Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Despidos y recortes de sueldo, malas prácticas laborales que deja el coronavirus

Expansión reúne testimonios de colaboradores que se han enfrentado ante medidas drásticas tomadas por las empresas y que no cumplen con la ley.
jue 02 abril 2020 02:30 PM

Las redes sociales de la autoridades laborales en el país se encuentran saturadas con mensajes de auxilio. Aun cuando se ha repetido que la pandemia de coronavirus no es motivo para que un empleador opte por los despidos o deje de cumplir con las obligaciones hacia su personal, la realidad es muy diferente, pues muchos mexicanos ya se enfrentan a este problema.

Publicidad

El periodo de cuarentena en que nos encontramos ha sido un problema para los ingresos de las empresas en todos niveles. Estas han tenido que reducir sus operaciones y, en algunos casos, afectan también el trabajo de sus colaboradores, ya que se toman medidas sin apego a la Ley federal del Trabajo (LFT).

Astrid (su nombre se ha cambiado a petición de la entrevistada) trabajaba en las oficinas centrales de una franquicia de las tiendas Fantasías Miguel desde noviembre pasado. En el inicio de la contingencia se habló con los colaboradores para continuar con su trabajo vía remota y con sueldo íntegro. Todo cambió en la última semana de marzo: junto con ella, 40 personas más fueron despedidas, recuerda.

Lee: 35 empresas se unen para desarrollar y producir 15,000 ventiladores en México

"Llego a la empresa y me pasaron a tienda, donde según nos iban dar más material para trabajar y después me pasaron con la gerente. Ella me dijo que por la epidemia y por economía estaban recortando personal y así fue como me hicieron renunciar; me dijeron que cuando pasara esto me van a recontratar", comenta. Expansión buscó a la empresa para conocer su opinión, sin obtener respuesta.

Andrés (tampoco es su nombre real) trabaja como jefe de piso para un restaurante de comida mexicana gourmet cerca de la sede del Banco de México. En la última semana de marzo, la gerente del lugar les avisó sobre la suspensión de labores, pero los días de descanso no serían pagados íntegramente.

"Nos han dicho que solamente nos van a pagar dos semanas con el salario mínimo y después la tercera semana de abril nos avisarían cuándo se va a efectuar... aunque anteriormente nos habían dicho que no se nos iba a pagar mientras descansábamos", explica.

Publicidad

Lee: La Cámara de Comercio Internacional pide a México salvar a Pymes

'Lily' es recepcionista en un hotel con concepto colonial en el centro de Zapopan, Jalisco. Los colaboradores optaron por aceptar una reducción salarial y continuar con sus actividades presenciales, excepto ella. Para orientarse acudió a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), pero a las oficinas donde la canalizaron no le contestan el teléfono.

"El domingo la dueña nos mandó un escrito donde decía que apoyemos al equipo con la reducción del salario al 70%. La contacté porque no estaba de acuerdo y me comentó que no podía pagar más. Yo le dije que si era 'voluntariamente a fuerza' y me dijo que sí", afirma.

La hija de 'Ana' trabaja en la firma de venta de zapatos por catálogo Price Shoes, en Iztapalapa, Ciudad de México. Ahí citaron a la plantilla a inicios de semana para informarles que por la "difícil situación" no les pagarían los días trabajados y dieron la opción para no trabajar el primero de abril.

Lee: El coronavirus tira la operación hotelera 51.8%, según la Sectur

"Al filo de las once de la noche (del martes) cayeron los depósitos de su quincena. Ya pagaron, pero cuál era el mensaje de la junta, visualizo para que se preparen y se conformen con lo que les den. No es es una microempresa, tiene muchas tiendas en México y fuera del país... como para que ahora me salgan que no tienen para pagar", afirma. La empresa tampoco respondió hasta el momento de publicación a la solicitud de entrevista de Expansión.

Publicidad

El sábado 21 de marzo, 'Ignacio' tuvo una videoconferencia con el gerente de la sucursal de la cadena Especialistas ópticos, en la Ciudad de México, donde trabaja para recibir la noticia de que su sueldo se reduciría a la mitad, porque solo laboraría tres días a la semana. Esta medida se reflejó en su recibo de nomina quincenal con 4.5 faltas. Con la declaración de emergencia sanitaria se fue de descanso a casa, pero sin pago alguno.

"El 30 de marzo nos mandan una circular donde nos dicen que mañana (el 31) es el último día y 'se van sin goce de sueldo'... Colgaron teléfonos y su única respuesta fue: 'hablen con los dueños'. Hoy cerraron cuentas de redes sociales y todo...No nos pagarán la mitad, ni 30 días de contingencia sanitaria, nada", asevera.

Lee: ¿Habrá suficiente Lysol durante la pandemia? Esto responde el fabricante

'Jaime' trabaja en una consultora de regulación sanitaria y hasta el cierre de esta nota no había recibido el pago de su quincena. Por correo electrónico le argumentaron que esta falta se debía a la emergencia sanitaria y que hasta el 6 de abril tendría una respuesta. Ese es su caso, pero sabe que varios compañeros de la sucursal donde labora se encuentran en la misma situación.

"Esta quincena no me pagaron y según lo comentado por mis compañeros, ninguno recibió el pago. El trabajo no ha disminuido, seguimos laborando e incluso invirtiendo más tiempo. La empresa la que laboro acepta y desempeña actividades desde casa, por lo que esta contingencia no ha venido a afectar de forma adicional", menciona.

La reducción de salarios sin un acuerdo satisfactorio entre ambas partes y los despidos son considerados injustificados , conforme a lo establecido en la LFT. Ante ello la Profedet abrió sus redes sociales, correos electrónicos y líneas telefónicas para orientar a los mexicanos respecto a su situación laboral.

El otro lado de la moneda

Estas prácticas no son legales. Ante sus empleados, las empresas argumentan que no cuentan con el flujo de ingresos necesario para continuar el pago de sueldos, como lo establece la LFT.

Lee: El CCE propone diferir la presentación de la declaración fiscal

Organismos internacionales, cámaras empresariales y especialistas han hecho un llamado para que se aplique un plan integral que apoye a los negocios, en particular a aquellos que son Pymes. De esta manera habría un menor impacto en materia de despidos.

Jorge Sánchez Tello, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), comenta que el gobierno debe establecer un plan para rescatar a las empresas, pues una vez pasada la emergencia sanitaria tienen que reactivarse y comenzar con el flujo de empleos. Sugiere algunas medidas que pueden aplicarse.

"Diferir el pago de impuestos en personas y empresas, que el gobierno pueda cubrir una parte de los sueldos, desde el 25% al 75%; pedir que por única ocasión se abandone el superávit fiscal para tener más recursos imitar; imitar lo que hace Estados Unidos de transferencia a las familias; y proteger los créditos bancarios vía Nafin", propone.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) llamó adicionalmente a diferir la presentación de la declaración del ejercicio de 2019 a personas físicas y morales durante seis meses; permitir la disminución automática de todos los pagos provisionales del ejercicio de 2020; permitir el pago de impuestos hasta en 12 parcialidades; establecer un procedimiento para agilizar la devolución de los saldos a favor de IVA aplicable durante el ejercicio de 2020; y permitir temporalmente que los contribuyentes puedan compensar de manera universal de saldos a su favor durante todo el ejercicio de 2020.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad