Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La economía mexicana está en caída libre

El Covid-19 y el desplome de los petroprecios enviarán a la actividad productiva a una recesión profunda si las autoridades y empresas no se unen para evitarlo.
lun 11 mayo 2020 05:49 AM
A journalist wearing a protective mask stands by a wall, as the outbreak of the coronavirus disease (COVID-19) continues in Xochimilco, Mexico City
En el segundo trimestre del año será cuando la economía mexicana resienta con mayor fuerza los efectos de la crisis generada por el coronavirus.

Del estancamiento a la peor recesión en años. Así puede resumirse hasta ahora el impacto del coronavirus en la economía de México a casi dos meses de haberse registrado el primer caso de contagio reconocido por el gobierno federal.

Y es que la aparición del coronavirus en China – en noviembre de 2019- llegó en mal momento para la actividad productiva que ya atravesaba varios meses de estancamiento debido a la incertidumbre para hacer negocios y a la debilidad fiscal.

Publicidad

Del 13 de marzo al 6 de abril pasados, México perdió en promedio 14,453 empleos formales cada 24 horas, de acuerdo a datos oficiales. Entre el 26 de marzo y el 17 de abril, S&P, Fitch, Moody’s y HR Ratings recortaron la nota soberana del país y advirtieron consecuencias por el freno de las actividades productivas y por el desplome en los precios del petróleo.

Conforme transcurran los días se irá conociendo a detalles el daño a la economía y las expectativas no son nada alentadoras.

El FMI advierte que México será una de las naciones más afectadas, pues el PIB sufrirá una caída de 6.6%, un nivel mayor al promedio de América Latina, de 5.5%, para el periodo.

Y hay estimaciones más pesimistas: Bank of America Securities (BofA) advierte de una contracción de 8%, el doble de lo que espera la secretaría de Hacienda. Moody’s afirma que si la contingencia dura más de tres meses el deterioro del PIB será mayor.

El INEGI estimó que la economía se contrajo -1.6% en los primeros tres meses del año, cifra que de concretarse sería la contracción más fuerte desde el segundo trimestre de 2009, cuando el mundo padecía los efectos de la crisis subprime de EU.

Luis Foncerrada, economista en Jefe de la American Chamber de México, comenta que la economía aún no ha tocado fondo, por lo que se esperan caídas importantes en abril, mayo y junio. “El impacto, por lo pronto, al dejar de trabajar mucha gente es que deja de percibir ingresos”.

Lo más alarmante, a decir de especialistas, es que el gobierno federal ha tenido una respuesta tímida y descoordinada para contener la pandemia.

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica que no tiene precedentes. Estamos ante una situación extrema y me preocupa mucho el papel que está haciendo el gobierno para atender la emergencia”, dice Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa.

“Se tendría que estar conformando un consejo fiscal de emergencia para formular un nuevo paquete económico. El gobierno no tiene ahora con qué construir una propuesta del calibre de la que requerimos, debe reconocer que necesita de la sociedad civil, la academia y el sector privado para hacerlo”, asegura.

Al cierre de esta edición, el gobierno federal ha anunciado que adelantará apoyos a las personas de la tercera edad y que entregará dos millones de créditos a pequeñas empresas por 25,000 pesos cada uno a tasas preferenciales. Además, los patrones podrán diferir parte de sus cuotas obrero-patronales solo si han evitado hacer despidos.

La semana pasada, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) anunció que se reunirá con el presidente López Obrador para presentarle una lista de 68 propuestas de medidas económicas para mitigar los efectos de la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia de coronavirus.

El organismo ya ha hecho llegar a presidencia el documento con las medidas y, aunque no hay una fecha establecida, desde Palacio Nacional se ha ofrecido una reunión para revisar las propuestas.

El 20 de abril, el peso mexicano se ubicó como la moneda emergente que mayor depreciación ha tenido frente al dólar estadounidense al alcanzar las 24.08 unidades en el mercado interbancario, mientras que la mezcla de exportación tocó un mínimo histórico de -2.37 dólares por barril.

“El peso se coloca como la divisa más depreciada, pues a pesar de que México es un país importador neto de crudo, la expectativa de que el precio del petróleo se mantenga en niveles bajos implica que Pemex difícilmente mejorará su situación financiera en años posteriores al 2020”, señala la directora de análisis económico financiero de Banco Base, Gabriela Siller.

Publicidad

¿Qué se puede hacer?

“Hay que gastar los recursos necesarios para proteger y reforzar el sistema de salud, eso es lo primero”, propone el director de análisis de HR Ratings, Félix Boni.

Sugiere encontrar la manera de dar apoyos a la gente que vive al día, así como ayudar a las pequeñas empresas para que su problema de liquidez no termine en un problema de solvencia.

Vanessa Rubio, exsubsecretaria de Hacienda, destaca la templanza de los tomadores de decisiones y la importancia de que cuenten con información fidedigna antes de tomar decisiones.

Marcelo Delajara, director del programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), lamenta que el gobierno no dé señales de implementar estímulos fiscales como sí lo han hecho otras naciones tanto industrializadas como en desarrollo.

“Lo único que hizo el Estado fue acomodar la caída en los ingresos petroleros, pero no ha tocado prácticamente el gasto y no parece que vaya a haber mayor gasto”, dice.

Mario Delgado, diputado morenista y presidente de la Junta de Coordinación Política, califica de poco serias las propuestas de diferir el pago de impuestos para sortear la pandemia.

“Por un lado se pide que no se paguen los impuestos, que no se cobre la luz, el agua; y al mismo tiempo piden que se eroguen recursos para ayudar a las empresas. Si se deja de recaudar no vas a tener recursos para financiar estos apoyos y entonces se voltean y dicen ‘ah, toma deuda’”, critica.

“Muchos piensan que México podría tener un paquete como el anunciado por Francia, Italia o Estados Unidos donde comprometen 15 o 20 puntos del PIB. Nuestra economía no podría sostener ese tipo de programas”, agrega y admite que el país tiene esa debilidad estructural: “Que no se nos olvide, la deuda de hoy son los impuestos de mañana”

La alternativa de contratar pasivos también es rechazada por López Obrador. “Estoy haciendo todo lo que sea posible para no contratar deuda, porque imagínense si endeudamos al país. No tenemos muchos recursos”, dijo el 4 de abril.

Pero no todo tiene que ser blanco o negro, Santiago Levi, uno de los economistas mexicanos más respetados, propone un endeudamiento extraordinario este año, pero que en 2021 se anuncie que habrá una contribución extraordinaria que todos los mexicanos van a tener que pagar para sufragar esa deuda.

“México está es una posición muy favorable en términos relación deuda-PIB, por lo que puede salir a los mercados internacionales a financiarse”, dice Luis Téllez, exvocero de la presidencia de Ernesto Zedillo.

Con información de Dainzú Patiño, Mariana León, Gabriela Chávez, José Avila y Gonzalo García Crespo

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad