Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Irán, ¿culpable de los ataques a buques cisterna?

Aunque Washington y otros señalen a Irán por los proyectiles lanzados contra dos buques cisterna el jueves, el país tiene pocas motivaciones para realizar una agresión así.
vie 14 junio 2019 03:21 PM
Ataque a tanques cisternas Omán
Dos buques cisterna fueron atacados mientras navegaban a través de la concurrida y estratégica ruta marítima del Golfo e Oman.

CNN- A medida que surgen las reacciones de un ataque descarado en el Golfo de Omán, intermediarios petroleros y diplomáticos están entrando en pánico por otro tambaleo hacia una confrontación en Medio Oriente.

Lo que sucedió está bastante claro: dos buques cisterna fueron atacados mientras navegaban a través de esta concurrida y estratégica ruta marítima, pero no es fácil explicar por qué sucedió y quién lo hizo, y no ayuda mucho el hecho de que no parece beneficiar a ninguno de los protagonistas de la región.

El petrolero japonés Kokuka Corageous se incendió brevemente cuando fue atacado dos veces con “algún tipo de proyectil”, dijo su propietario. Uno de sus 21 tripulantes filipinos fue herido.

Publicidad

Lee: El precio del petróleo sube y los inversionistas festejan, pero no tu bolsillo

Toda la tripulación del Front Altair, con base en las Bermudas, escapó ilesa cuando también fue alcanzada por una explosión. El USS Bainbridge de la Quinta Flota estaba cerca y respondió a una llamada de socorro recibida a las 6:12 am hora local y luego otra, 48 minutos más tarde. Recogió a 21 marineros del Kokuka y está recibiendo una visión más amplia de la escena desde un avión de vigilancia P8 Navy.

Una vez finalizada la operación de rescate, las preguntas se enfocaron en por qué alguien haría algo así. Y no es tan sencillo de responder como parece.

Inevitablemente, se han establecido similitudes entre los ataques del jueves y los acontecimientos de hace un mes, cuando cuatro barcos fueron atacados cerca del puerto emiratí de Furajah. En esos casos, los funcionarios en Washington y otros lugares señalaron a Irán.

Pero el incidente del jueves es significativamente más flagrante. Sin embargo, los mismos funcionarios ciertamente culparán a Teherán nuevamente. Si esto sucede, debemos recordar que el Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, prometió presentar pruebas al Consejo de Seguridad de la ONU respaldando las afirmaciones anteriores, pero aún no lo ha hecho.

¿Quién gana con estos hechos?

A los rusos les gusta preguntar: “¿A quién benefició?” cuando ocurre algo inesperado, y esta pregunta es útil ahora.

Publicidad

Irán no parece tener mucho que ganar de esto. Independientemente de cualquier intención maliciosa de Teherán, estos incidentes aumentan la insistencia global por un mayor aislamiento e impulsan a aquellos que buscan ejercer presión militar sobre el país. Su economía se encuentra en mal estado. Antes de que el presidente estadounidense, Donald Trump, sacara a Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto o PAIC (conocido coloquialmente como el acuerdo nuclear con Irán), Teherán estaba en su punto máximo de influencia regional. Con el declive de sus recursos económicos, es probable que su potencia disminuya.

Lee: El auge petrolero de EU hace a un lado a la producción de crudo ¡de la OPEP!

Los incidentes también se produjeron en medio de una visita a Teherán del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien al parecer trataba de mediar en el acuerdo nuclear (aunque Tokio dice que no es un enviado de Washington). Los aparentes ataques eclipsaron la visita de Abe, que era un inesperado acercamiento a Irán por parte de alguien a quien Trump llama amigo.

Es posible defender el caso de que partidarios de línea dura iraníes montaron un ataque de este tipo para descarrilar los esfuerzos de paz. Pero los defensores de línea dura de Irán —particularmente la Guardia Revolucionaria— son normalmente un poco más inteligentes en sus actos que bombardear rutas marítimas internacionales durante una reunión diplomática crucial. El moderado jefe de Irán, el ministro de Relaciones Exteriores, Javid Zarif, tuvo razón al señalar que “las sospechas no comienzan siquiera a describir lo que probablemente ocurrió esta mañana”. Cuando a una parte se le atribuye tan fácilmente la culpa, es probable que sea inocente o inmensamente estúpida.

¿Qué más? Reuters ha informado que Teherán ha estado incrementando sus exportaciones petroquímicas restantes previamente a la imposición de sanciones más estrictas. ¿Podría estar buscando aumentar el precio del petróleo? Tal vez. Pero al mismo tiempo, el envío de ese mismo petróleo se verá interrumpido, así que de cualquier manera perderán. Es difícil imaginar a un iraní de línea dura lo suficientemente inteligente como para llevar a cabo este tipo de supuesto ataque, sin darse cuenta de que sería atrapado de inmediato.

Entonces, ¿qué pasa con la teoría de la conspiración de que Arabia Saudita también busca confrontación y precios más altos del petróleo, y por lo tanto permitiría tal ataque para promover su propia agenda? Una explicación igualmente obvia es difícil de vender también. Y, si se descubriera tal complot, el daño a la ya atribulada reputación de Arabia Saudita en Washington podría ser terminal.

Publicidad

Aproximadamente 20% del petróleo del mundo pasa por el estrecho de Ormuz, y eso incluye muchas exportaciones sauditas. Se podría argumentar que, a 62 dólares por barril (el precio del crudo Brent después de los incidentes del jueves causó un aumento del 3%), el petróleo es bastante barato y puede soportar un mayor descenso. Pero, a largo plazo, es poco probable que los saudíes quieran que las rutas de navegación del Golfo sean consideradas inseguras.

Lee: EU está cerca de una 'guerra de ofertas' por el petróleo de esquisto

Si esto empeora y el ejército estadounidense se ve arrastrado a proteger los buques en Ormuz, la relación de Riad con el gobierno de Trump —que buscaba salir de los enredos extranjeros en lugar de entrar en ellos— será puesta a prueba.

Hay algunos datos fáciles aquí, debido a que hay pocos culpables fáciles. Pero la sensación de incertidumbre aviva, en lugar de amortiguar, los temores de una mala gestión y de conflicto.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad