Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La prensa de Brasil demandará a Bolsonaro por poner en riesgo a periodistas

El presidente de Brasil se quitó el cubrebocas cuando anunció que dio positivo a COVID-19, un acto que fue calificado como irresponsable.
mié 08 julio 2020 11:42 AM
Mucho mejor
El presidente Jair Bolsonaro asegura que el tratamiento con hidroxicloroquina que ha tomado lo ha hecho sentir mucho mejor.

La Asociación Brasileña de Prensa (ABI, por sus siglas en portugués) anunció este martes que presentará una demanda a la Corte Suprema contra el presidente Jair Bolsonaro, a quien acusan de "poner en riesgo" la vida de los periodistas que acompañaron el anuncio de su su positivo por coronavirus.

"A pesar de saber que estaba infectado con la COVID-19, el presidente Jair Bolsonaro continúa actuando de forma criminal y poniendo en riesgo la vida de otras personas", señaló el presidente de la ABI, Paulo Jerónimo de Sousa, en un comunicado.

Publicidad

De Sousa criticó que el mandatario "rompió el aislamiento recomendado por los médicos" y "recibió periodistas de medios de comunicación que considera afines" a sus políticas para "informarles personalmente" de que está infectado con el patógeno.

Jair Bolsonaro dio positivo al nuevo coronavirus

El jefe de Estado, de 65 años y uno de los líderes más escépticos sobre la gravedad de la enfermedad, compareció con una mascarilla blanca simple y sin respetar la distancia de seguridad con los informadores, quienes durante la comparecencia sostuvieron sus micrófonos cerca de la boca tapada del gobernante.

Casi al final de su intervención, Bolsonaro dio unos pasos para atrás para alejarse unos pocos metros de los periodistas y se quitó la mascarilla a fin de pronunciar unas últimas palabras.

Para la ABI, la actitud del presidente infringió el artículo 131 del Código Penal brasileño que castiga "practicar, con el fin de transmitir a otros una enfermedad grave de la que se está infectado" o "un acto capaz de producir el contagio", bajo pena de uno a cuatro años de cárcel y multa.

La asociación consideró que el gobernante también violó el artículo 132 al "exponer la vida o la salud de otros a un peligro directo e inminente".

"No es posible que el país asista sin reacción a sucesivos comportamientos que van más allá de la irresponsabilidad y configuran claros delitos contra la salud pública", añadió De Sousa.

Publicidad

Semanas antes del anuncio de su contagio, un juez ordenó a Bolsonaro usar mascarilla en público, sin emabargo el presidente ha hecho apariciones en eventos sin usar cubrebocas, como las celebraciones del 4 de julio junto al embajador de Estados Unidos.

En los últimos días, Bolsonaro vetó varios artículos de la ley sobre el uso de mascarillas en lugares públicos para enfrentar la pandemia en Brasil, segundo país en número de muertos y de casos confirmados, después de Estados Unidos.

El líder ultraderechista, que ha despreciado la gravedad de la pandemia desde el inicio de la crisis sanitaria, confirmó este martes que está contagiado con el patógeno tras presentar algunos síntomas, como 38 grados de fiebre y dolores musculares.

No obstante, señaló que se encuentra "perfectamente bien" e informó que se está tratando con hidroxicloroquina, un antipalúdico cuyo eficacia contra la COVID-19 no está demostrada científicamente, pero que él defiende como un remedio seguro contra la enfermedad.

El martes por la tarde, Bolsonaro dijo que ya se sentía mucho mejor al tomar lo que describió como su tercera dosis de hidroxicloroquina.

Hay poca evidencia científica que respalde la eficacia del medicamento contra la malaria para tratar el COVID-19 pero Bolsonaro, como su par estadounidense Donald Trump, la ha defendido como una potencial cura.

Publicidad

"A los que están en contra de la hidroxicloroquina, pero no presentan alternativas, lamento informar que estoy muy bien con su uso y, con la gracia de Dios, viviré por mucho tiempo", escribió Bolsonaro en Twitter junto a una fotografía en la que aparece sin mascarilla y sonriendo.

La agenda pública del presidente mostró cuatro videoconferencias con funcionarios de alto rango del gobierno, incluyendo al ministro de Defensa, Fernando Azevedo.

Con 1,6 millones de casos confirmados, Brasil tiene el peor brote de coronavirus fuera de Estados Unidos. El virus ha provocado la muerte de más de 66.000 personas en el país más grande de América Latina.

El manejo de la crisis de Bolsonaro ha generado críticas de expertos en salud pública ya que se opone a los esfuerzos estatales y de ciudades para imponer distanciamiento social, argumentando que el daño económico sería peor que la propia enfermedad.

El mandatario ha relevado de sus cargos a dos ministros de Salud durante la pandemia, ambos médicos, y los reemplazó de manera interina con un general de Ejército en servicio.

Con información de EFE y Reuters

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad