Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lula da Silva sale de prisión y desafía a Jair Bolsonaro

El ex presidente, que estuvo encarcelado por año y medio, se vio beneficiado por una decisión del Tribunal Supremo de Brasil.
vie 08 noviembre 2019 01:46 PM

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pronunció este viernes, apenas liberado después de un año y medio en la cárcel, un combativo discurso en el cual denunció las orientaciones económicas liberales del gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro.

"Aparte de seguir luchando para mejorar la vida del pueblo brasileño, de luchar para que esos tipos no sigan entregado el país, quiero mostrar el lado mentiroso" de las instituciones judiciales que "trabajan para criminalizar a la izquierda", dijo Lula, de 74 años, ante centenares de fervorosos partidarios.

Publicidad

Actualmente, "el pueblo está pasando más hambre, está sin empleo, el pueblo trabaja para Uber o entregando pizzas en bicicleta", afirmó a las puertas de la sede de la Policía Federal de Curitiba, en el sur de Brasil, donde desde abril de 2018 purgaba una pena de 8 años y 10 meses de reclusión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Lee: Miles de brasileñas se manifiestan en oposición a Jair Bolsonaro

Lo esperaban los principales dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) y de movimientos sociales y los participantes del campamento que durante 580 días le deseó "buenos días" y "buenas noches" gritando hacia la ventana de la sala donde estaba recluido.

En el mitin se mostró además por primera vez en público junto a su compañera sentimental, la socióloga Rosángela da Silva, con quien se abrazó, y reiteró que pretendía casarse con ella, como ya lo había hecho saber a través de allegados y en entrevistas en la cárcel.

Al referirse a sus planes, anunció que iría a Sao Paulo y que después se preparaba para "recorrer Brasil".

Recomendamos: La filtración de las llamadas de Sergio Moro pone en la mira el caso 'Lava Jato'

La orden del juez se dio tras un dictamen del Supremo Tribunal Federal (STF) que puso fin a la obligación de encarcelar a condenados tras perder su primera apelación.

En una votación por 6 a 5, el Supremo revocó una norma de tres años de antigüedad que contribuyó al éxito de la mayor investigación de corrupción de Brasil, la llamada operación Lava Jato, en la que fueron encarceladas decenas de ejecutivos de empresas y políticos por sobornos y malversaciones.

Publicidad

Lula fue condenado como beneficiario de un apartamento en el litoral de Sao Paulo, ofrecido por una constructora a cambio de contratos en la estatal Petrobras.

Pero el ex sindicalista niega los cargos y se considera víctima de una manipulación judicial para impedirle presentarse a los comicios presidenciales de 2018, en los que resultó elegido el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Recomendamos: El presidente de Brasil promete ‘sacar las manos’ de Petrobras

Esta postura ganó fuerza cuando Bolsonaro designó ministro de Justicia al juez Sergio Moro, emblema de la operación anticorrupción Lava Jato y autor de la primera condena contra el expresidente (2003-2010).

Moro afirmó este viernes que la decisión de la suprema corte "debe ser respetada", pero sostuvo que "continuará" defendiendo la prisión después de una condena en segunda instancia. "El Congreso puede, de todos modos, modificar la Constitución o la ley" para permitirlo de nuevo, agregó.

Los fiscales de Lava Jato dijeron que el fallo hará más difícil su trabajo y favorecerá la impunidad por los "excesivos" procesos de apelación de Brasil. En una declaración dijeron que la decisión del tribunal no está en sintonía con un país que quiere poner fin a la corrupción.

Lee: Brasil negociará con el mundo sin importar ideologías, dice Bolsonaro

¿Quién se benificia con esta decisión?

Según analistas, Lula en libertad podría fortalecer tanto al PT como, paradójicamente, a Bolsonaro, que supo captar el odio de una parte del electorado hacia el ex líder sindical, prometiendo incluso hacer que el ex mandatario se "pudra en la cárcel".

Publicidad

"Para Bolsonaro es una buena noticia, porque refuerza la polarización ideológica que lo eligió. Veremos a Lula más presente en el escenario político y eso permitirá que Bolsonaro refuerce su papel de líder del campo anti-PT", dijo la AFP el analista Thomaz Favaro, de Control Risks.

Por otro lado, "la liberación de Lula empodera al PT como líder de la oposición. Pero al mismo tiempo es una figura que divide a la izquierda" y al surgimiento de una "izquierda post-Lula", agregó.

Bolsonaro hasta ahora no reaccionó, pero sí dos de sus hijos.

"Miles de presos serán liberados (...) generarán graves consecuencias sociales y económicas internas y externas", escribió el concejal Carlos Bolsonaro.

También el diputado Eduardo Bolsonaro criticó la nueva situación a la que se ve confrontada el poder judicial, aunque entre los 4.895 posibles beneficiarios de la decisión del STF muchos permanecerán en la cárcel, en régimen de prisión preventiva, debido a su peligrosidad.

La izquierda latinoamericana festeja

Distintos líderes políticos de América Latina celebraron este viernes la liberación del expresidente brasileño.

Una de las primeras felicitaciones llegó de Argentina donde el presidente electo, el peronista de centro-izquierda Alberto Fernández, saludó la liberación del ícono izquierdista, quien se vio beneficiado por una decisión de la corte suprema de Brasil

"Conmueve la fortaleza de @LulaOficial para afrontar esta persecución (solo esa definición le cabe al proceso judicial arbitrario al que fue sometido). Su entereza demuestra no solo el compromiso sino la inmensidad de ese hombre. ¡Viva #LulaLivre!", escribió en Twitter Fernández, quien asumirá la presidencia el próximo 10 de diciembre sin la presencia del mandatario brasileño Jair Bolsonaro, quien ya anunció que no acudirá a la investidura.

En Venezuela, el mandatario Nicolás Maduro también celebró la liberación de Lula, un aliado clave de su fallecido antecesor, Hugo Chávez.

"El pueblo venezolano está feliz y saluda la libertad del hermano Lula. ¡Que viva Brasil!, ¡Que viva Lula!, ¡Que viva la unión de nuestra América!", expresó Maduro durante una cadena de radio y televisión en la que transmitió imágenes de la salida de la cárcel de Lula.

De su lado, el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel envió "abrazos al luchador incansable que jamás bajó las banderas de la dignidad".

"Lula libre. Es un hecho y un triunfo de los pueblos, de la solidaridad, de la verdad", y una "derrota de la estrategia imperial y de sus lacayos", tuiteó Díaz-Canel.

Durante un acto en Managua, el mandatario nicaragüense Daniel Ortega, también celebró ver a "Lula saliendo (de la cárcel) con esa vitalidad, con esa fortaleza, con ese coraje, con ese espíritu que no ha perdido a pesar de la cárcel y la injusticia que se ha cometido con él".

La celebración se replicó en Estados Unidos. "Como presidente, Lula ha hecho más que nadie para reducir la pobreza en Brasil y para defender a los trabajadores. Estoy encantado de que haya sido liberado de prisión, algo que nunca debería haber sucedido en primer lugar", aseguró el senador estadounidense y precandidato demócrata a la Casa Blanca, Bernie Sanders.

Varios exmandatarios de la región, como el uruguayo José Mujica (2010-2015), celebraron también la medida.

"Es un día de fiesta para Brasil", dijo Mujica, senador del gobernante Frente Amplio en declaraciones al local Canal 10.

"Si el cuero (la fuerza) me da espero poder ir a verlo" después de las presidenciales de Uruguay, el 24 de noviembre, agregó.

Y mientras el gobierno ecuatoriano de Lenín Moreno no se había pronunciado, el expresidente de ese país, Rafael Correa (2007-2017), reaccionó en Twitter.

"Un abrazo, querido Lula. Eres ejemplo e inspiración para todos nosotros. Los días de los traidores están contados. ¡Hasta la victoria siempre!".

Fue también el caso del expresidente peruano Ollanta Humala (2011-2016), quien al igual que Lula es investigado por corrupción.

"Libertad de #Lula cambia sin duda el escenario político en Brasil y constituye una llamada de atención a la justicia, que le quitó su libertad y usó recursos ilegales para evitar que postule a la presidencia", tuiteó.

Y la expresidenta brasileña Dilma Rousseff celebró el regreso al ruedo de su antecesor.

"Su regreso a la vida plena, a la vida ciudadana, a la vida política es también una conquista de Lula inocente. Nosotros no nos vamos a detener aquí, no nos basta la libertad de Lula. Nosotros queremos el reconocimiento de su inocencia", aseguró Rousseff desde Argentina.

Con información de AFP y Reuters

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad