Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Sedanes, SUV o pickups, ¿a cuál le va mejor en los verificentros?

Entre los 228 modelos que pueden aspirar al holograma doble cero en la CDMX, solo 107 podrán obtenerlo en dos ocasiones. La mayoría son modelos subcompactos y compactos.
mié 19 febrero 2020 03:55 PM
Debido a sus dimensiones, menor peso y menor altura sobre el piso, respecto a la mayoría de los SUV y pickups, los sedanes y hatchbacks suelen ser más aerodinámicos y dar más kilómetros por cada litro de gasolina.
Debido a sus dimensiones, menor peso y menor altura sobre el piso, respecto a la mayoría de los SUV y pickups, los sedanes y hatchbacks suelen ser más aerodinámicos y dar más kilómetros por cada litro de gasolina.

Las nuevas reglas de verificación vehicular elaboradas por el gobierno de la Ciudad de México podrían dar un impulso adicional a la venta de modelos subcompactos y compactos en la capital del país, un mercado que representa 18% de las ventas de vehículos nuevos en México.

Publicidad

A finales de 2019, la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema) publicó una lista con los modelos que cumplen los requisitos para obtener el holograma doble cero. Entre las poco más de 200 unidades que se incluyen, solo la mitad puede aspirar a conseguirlo en dos ocasiones: 78 autos, entre subcompactos y compactos; 27 SUV y crossovers, una pickup y una furgoneta. La otra mitad podrá obtener el holograma doble cero solo una vez.

Debido a sus dimensiones, menor peso y menor altura sobre el piso, respecto a la mayoría de los SUV y pickups, los sedanes y hatchbacks suelen ser más ligeros, aerodinámicos y dar más kilómetros por cada litro de gasolina. Por ejemplo, mientras que el hatchback Suzuki Swift Sport tiene un rendimiento de 16.33 kilómetros por litro de gasolina y emite 254 gramos de C02 por cada kilómetro recorrido, el SUV Suzuki Ertiga entrega 15.5 kilómetros y emite 257 gramos de C02, según datos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

Lee: ¿Estrenas auto en 2020? Solo estos tendrán el holograma 00

A medida que las regulaciones de emisiones se vuelven más estrictas en las megalópolis del mundo, los fabricantes que han invertido en desarrollar motores más eficientes y que cumplen con las certificaciones más estrictas están empezando a cosechar los frutos.

En la Ciudad de México, hasta el año pasado cualquier vehículo nuevo obtenía el holograma doble cero, sin importar si debajo del cofre tenía un potente V8 que ofrecía rendimientos de 8 kilómetros por litro de gasolina o si había un motor de cuatro cilindros que recorría el doble de kilómetros con la misma cantidad de combustible. Ambos podían circular dos años sin tener que pisar un verificentro.

Publicidad

Pero tras cambiar el programa de fotomultas por el de fotocívicas —que redujo en 1,400 millones de pesos la recaudación por multas de tránsito en 2019—, el gobierno capitalino encontró en la verificación vehicular una nueva fuente de recaudación, al tiempo que pone el tema de emisiones sobre la mesa.

Así que, desde enero, el doble cero solo será para aquellos modelos que acrediten un rendimiento de combustible mayor o igual a 16 kilómetro por litro y límites máximos de emisión iguales o menores a los establecidos en la norma Euro 5 europea o en la Tier 2 Bin 5 americana.

Lee: 3 razones que frenan a México para aprovechar el comercio automotriz con Brasil

Aquellos modelos que no cumplan con este requisito y que no aparecen en la lista de la Sedema automáticamente tendrán holograma cero, lo cual significa que si bien podrán circular todos los días, tendrán que verificar cada seis meses. Los consumidores que antes pagaban menos de 1,000 pesos en cuatro años ahora desembolsarán alrededor de 4,000 pesos.

Mientras las áreas de homologación de las marcas automotrices trabajan en recertificar sus motores, los directores de ventas están tratando de prever el impacto que esta medida tendrá en sus pisos de venta en la Ciudad de México.

Publicidad

¿Cambiarán las preferencias de los consumidores?

La exención de la verificación, que ya se ha usado como un estímulo para impulsar la venta de vehículos híbridos y eléctricos, ahora podría jugar a favor de los modelos que son candidatos para obtener el holograma doble cero hasta por dos ocasiones.

“Lo que la medida está provocando es que las personas se metan a ver si determinado modelo puede obtener el [holograma] doble cero o no y esto genera conciencia sobre emisiones contaminantes”, dice Gerardo Macías, gerente de ventas de Suzuki Motor de México.

Los directivos de la marca japonesa creen que sus dos modelos más pequeños, Swift e Ignis, además de las variantes Boosterjet de Vitara y S-Cross, impulsarán las ventas de Suzuki este año, debido a que cumplen los requisitos para obtener el doble cero en la Ciudad de México, un mercado que representa una tercera parte de las ventas de Suzuki.

Kia es otra marca que considera que los nuevos requisitos para obtener el holograma doble cero podrían ser un factor de decisión de compra en los siguientes meses, por lo que está trabajando en mejorar su posición en la lista de la Sedema.

“Si bien varios de nuestros modelos ya califican para obtener el holograma doble cero [la mayoría subcompactos y compactos], seguimos trabajando para poder reconfigurar algunos otros para que los vuelvan a evaluar, sobre todo en la gama baja de nuestras SUV”, dijo David García, director de ventas de Kia Motors México.

Otras marcas, como Volkswagen, están más escépticas sobre el impacto que la medida pueda tener en la decisión de compra de los consumidores.

“Son muchos factores los que se ponen en juego en la decisión de compra de un vehículo. Dependiendo del momento de vida es que se van teniendo diferentes necesidades de movilidad. Quizá si eres soltero busques un auto pequeño que cambias por uno más grande cuando formas una familia. Claro que el rendimiento de combustible ha cobrado relevancia, pero no es el único factor”, afirma Juan Pablo Gómez, director de marketing de Volkswagen México.

En los últimos cinco años, los SUV se consolidaron como los nuevos favoritos en el mercado mexicano. Según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, en 2019, una tercera parte del total de los vehículos vendidos en el país fueron de este tipo.

Aunque las ventas de SUV y crossovers mantuvieron crecimientos constantes en años pasados, en 2019 se empezaron a estabilizar. Analistas de Jato y de IHS Markit consideran que las nuevas reglas de verificación podrían ser un nuevo factor de decisión de compra que juegue a favor de los modelos más eficientes en aquellos segmentos más sensibles al precio.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad