Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

2020: El año de las telecomunicaciones

El sector mexicano de las telecomunicaciones requiere en el 2020 mayor competencia y una base regulatoria que aporte mayor certidumbre a inversores extranjeros, dice Anderson Ramires.
mié 01 enero 2020 12:00 PM
telefonia.jpeg
El mercado de la telefonía está concentrado en un proveedor, un desafío para México, opina Anderson Ramíres.

(Expansión) - Durante el tercer trimestre de 2019, el PIB del sector de las telecomunicaciones creció un 7% de forma interanual, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y ya aporta el 2.7% al PIB nacional. Este incremento, sin duda, es una excelente noticia para el sector y abre un panorama alentador para las empresas, tanto locales como extranjeras. Dentro de esta tendencia optimista, debemos destacar tres noticias que han ocupado los titulares y que están impulsando el crecimiento: el reciente Plan Nacional de Infraestructura, el acuerdo entre dos grandes compañías de la industria e inversiones privadas anunciadas de jugadores del sector.

De acuerdo con el primer factor, cabe destacar que la inversión en el sector no integra el grueso del monto del nuevo Plan Nacional de Infraestructura -contempla la ejecución de 147 proyectos en tres años, una inversión de 859,000 millones de pesos (mdp)- sin embargo, sigue siendo una excelente noticia y confirma el interés público por continuar impulsando el sector. El Gobierno prevé la realización de cuatro proyectos:

1. Brindar enlaces dedicados simétricos sólo para el sector corporativo: 400 mdp en 2020

2. Inversión en telefonía móvil y fija: 86,161 mdp en 2020

3. Diseñar, desplegar, operar y mantener la Red Compartida de banda ancha móvil de voz y datos 4.5G: 11,492 mdp entre 2021 y 2022

4. Radiodifusión y telecomunicaciones: 20,000 mdp, entre 2021 y 2022

Los últimos dos anuncios no pueden entenderse por separado. Sin duda, suponen un antes y después en el mercado, puesto que incrementan la competencia y beneficiarán a los consumidores en términos de calidad, cobertura y precio.

Publicidad

Retos actuales: regulación, competencia y conectividad

Cuando hablamos del mercado mexicano de las telecomunicaciones, nos referimos a una situación atípica. Por un lado, tenemos una población cercana a los 130 millones de personas, en la que existen 83 millones de celulares y 74 millones usuarios de Internet, según datos del Inegi. Por el otro, nos encontramos con un mercado concentrado en muy pocas manos, con la existencia de un proveedor preponderante cuya cuota de mercado supera el 50%.

Teniendo en cuenta esta coyuntura, los principales desafíos para el sector de las telecomunicaciones en México son: El incremento de la competencia, el acceso a la red a costos regulados, los costos de espectro para expansión de las nuevas tecnologías (i.e. 5G y IoT) y crear una base regulatoria que aporte mayor certidumbre a los inversores extranjeros que garantice la estabilidad y seguridad de su inversión en el país.

Según el estudio Eficacia en la fijación de los precios del espectro en América Latina, elaborado por GSMA, México es uno de los países más caros de la región, puesto que tasas anuales representan cerca de 85% del costo total de la licencia. El elevado precio no solo complica la adquisición de espectro, sino que también dificulta que las compañías pueden responder a la elevada demanda que viene, derivada la implementación de 5G y Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés). Por tanto, sería necesario que tanto el regulador como las compañías aboguen por la reducción de las tarifas para lograr un terreno de juego más inclusivo.

Publicidad

Asimismo, pensando en el aumento de la demanda y la implementación de nuevas tecnologías, también sería necesario facilitar el despliegue de red por parte de los operadores privados, así se determine cómo se llevará a cabo. En este sentido, sería conveniente realizar modificaciones a la actual legislación, contemplando incentivos que permitan este acceso.

En materia de competitividad, es necesario implementar medidas asimétricas que garanticen una oferta más justa, que equilibre la posición de los jugadores actuales. El desafío no es nuevo y, aunque ha sido abordado en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión de 2014, todavía no se han reducido las distancias.

Para poner un poco más de luz sobre la situación del sector y despertar un interés mayor por parte de los inversores extranjeros que, sin duda, tienen la vista puesta en el atractivo de nuestro país, es muy importante dar mayor celeridad a los cambios ya vigentes y buscar también un espacio de diálogo que ayude a una mayor colaboración entre organismos públicos, reguladores y empresas privadas. Confío en que, si hoy los datos son alentadores, 2020 y los años venideros traerán todavía mayores oportunidades tanto para la industria como para el crecimiento del país. ¡Buen inicio de año!

Nota del editor: Anderson Ramires es Socio Líder de TMT & Digital Services en PwC México. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad