Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Los elogios hacia McCain en realidad son "pedradas" para Trump

Los líderes mundiales de la actualidad parecen reconocer al hombre que hubieran escogido por encima del mandatario actual en EU, comenta Nic Robertson.

(CNN) - La muerte del senador John McCain ha desatado una efusión internacional de simpatía, respeto y críticas apenas veladas hacia el presidente Trump.

Las condolencias y elogios que llegan de los líderes mundiales parecen amplificar la posición de McCain contra su presidente.

La primera ministra británica Theresa May, quien fue criticada públicamente por Trump el mes pasado, dijo que "John McCain fue un gran estadista, que encarnaba la idea del servicio por encima de uno mismo".

Lee: El último mensaje de John McCain al presidente Donald Trump

Es difícil leer esas palabras y no percibir la frustración y entender el subtexto sutil.

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, fue menos delicado (recordemos que Alemania y Trump han protagonizado varios desacuerdos, en especial respecto a la OTAN): "John McCain era un convencido defensor de una asociación transatlántica fuerte y confiable, especialmente en tiempos difíciles. Él creía en nuestros valores y principios compartidos".

Publicidad

Maas deja pocas dudas de a quién hubiera preferido ver en la Casa Blanca.

OPINIÓN: Trump realmente no sabe qué hace grande a EU

Y la lista continúa.

Los europeos están claramente preocupados por la aparente disposición de Trump de darle un trato preferencial a nuevos amigos, como Vladimir Putin, por encima de los aliados tradicionales de Estados Unidos.

En aquellos países que anteriormente estaban bajo el control férreo de la Unión Soviética, los elogios reflejan un anhelo del tipo de constancia en las relaciones estadounidenses que McCain defendió.

OPINIÓN: ¿Qué quiere Estados Unidos?

El presidente de Eslovaquia, Andrej Kiska, elogió a McCain como "un hombre valiente, de sólidos principios y luchador incansable por los valores que compartimos en ambas orillas del Atlántico" .

El primer ministro de Estonia, Juri Ratas, dijo que "era un hombre valiente y decidido que mostraba una comprensión notable de los asuntos mundiales. Sus contribuciones a la seguridad de los Estados bálticos nunca serán olvidadas".

La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, describió la muerte de McCain como "una gran pérdida no solo para nuestra región sino para el mundo entero".

Lee: El mundo despide al senador John McCain, quien murió a los 81 años

Y el presidente de Letonia, Raimonds Vejonis, que completa el grupo de líderes bálticos perplejos por la aparente ambivalencia de Trump respecto a sus preocupaciones sobre la agresión rusa, agregó que McCain era "un verdadero defensor de la democracia y la libertad, y un gran amigo de Letonia".

Amigo de muchos

Con todo, sería equivocado sugerir que McCain ha cosechado tan caros elogios simplemente porque canaliza la frustración hacia Trump.

Él fue respetado por quién era. Viajó por el mundo como un incansable defensor de Estados Unidos e hizo muchos amigos en el camino.

Lee: El congreso estadounidense se prepara para despedir a John McCain

Recuerdo cuando lo conocí en Afganistán (en ese momento era uno de los lugares más peligrosos a los que podía ir un senador estadounidense), fue implacable en descubrir los hechos por sí mismo, sin importar el daño potencial al que se exponía.

El presidente afgano Ashraf Ghani le elogió el domingo: "El senador McCain sirvió a su país honorablemente en uniforme y su servicio en el Senado es verdaderamente ejemplar. Recordaremos su dedicación y apoyo para la reconstrucción de Afganistán".

Cuando McCain, en el verdadero sentido de la palabra, estuvo en peligro (fue prisionero de guerra durante cinco años y medio en Vietnam, de 1967 a 1973), fue recordado por vietnamitas y estadounidenses por igual con flores y homenajes.

OPINIÓN: Así sería una serie televisiva sobre el gobierno de Trump

Un estadounidense que visitaba el monumento cerca del lago Truc Bach, a las afueras de Hanoi, donde el avión bombardero de McCain se estrelló hace 51 años, dijo a la agencia de noticias Reuters que McCain "fue el último candidato al que voté como presidente".

Los líderes mundiales de hoy, que no votan en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, parecieron reconocer al hombre que hubieran escogido por encima del mandatario actual. Y no lo han hecho colectivamente, en una declaración conjunta cuidadosamente coreografiada, sino que individualmente han escogido lo que es importante para ellos y sus países en lo que equivale a una andanada de críticas dirigidas a Trump.

El nuevo primer ministro de Australia, Scott Morrison, señaló que "el senador John McCain era un verdadero amigo de Australia comprometido a fortalecer la alianza entre nuestras dos naciones".

Lee: John McCain deja el tratamiento para el cáncer cerebral, dice su familia

El presidente Trump tuvo una relación desastrosa con el predecesor de Morrison, Malcolm Turnbull, colgándole el teléfono por un desacuerdo sobre los refugiados.

Por supuesto, todos estos homenajes puede explicarse simplemente por lo que son: condolencias bien intencionadas.

Después de todo, es la habilidad de cualquier político consumado encontrar frases que atraigan a todos. Lo que yo entiendo puede no ser lo que otros interpreten.

OPINIÓN: Rusia ataca la democracia de EU para ayudar a Trump

No obstante sería ingenuo no advertir que, cuando mínimo, lo que se ha dicho en homenaje a McCain, ya sea intencionalmente o no, constituye también un coro que trasluce el desasosiego que despierta Trump entre los aliados de Estados Unidos.

Solo en eso, el senador John McCain recibió el mayor reconocimiento de todos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad