Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Se beneficiará México del alza del precio del petróleo?

El incremento en los precios del crudo toma a Pemex con menos petróleo que exportar y con un país que demanda cada vez más gasolinas importadas.
mar 17 septiembre 2019 01:34 PM
Aramco
Doble efecto. El alza en los precios del crudo benefician a México gracias a que reciben más recursos por cada barril que vendan al exterior; pero también deben afrontar mayores costos por cada litro de gasolina.

El alza que viven los precios del crudo tras los ataques a una de las instalaciones más importantes de la petrolera saudí Saudi Aramco podrían resultar en buenas noticias para el gobierno mexicano ante una mayor recaudación de recursos por las exportaciones de petróleo de Pemex.

Pero este efecto positivo tendrá un menor beneficio que hace cinco o diez años, debido a la constante caída de la producción de crudo, además de la mayor dependencia de las importaciones de gasolinas del país en ese mismo lapso, coinciden los expertos del sector consultados.

Publicidad

El beneficio para el sector petrolero es casi incuestionable y esto lo refleja la forma en la que las acciones de firmas petroleras como las internacionales Exxon y Chevron vieron un alza este lunes en los mercados accionarios. Otros productores como Apache, Marathon, Conoco también vieron un alza significativa, además de los prestadores de servicio Halliburton o Schlumberger.

Algunas de estas firmas frenaron su alza en lo que va del martes, debido a que los aliados de Arabia Saudita se mueven con rapidez para frenar el efecto de esta alza, aunque las acciones siguen por arriba de lo visto hace cinco días.

El efecto positivo también debe verse en Pemex, además de en las finanzas del gobierno mexicano, que depende de sus recursos para su recaudación, dice Marco Cota, director de la consultora Talanza Energy. “El presupuesto del gobierno depende en casi 20% de los recursos de Pemex, así que un mayor precio siempre beneficia en más recaudación”, explica.

Publicidad

Lee: Los precios del petróleo tienen su mayor subida desde la Guerra del Golfo

Pero México vive las dos caras de la moneda cuando los precios del petróleo suben, porque si bien recauda más, también debe enfrentar el dilema de qué hacer con el mercado de los combustibles que dependen de la transformación de estos barriles de crudo, dice Raymundo Sánchez, socio de la consultora AT Kearney.

“Para México, lo que significa es que recibiremos algunos más dólares por los barriles y la gasolina nos va a salir más cara”, dice Sánchez.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador está listo para amortiguar el efecto del alza de este precio del crudo a través de una menor recaudación en el Impuesto Especial Sobre la Producción (IEPS) a la gasolina, un mecanismo usado desde el sexenio pasado para minimizar este tipo de alzas. Así que los consumidores pudieran no resentir el efecto al momento de ir a la gasolinera a llenar su tanque en los próximos meses, pero el gobierno sí vera disminuido sus ingresos, concuerdan los analistas.

Publicidad

Buena suerte, mal momento

El incremento también sucede en momentos en que Pemex produce menos petróleo que hace cinco años, cuando los precios del crudo superaban los 100 dólares por barril. La plataforma de extracción de crudo ha pasado de 2.5 millones de barriles promedio diario a cerca de 1.7 millones en este periodo, y los precios no han alcanzado aún esos niveles de inicios de 2014.

También lee: Ganadores y perdedores de la subida vertiginosa del petróleo

El incremento de los precios resulta entonces menos favorable para México que en otros años, e incluso pudiera resultar negativo si continúa la tendencia a la baja de la producción de crudo en el país y el consumo de gasolinas se mantuviera, generando que la balanza energética resultara deficitaria, dicen los especialistas.

“El alza en el precio siempre beneficia a los países productores de petróleo , pero en el caso de México hay una coyuntura actual por la caída en la producción de petróleo”, dice Sánchez.

¿Cuánto durará?

Para los prestadores de servicio también resulta un beneficio el alza del precio del crudo porque, además de recibir un mejor pago por los trabajos que realiza con Pemex, implica que otro tipo de proyectos más complicados resulten rentables con un mayor precio del barril, dice Ricardo O. López, director de Oil & Gas Alliance. “Si el precio del precio del barril se mantuviera al alza, habría inversiones que pudieran abrirse”, dice.

Todos estos escenarios dependerán, sin embargo, de si esta alza se sostiene en el tiempo y por encima de los 60 a 65 dólares por barril, donde en realidad se abren este tipo de oportunidades.

El alza puede durar poco tiempo ante la movilización de Arabia Saudita para recuperar lo antes posible la producción de crudo que sufrió en sus instalaciones tras los ataques, la coordinación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC por sus siglas en inglés), junto al apoyo de Estados Unidos para liberar reservas de petróleo.

“A los países en estos momentos no les conviene tener un precio del crudo alto y se van a mover para mantener la estabilidad en el mercado”, dice Cota.

Un barril de crudo por encima de los 65 dólares también abre la llave para que los productores de shale oil en Estados Unidos pongan en marcha una mayor extracción en poco tiempo, lo que también implicará un freno al alza de los precios, dice Sánchez.

Los aliados de Arabia Saudita como Estados Unidos trabajan ahora para estabilizar la producción de crudo a nivel mundial –el impacto de los daños se estiman en el equivalente a 5% de la producción de crudo mundial. Así que los efectos positivos y negativos igual tendrán poco impacto en el futuro de las finanzas de Pemex y el gobierno, que afrotan sus propios retos para 2020.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad