Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La deuda de Pemex con el medioambiente se dispara en 2017 y 2018

La petrolera acumula 12,619 mdp relacionados con Pemex Logística, y 4,800 mdp respecto a sus dos filiales más importantes, según reportes de la ASF y la compañía.
mar 02 julio 2019 05:00 AM

Los costos de remediación de los sitios contaminados por las tareas de Pemex Transformación Industrial y Pemex Exploración y Producción (PEP) sumaron 4,800 millones de pesos (mdp) en 2018; una cifra que puede elevarse con los 12,619 mdp que se acumulaban por parte de Pemex Logística (LOG) en 2017 , según reportes de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la petrolera nacional.

Lee: Pemex se aferra a su planta ‘chatarra’ a pesar de las observaciones de la ASF.

La petrolera que dirige Octavio Romero Oropeza no pudo acreditar las labores realizadas en la mayoría de estos sitios contaminados por las actividades que realiza la compañía, y que pueden derivarse tanto del robo de combustibles, actos vandálicos y fenómenos naturales, como el sismo de 2017, acusa la Auditoría.

Publicidad

Las dos mayores filiales de la compañía, Pemex Exploración y Producción (PEP) y Pemex Transformación Industrial (PTRI), tienen en cartera 708 y 7 sitios, respectivamente, donde se les acusa de haber generado algún tipo de contaminación derivado de sus actividades. Los cálculos de la propia compañía estiman que la remediación de estos pasivos ambientales le pueden costar hasta 4,824 millones de pesos (mdp) 1,671.7 mdp por parte de PEP y 3,152 mdp de PTRI.

Lee: Rescatando al soldado Pemex.

“Se concluye que ni PTRI ni PEP cumplen con su obligación de remediar los sitios afectados por las actividades que realizan, lo que provoca efectos adversos en la salud humana, la flora, la fauna y el medio ambiente del país”, dice la ASF en un reporte presentado dentro de su primera entrega de la Cuenta Pública 2018.

La petrolera que dirige Octavio Romero Oropeza argumenta que, para el caso de PEP, tiene cerca de 179 de los sitios en la etapa de caracterización del evento, y 16 en remediación, pero la compañía no pudo acreditar esto ante el ente fiscalizador.

Los auditores encontraron cifras que no coinciden entre las presentadas por la empresa estatal y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), el ente encargado de dar seguimiento, evaluar y determinar en qué momento se ha concluido con los trabajos de remediación de un sitio contaminado.

Los puntos que son responsabilidad de Pemex TRI se circunscriben en general a las instalaciones de las refinerías de la compañía, como en el caso de Salina Cruz, donde Pemex no acreditó avances respecto a los daños ambientales causados tras las inundación y sismo de 2017.

La petrolera nacional ha sido criticada en las últimas semanas por su gestión de permisos ambientales para la construcción de la nueva refinería en Dos Bocas , Tabasco.

Publicidad

Los daños colaterales

La auditoría de este año se centró en los sitios afectados por PEP y Pemex TRI, que si bien representan los mayores negocios de la empresa, en términos de los daños ambientales tienen menor injerencia que Pemex Logística. Esta filial acumulaba por sí sola 12,619 mdp en pasivos, según datos del Informe de Sustentabilidad 2017 de Pemex. La compañía estimó en ese año que PEP y PTRI aportaban 756 mdp y 2,694 mdp, para un total de 16,069 mdp. La auditoría no presentó datos sobre Pemex Logística en su reporte de este año.

Pero la ASF había señalado en su Cuenta Pública de 2017 que Pemex Logística presentaba inconsistencias en su reporte de sitios dañados, además de fallar en la acreditación sobre las tareas de contención y remediación de estos eventos.

“A diciembre de 2017, se incrementó en 959,376.3 miles de pesos, la ‘Provisión para protección ambiental y remediación ecológica’, por insuficiencia de aprovisionamiento determinada por el Despacho Externo, de la que no se documentó cómo se determinó y a qué sitios le era aplicable”, dice en su reporte de 2017.

El informe de Pemex muestra que el área afectada por las filiales de la petrolera nacional pasó de 1,284 a 2,041 hectáreas entre 2016 y 2017.

La auditoría añade que la petrolera nacional, si bien reporta los avances en varios de estos sitios, no ha documentado o logrado la liberación de sus responsabilidades ambientales por parte de la ASEA, por lo que no se puede confirmar los trabajos realizados por la firma.

El gobierno, además, se ha lanzado en una estrategia para reducir al máximo el robo de combustibles, lo que ha generado accidentes relacionados a la infraestructura de ductos de la compañía.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad