junio.
jue 06 junio 2019 05:23 AM
Matt Egan
@ExpansionMx

NUEVA YORK (CNN)- Los aranceles que el gobierno de Donald Trump amenaza imponer a México no podían llegar en peor momento para las refinerías de petróleo estadounidenses.

México es la segunda fuente extranjera de petróleo de Estados Unidos, y suministró un promedio de 658,000 barriles de crudo por día en marzo a ExxonMobil, Valero y otros refinadores.

Las refinerías de la Costa del Golfo de Estados Unidos dependen de México debido a que el país produce petróleo pesado que puede ser mezclado para producir la gasolina, el diésel y el combustible para aviones (turbosina) que mantienen la economía estadounidense en marcha. Ese petróleo pesado ya escasea debido a la represión de Estados Unidos contra Venezuela.

Lee: Las amenazas de Trump: malas para China, para México... y Estados Unidos

Sener y Pemex construirán la refinería de Dos Bocas con 160,000 mdp en 3 años

Los aranceles sobre México —incluso en el nivel inicial del 5% que ha amenazado el presidente Donald Trump— complicarán aún más la situación. Las refinerías estadounidenses tendrán que pagar más para comprar petróleo de otros lugares, lo que elevará los precios de la energía.

“Si estos aranceles siguen adelante, sería tremendamente en detrimento de las refinerías estadounidenses”, dijo Michael Tran, director gerente de estrategia energética global de RBC Capital Markets. "Aumentará la escasez de barriles pesados, en un momento en el que posiblemente se necesitan más”.

'Muy pocas alternativas'

Las preocupaciones subrayan la dependencia continua de la compleja industria energética al petróleo extranjero a pesar de la producción estadounidense en máximos récord.

El problema es que no todo el crudo es creado de la misma forma. Aunque Estados Unidos es ahora el principal productor mundial de petróleo gracias al auge del esquisto, la mayoría de esos barriles son muy ligeros. Ese crudo de alta calidad es una mala combinación para el sistema de refinería de décadas de antigüedad de la Costa del Golfo. El petróleo de esquisto se mezcla con barriles más pesados para permitir que los refinadores maximicen la producción.

Las refinerías estadounidenses solían depender de Venezuela para obtener esos barriles pesados. Sin embargo, las importaciones estadounidenses de petróleo desde Venezuela se han desvanecido debido a las sanciones del gobierno de Trump la estatal PDVSA. Estados Unidos importó cero barriles de petróleo de Venezuela la semana pasada, menos que los 517,000 barriles diarios hace un año, de acuerdo con la Administración de Información de Energía.

Lee: EU sufrirá por las amenazas de Trump

Publicidad

Normalmente, Estados Unidos recurriría a Arabia Saudita, que también produce barriles pesados. Pero Arabia Saudita ha reducido los envíos a Estados Unidos como parte del esfuerzo de la OPEP para impulsar los precios.

Canadá, otro importante productor de crudo pesado, ya es la principal fuente de petróleo extranjero de Estados Unidos. Y la escasez de ductos desde Canadá dificultará enviar más.

“Hay muy pocas alternativas a corto plazo”, escribió Ryan Fitzmaurice, estratega de energía de Rabobank, en una nota a los clientes.

Refinadores instan a Trump a no imponer aranceles a México

Lee: La guerra arancelaria de EU y China pega al sector petrolero

Las refinerías estadounidenses se verán obligadas a pagar el arancel del 5% para comprar el petróleo de México o —lo que es más probable— a pagar por barriles pesados en otros lugares. Es probable que parte de ese petróleo provenga de Colombia, Brasil, Ecuador, Irak y Kuwait, países que ya están enviando crudo pesado a Asia y otros lugares.

“Vamos a tener que competir con uñas y dientes con países como China”, dijo Tran, de RBC.

Fitzmaurice advirtió que los aranceles en México “deprimirán” los márgenes de refinación y podrían limitar la cantidad de gasolina, diésel y turbosina que se produce.

La industria de la energía se ha unido a otros grupos empresariales para instar a Trump a que no sume a México a la guerra comercial mundial.

Publicidad

“Imponer aranceles a los productos mexicanos, en particular al petróleo crudo, podría elevar los precios de la energía para los consumidores estadounidenses, poner en desventaja a la industria de refinación estadounidenses y poner en peligro la aprobación del T-MEC; todas ellas malas consecuencias”, dijo Chet Thompson, presidente ejecutivo de American Fuel & Petrochemical Manufacturer, en una declaración el viernes, refiriéndose al nuevo acuerdo comercial que el gobierno de Trump negoció con México y Canadá, diseñado para reemplazar el TLCAN.

Lee: AMLO destaca el apoyo de Carlos Slim tras amenazas de Donald Trump

Shell, la filial estadounidense de Royal Dutch Shell, con más de 131,000 barriles por día este año, es el principal importador estadounidense de crudo mexicano, según ClipperData.

Valero ha importado más de 128,000 barriles de petróleo mexicano por día este año, según ClipperData. Plains All American, que posee terminales de energía, importó 83,000 barriles por día desde México. Otros importadores estadounidenses de petróleo mexicano son Phillips 66, Lyondell y ExxonMobil.

Los aranceles en México serán un “viento en contra” para la actividad de refinación de la costa del Golfo de Estados Unidos, de acuerdo con Stewart Glickman, analista de CFRA Research.

Hay 140 estaciones de servicio en México que operan bajo la marca Texaco de Chevron, que planea expandirse a 500 gasolineras en México para fines de 2021. También posee y opera propiedades de perforación en aguas profundas frente a la costa de México.

Lee: La intención de Trump de castigar a México suma votos, pero en contra

“Chevron apoya el comercio libre y justo, y cree que la imposición de nuevos aranceles debe equilibrarse con el potencial de acciones de represalia que impidan el desarrollo de nuevos mercados”, dijo Chevron en un comunicado.

¿Impulsando los precios de la gasolina?

El impacto en los precios de la energía es complicado.

Los precios del petróleo estadounidense cayeron a un mínimo de tres meses la semana pasada debido a los temores sobre cómo la guerra comercial afectará la demanda de energía al desacelerar la economía mundial. Los precios de la gasolina, que se mueven con un retraso, también deberían bajar.

Pero los conductores estadounidenses no deberían celebrar todavía. Los analistas advirtieron que la caída de los precios podría estar limitada por los aranceles a México. Las refinerías estadounidenses, obligadas a pagar por el crudo pesado, trasladarán por lo menos algunos de los costos a las gasolineras.

“La caída del precio en las bombas podría no ser tan extrema como hubiera sido”, dijo Matt Smith, director de investigación de materias primas en ClipperData.

La cuestión será si México toma represalias imponiendo aranceles propios a los productos estadounidenses. Más de la mitad de todas las exportaciones estadounidenses de gasolina en marzo fueron a México. La imposición de aranceles significativos por parte de México podría detener ese flujo.

Lee: Las tensiones comerciales frenan a la economía mundial, advierte el BM

“Eso lo dejaría varado en Estados Unidos sin tener a dónde ir, lo cual pesaría sobre los precios. Eso sería una bendición para Trump”, dijo Tran, de RBC.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad