Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Melania Trump recuerda a las víctimas del COVID-19 en la Convención Republicana

En contraste con otros oradores, la primera dama de Estados Unidos uso un tono conciliador para llamar a la unidad, en un discurso en el que destacó la capacidad de su esposo para actuar.
mié 26 agosto 2020 12:00 PM
Defensa
Las palabras de Melania Trump supusieron un marcado contraste respecto al tono de los oradores precedentes en la Convención Republicana, plagada de advertencias sobre el fin del sueño americano.

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, sorprendió este martes con un discurso en el que reconoció el dolor provocado por la pandemia del coronavirus y ofreció consuelo a las víctimas en Estados Unidos, en contraste con el beligerante discurso dominante en la convención republicana.

"Mi más profunda simpatía va con todos aquellos que han perdido a un ser querido, y mis oraciones están con aquellos enfermos y en sufrimiento", afirmó.

Publicidad

Desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, con el presidente en primera fila en medio de una audiencia en su mayoría sin tapabocas y sin distancia social, la ex modelo eslovena reconoció el impacto del "enemigo invisible", que se cobró la vida de unos 178,000 estadounidenses y sumió al país en una aguda recesión.

"Sé que muchas personas están ansiosas y algunas se sienten impotentes. Quiero que sepan que no están solos", dijo.

Comentó, también, la agitación racial que vive el país, con olas de protestas ante los repetidos casos de brutalidad policial contra ciudadanos afroamericanos.

"Es una realidad dura. No estamos orgullosos de partes de nuestra historia. Animo a la gente a centrarse en nuestro futuro, mientras todavía aprendemos de nuestro pasado", subrayó.

Los republicanos formalizan candidatura de Donald Trump a la reelección

Diez semanas antes de las elecciones del 3 de noviembre, el discurso de la tercera esposa de Trump no ensalzó los éxitos económicos de su marido ni prometió una recuperación en forma de "V", como hizo antes el consejero de Trump, Larry Kudlow, que llegó a hablar del coronavirus en pasado.

Pero sí presentó a Trump como un político que "no solo habla, obtiene resultados", y que "no ha perdido ni perderá el foco" en la gente más allá de "titulares negativos o falsos en los medios o ataques" de sus opositores.

"Donald no descansará hasta que haya hecho todo lo posible por todos los afectados por esta terrible pandemia", aseguró la mujer de 50 años.

Publicidad

Melania Trump buscaba con su discurso dejar atrás su desastrosa aparición durante la Convención Republicana de 2016, cuando fue acusada de plagiar pasajes enteros de la alocución de Michelle Obama de 2008.

Su sola mención de la tragedia del coronavirus que sacude Estados Unidos contrastó con el tono que ha tenido hasta ahora el cónclave partidario, repleto de alertas contra el caos y la violencia que para los republicanos supondría el "socialismo" de la "izquierda radical" que representa el candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

En esta línea se expresó la copresidenta de Latinos por Trump, Jeanette Núñez, quien pidió este martes el voto para el actual presidente porque "Estados Unidos nunca será un país socialista", al defender su resolución para "confrontar a los tiranos" en Venezuela, Cuba y Nicaragua.

"Ha defendido nuestra libertad religiosa, ha apoyado a aliados democráticos como Colombia y ha demostrado una determinación inquebrantable al enfrentarse a tiranos en países como Venezuela, Cuba, China y Nicaragua", dijo por su parte la vicegobernadora de Florida, Jeanette Nuñez, hija de cubanos que escaparon de la revolución de Fidel Castro.

¿Quién es Joe Biden? Conoce al rival demócrata de Trump en las elecciones

En el mismo tono, se dirigió Eric Trump, uno de los hijos mayores del presidente, quien aseguró que su padre ganará la elección del 3 de noviembre.

Publicidad

"El espíritu estadounidense derrotó al fascismo y al comunismo y en 68 días derrotará las opiniones vacías, opresivas y radicales de la extrema izquierda", prometió Eric Trump, de 36 años, uno de los cinco hijos del presidente.

Tiffany Trump, la otra hija del mandatario que habló en la convención el martes, llamó a mantenerse "fiel" al sueño americano, amenazado según los republicanos por Biden. "Un voto por mi padre es un voto para defender nuestros ideales estadounidenses", enfatizó la joven de 26 años.

Límites difusos

Como en la primera jornada, el mandatario aprovechó su púlpito para actos eminentemente partidistas que han provocado las críticas por parte de la oposición demócrata por ser inapropiado y de dudosa legalidad.

Uno de los más llamativos fue su participación en la jura de nacionalidad estadounidense de cinco inmigrantes, de los que destacó que "siguieron las reglas" y "obedecieron las leyes", en una ceremonia poco habitual que fue transmitida durante la Convención Nacional Republicana.

Los migrantes eran dos hombres de Bolivia y Ghana y tres mujeres del Líbano, India y Sudán.

El presidente, que ha tratado de disminuir de forma drástica la migración irregular y también la legal, felicitó a los nuevos ciudadanos y se dirigió a ellos uno a uno, contando su historia y sus méritos.

Previamente, Trump había concedido el perdón presidencial a John Ponder, un antiguo preso por robo y que ha lanzado una asociación para facilitar la reinserción.

"La vida de Ponder es un hermoso testimonio del poder de la redención", aseveró el mandatario.

Otro hito, aunque no en vivo, fue el mensaje del secretario de Estado, Mike Pompeo, grabado en Israel durante una gira oficial.

"El presidente Trump puso en práctica su visión de Estados Unidos primero. Puede que no lo haya hecho popular en todas las capitales del mundo, pero funcionó", afirmó Pompeo, al repasar la ofensiva contra China e Irán, el acercamiento a Corea del Norte y... la mudanza de la embajada estadounidense a Jerusalén.

La fe, la libertad religiosa, las menciones a Dios y los pedidos de bendiciones para Estados Unidos fueron una constante en esta segunda noche de convención.

El discurso de Pompeo, que no tocó temas como Venezuela o Cuba, no sólo será recordado por subrayar la política exterior de Trump con la Ciudad Santa de fondo, sino por difuminar los límites entre diplomacia y política partidaria, algo que la campaña de Biden consideró como un "uso descarado de su cargo para propósitos abiertamente políticos".

Trump, 7.6 puntos porcentuales en promedio por debajo de Biden en las encuestas, volverá a estar en el ojo de la tormenta por eso el jueves, cuando pronuncie su discurso de aceptación de la candidatura de su partido desde la propia Casa Blanca.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad