Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Con ataques contra Joe Biden, Donald Trump acepta la nominación republicana

El presidente, quien busca su reelección, aseguró que el candidato demócrata busca destruir el modo de vida estadounidense e imponer ideas socialistas en el país.
vie 28 agosto 2020 08:00 AM
Donald Tru
Donald Trump calificó a la jueza Amy Coney Barrett como una de las mentes más brillantes de su país.

El presidente estadounidense, Donald Trump, arremetió el jueves contra el "débil" Joe Biden, su rival demócrata en la carrera por la reelección, al aceptar la nominación republicana en un país en carne viva por la COVID-19 y las tensiones raciales.

Trump utilizó el miedo a un país inseguro y controlado por una izquierda radical como eje principal de su discurso ante la Convención Nacional Republicana, en el que aceptó la nominación de su partido para optar a la reelección

Publicidad

"Estas son las elecciones más importantes de la historia de este país", subrayó el mandatario en su discurso, pronunciado en el jardín sur de la Casa Blanca ante alrededor de 1,500 personas sentadas en sillas sin separación ni apenas mascarillas.

Los republicanos formalizan candidatura de Donald Trump a la reelección

"Esta elección decidirá si salvamos el sueño americano, o si permitimos que una agenda socialista demuela nuestro precioso destino", dijo el mandatario, flanqueado por banderas estadounidenses en un imponente estrado montado en los jardines de la Casa Blanca.

"Biden es débil", dijo sobre el exvicepresidente de Barack Obama. "No es el salvador del alma de Estados Unidos (...) y si se le da la oportunidad, será el destructor de la grandeza estadounidense", afirmó.

La segunda nominación del magnate republicano, de 74 años, llega en medio de una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes, con unos 180.000 muertos por COVID-19, 10.2% de desempleo, y masivas manifestaciones contra el racismo y la brutalidad policial.

Contra el COVID-19

Los ataques a los demócratas ocuparon la mayor parte del largo discurso de Trump, de una hora y diez minutos, con apenas algunas breves menciones al final a lo que haría en un segundo mandato, y una larga defensa de su gestión de la crisis del COVID-19, incluida la promesa de que Estados Unidos tendrá una vacuna antes de fin de año.

"Produciremos una vacuna antes de que finalice el año, ¡o tal vez incluso antes!", dijo. "Derrotaremos el virus, acabaremos con la pandemia y saldremos más fuertes que nunca".

Publicidad

También aprovecho para criticar la estrategia que su rival anunció la semana pasada, que incluye medidas como el uso masivo de pruebas.

"El plan de Biden no es una solución al virus, sino una rendición", insistió el mandatario, al asegurar que su rival "cerraría" el país y eso llevaría a un aumento en las "sobredosis, depresión, alcoholismo, suicidios, infartos y devastación económica".

El COVID-19 estuvo casi totalmente ausente de la convención excepto por las palabras de compasión de la primera dama, Melania, quien reconoció el martes el impacto del "enemigo invisible" y el dolor y angustia que ha generado.

La otra voz que habló de la preocupación del presidente por pandemia fue su hija mayor y asesora, Ivanka, quien el jueves presentó a su padre en un apologético discurso en el que pidió "cuatro años más".

Trump Jr. elogia el legado económico de su padre en la convención republicana

Trump también aludió a las protestas contra el racismo y la violencia policial que han inundado Estados Unidos desde el homicidio de George Floyd en mayo, pero lo hizo para condenar la "débil" respuesta de los demócratas a lo que describió como una "turba", sin diferenciar entre las manifestaciones mayoritariamente pacíficas y los contados episodios de saqueos.

"Su voto decidirá si protegemos a los estadounidenses que cumplen la ley o si damos rienda suelta a anarquistas violentos, agitadores y criminales que amenazan a nuestros ciudadanos", subrayó.

Publicidad

Salpicadas por actos de violencia, las manifestaciones tienen en vilo a Kenosha, una pequeña ciudad en Wisconsin, donde el domingo un policía blanco le disparó por la espalda a un joven negro, Jacob Blake.

El miércoles, un adolescente blanco, supuestamente partidario de Trump, fue detenido sospechoso de matar a dos personas y herir gravemente a una tercera durante enfrentamientos la noche del martes.

Migración y política exterior

En el plano migratorio, Trump defendió que "las fronteras de Estados Unidos hoy son más seguras que nunca", y añadió sobre su promesa estrella de campaña, que ha cumplido parcialmente: "El muro (en la frontera con México) pronto estará completo, y está funcionando de una forma que supera todas nuestras expectativas".

Si es reelegido, prometió que seguirá atacando a las ciudades santuario, que protegen a los indocumentados, y asegurará que los inmigrantes sin papeles no tienen acceso a "los seguros médicos federales", mientras que Biden "eliminaría las fronteras de Estados Unidos en medio de una pandemia global".

Trump no mencionó su política hacia Venezuela o Cuba, que es importante en el estado clave de Florida, y apenas se refirió a México para defender el tratado comercial T-MEC. En el apartado de política exterior, prefirió hablar de sus medidas hacia Israel, su combate al Estado Islámico y su guerra comercial con Beijing.

"China se apoderaría de nuestro país, si Joe Biden es elegido. Yo les haré rendir cuentas por la tragedia que han causado en todo el mundo", prometió en referencia al origen chino de la pandemia.

Biden responde a Trump

Biden respondió en Twitter a las críticas de Trump. "Recuerden: todos los ejemplos de violencia que denuncia Donald Trump han sucedido durante su mandato. Bajo su liderazgo. Durante su presidencia", dijo.

El candidato demócrata denunció más temprano lo que considera una explotación cínica de sucesos trágicos por parte del presidente.

"En lugar de buscar calmar las aguas, agrega leña al fuego. La violencia no es un problema para él, es una estrategia política", dijo en una declaración. "Y cuanto más, mejor para él".

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, deploró que el presidente no haya cumplido con su deber de proteger a los estadounidenses.

Aseguró que "siempre defenderá" a los manifestantes pacíficos, pero no a "los que saquean y cometen actos de violencia". También advirtió contra hacer justicia por mano propia, una alusión velada al adolescente arrestado.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad