Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La número 1: ¿Nada detiene a América Móvil?

Los tropiezos que tuvo en algunos mercados no impidieron a la firma de Carlos Slim avanzar a la cima del ranking de Las 500 Empresas.
mar 22 junio 2021 05:00 AM
Carlos Slim
América Móvil cerró 2020 con más de 287 millones de usuarios móviles, una cifra mayor a los 278 millones logrados al término del año anterior.

“Crisis” es una palabra casi ajena para América Móvil. Para la empresa mexicana de telecomunicaciones, 2020 fue un buen año. Cerró negocios, incrementó su presencia en el mundo, se benefició de la ‘nueva normalidad’, satisfizo las necesidades de conectividad y entretenimiento de los usuarios aislados por el Covid-19 y probó su capacidad de resiliencia.

Los expertos del sector coinciden en que la firma de Carlos Slim supo sortear los efectos de la pandemia. Aunque también tuvo sus caídas. Por ejemplo, la de 0.7% que presentó en el segmento de telefonía fija –que incluye telefonía, banda ancha y televisión–, pero nada que realmente afecte su operación a futuro, pues en esta división sigue siendo el líder del mercado en diferentes países, entre ellos, México.

“América Móvil tuvo un desempeño favorable, principalmente, por la noticia de su nuevo negocio en Brasil, pero también porque el confinamiento llevó a los usuarios a demandar servicios que la empresa estaba ofreciendo. Las necesidades de conectividad y entretenimiento aumentaron, y la empresa destacó en ese sentido”, menciona Alberto Arellano, gerente de Investigación de Telecomunicaciones en México de IDC Latinoamérica.

Publicidad

Un bache en el camino

La compañía de Slim inició el año de la crisis sanitaria sin contratiempos, al registrar un aumento de 1.8% en sus ingresos en el primer trimestre, a pesar de que en los mercados ya estaban apareciendo las primeras señales de contracción económica.

Sin embargo, para el periodo de abril a junio, la firma cayó en un bache provocado por las medidas de confinamiento impuestas por los gobiernos de los 25 países donde opera, generando una desaceleración de los ingresos por telefonía móvil.

“Desconectamos cinco millones de clientes móviles en el segundo semestre”, reportó la empresa. De los cuales, 4.6 millones fueron prepago, es decir, aquellos que pagan por adelantado una cantidad determinada de tiempo aire para después utilizarlo en un plazo determinado. Este segmento, que representa 66% del total de usuarios móviles de la compañía, tuvo su mayor caída en México, Perú y Ecuador.

Erick de la Cruz, gerente de la consultora de telecomunicaciones Select, menciona que los ingresos en prepago fueron los que más afectaciones sufrieron porque hubo un menor consumo por el confinamiento. Las restricciones de movilidad impidieron que la gente pudiera salir a ponerle saldo a su celular. Además, muchas personas se mantuvieron conectadas con wifi.

“Por eso hemos tenido más impacto en los ingresos, porque a principios de abril y mayo teníamos muchas tiendas cerradas y la gente no estaba fuera de casa, así fue dificil vender”, dijo Daniel Hajj, director general de América Móvil, en la conferencia con inversionistas del segundo trimestre de 2020.

En los servicios pospago, en los que el usuario recibe un estado de cuenta mensual al mes anterior y que representa 34% del total de suscriptores móviles de la compañía, la caída fue menor: 500,000 líneas desconectadas. “Aquí, la situación es que los consumidores empezaron a reducir sus planes, por lo que si tenían uno de 500 pesos, se querían ir a uno de 400 pesos o reducir su consumo. Están cuidando su dinero”, detalló el ejecutivo.

Publicidad

Pese a este bache, América Móvil cerró 2020 con más de 287 millones de usuarios móviles, una cifra mayor a los 278 millones logrados al término del año anterior. En total, los servicios móviles generaron ingresos por 561,552 millones de pesos, que equivalen a 55.5% de los ingresos con- solidados de la empresa.

“Sabíamos que se iban a recuperar, pero no esperábamos que fuera tan rápido. Está claro que cada vez hay más consumidores que regresan a adquirir planes móviles y eso le estará beneficiando a la compañía mexicana”, añade Gonzalo Rojón, n, director y senior partner de la consultora The CIU.

A la conquista regional

El liderazgo de América Móvil no es cuestionable. A nivel mundial es uno de los operadores más grandes, mientras que en América Latina es de los más importantes. Así lo demostró cuando, en medio de una crisis sanitaria que puso a las empresas a pensar en su futuro, decidió incrementar su participación en la región al adquirir 32% de los clientes móviles y 4,700 radiobases de Grupo Oi en Brasil.

Esta transacción, que se espera se concrete en 2021, es una de las más relevantes del año del covid-19, según Valentín Mendoza, subdirector de Análisis Bursátil de Grupo Financiero Banorte.

A mediados de 2020, el grupo de telecomunicaciones ofertó junto con Vivo –subsidiaria de Telefónica– y Telecom Italia (TIM) 16,500 millones de reales brasileños (aproximadamente, 3,200 millones de dólares) por el negocio móvil del cuarto operador de Brasil. En diciembre, el consorcio resultó ganador.

“Brasil es muy importante para América Móvil, la empresa se jacta de tener la mejor red, velocidad y cobertura del mercado carioca. Ahora, con la compra del negocio móvil de Oi, crecerá considerablemente. Las expectativas para la compañía en ese país son positivas”, refiere el analista financiero.

Durante 2020, la subsidiaria de la firma mexicana en el país sudamericano, Claro, generó ingresos superiores a 39,000 millones de reales, una cifra 1.6% mayor a la registrada el año previo.

Otro de los países donde el operador de telecomunicaciones domina es Colombia. Aquí, la empresa de Carlos Slim tuvo ingresos por arriba de los 13,000 millones de pesos colombianos, esto es, 5.1% más de los logrados en 2019.

Además, en el primer trimestre de 2021 se llevó el galardón a la nación con mejor desempeño financiero para el grupo mexicano al reportar un flujo operativo (Ebit- da) 10.3% mayor al del año anterior. Claro también incrementó sus ingresos 9.8% y triplicó el número de suscriptores móviles entre enero y marzo para colocarse en 452,000 usuarios prepago y pospago. Pero aquí no todo es miel sobre hojuelas.

Publicidad

Con una estrategia de marketing basada en el ataque frontal y una oferta agresiva de precios, en noviembre de 2020 el nuevo operador móvil Wom anunció su llegada al mercado colombiano. El arribo de la firma liderada por el británico Chris Bannister hubiera pasado inadvertido, pero la experiencia que ha tenido en otros mercados generó dudas en la mexicana.

Hace cinco años, Wom aterrizó en Chile de la misma forma en que lo hizo en Colombia, y en 2020 ya tenía casi cinco millones de líneas, una cifra muy cercana a los 6.5 millones con los que cuenta la subsidiaria de América Móvil. “En Colombia, el clima competitivo ha aumentado con la entrada de un nuevo operador. Pese a esto, América Móvil ha dado buenos resultados y sigue siendo el más grande del mercado, su crecimiento en adiciones netas lo prueba”, menciona Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Reconfigurar el negocio

En la pandemia del covid-19, América Móvil tuvo que olvidarse de algunos negocios, pero siempre con un enfoque en la rentabilidad. En septiembre de 2020 le dijo adiós a TracFone en Estados Unidos. Verizon fue el que se quedó con su subsidiaria por 6,250 millones de dólares. Este operador móvil virtual (OMV), que presta servicios a 20.9 millones de usuarios, es uno de los más representativos de Norteamérica. Entonces, ¿por qué venderlo?

“América Móvil perderá una unidad que le daba, trimestre a trimestre, 15% de las ventas del grupo consolidado y arriba de 5% del Ebitda. Pero obtuvieron un pago que equivale a 10 años de utilidad de esa unidad de negocio”, calcula Jesús Romo, director de la consultora Telconomía.

De acuerdo con los analistas que siguieron de cerca la transacción, los 6,250 millones de dólares que recibió América Móvil, en comparación con los 750 millones que generó en Ebitda los últimos 12 meses, implica una valoración de la empresa sobre el flujo operativo de 8.1 veces.

Unos días antes de este anuncio, la empresa de Carlos Slim había sufrido una desilusión cuando desistió de comprar 99.3% de Telefónica en El Salvador. Desde enero de 2019 mostró su intención de adquirir el negocio local de la compañía española, pero la Superintendencia de Competencia del país centroamericano se negó. Cinco meses después, América Móvil volvió a insistir y una vez más fue rechazada su propuesta. En ambos casos la falta de información fue la causa del fallo.

Pero más que un golpe para América Móvil, renunciar a la compra de Telefónica no es más que una oportunidad para evaluar los negocios en los que podría obtener mayores rentabilidades, dice Juan Sadurní, CEO de la consultora Nae en México. “Si decidieron que no era conveniente reevaluar la compra fue precisamente porque tienen otro plan entre manos”.

Para Jorge Bravo, los dos mercados que podrían generarle complicaciones a la empresa son Colombia y México. El primero, porque el gobierno local ha estado tomando decisiones que no favorecen a la industria de las telecomunicaciones, además de que Claro ha sido declarado como operador dominante en el país, pues impide que se promueva la inversión y la competencia. “Esto no le permite hacer despliegues de 5G, por ejemplo, algo en lo que la empresa ya ha experimentado”, refiere el presidente de la Amedi.

En México, la historia no es muy diferente. Desde 2013, cuando entró en vigor la reforma de telecomunicaciones, cada dos años el regulador del sector, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), se encarga de revisar las cuotas de participación de los operadores para evitar prácticas anticompetitivas.

En diciembre, el IFT ajustó las medidas asimétricas y confirmó que la empresa de Slim aún domina el mercado, por lo que es necesario frenar su dominio. El grupo mexicano aseguró que impugnará esta resolución, pues “no considera los profundos cambios ocurridos en el sector de las telecomunicaciones a seis años de la imposición de medidas asimétricas”, según un boletín enviado a la BMV. La Suprema Corte falló a favor del regulador.

América Móvil cerró 2020 con una caída de 30.8% en su utilidad neta anual, hasta los 46,853 millones de pesos, y un incremento de 5% en su flujo operativo. A pesar de los inconvenientes, la compañía tiene la mira en el futuro. “Si le cierran la puerta en un lugar, siempre habrá otro país donde establecerse”, dice Alberto Arellano. “Se viene un 2021 muy prometedor”, añade.

Consulta todos nuestros contenidos del ranking de las Las 500 empresas más importantes de México 2021

Publicidad
Publicidad