Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La banca en México, 10 años después

El comportamiento de las tasas activas sugiere que para los bancos no ha sido fácil trasladar las mayores tasas de interés de la economía en el precio de sus créditos, opina Eduardo López Ponce.
mié 26 febrero 2020 10:07 AM
La banca en México - bancos mexicanos - créditos
Actualmente, la ABM está integrada por 50 socios del sistema financiero.

(Expansión) – A inicio del año se viralizó en redes sociales el #TenYearChallenge, el cual consistía en comparar una foto personal actual con una de hace 10 años. El tiempo trae cambios y esto aplica también para la economía y sus sectores, así que, aunque tarde, nos sumamos al reto: así ha cambiado el sector bancario en 10 años*.

Lo primero que observamos cuando comparamos las dos fotos es que aunque la banca ha crecido mucho, todavía se ve muy joven. En los últimos 10 años, el crédito otorgado por los bancos aumentó un 175%, pasando de P$1.97 billones en 2009 a P$5.41 billones en 2019. En términos reales, el crédito creció en promedio 6% cada año, mientras el PIB de México crecía en promedio al 2%, por lo que la banca creció a un ritmo de tres veces el aumento de la economía.

Publicidad

Las tasas de crecimiento superiores al PIB suelen observarse en sectores que aún no están en la fase madura de su ciclo de vida, digamos que es natural que los sectores “jóvenes” crezcan más rápido que los “maduros”.

Otro indicador que complementa lo anterior es la penetración del crédito en la economía (monto del crédito/valor del PIB), el cual pasó de 13% en 2009 a 29% en 2019. Sin duda la importancia del crédito es mayor; sin embargo, en la comparación con otros países aún es baja. Según cifras del Banco Mundial, en Brasil la penetración es de 62%, en Chile de 81% y en Colombia 50%.

El crecimiento es importante, pero no es lo único, también debe cuidarse la calidad de los créditos, lo cual también creo se ha hecho bien ya que en el periodo observamos una reducción del índice de morosidad (de 3.1% en 2009 a 2.2% en 2019).

Otros indicadores nos sugieren que el entorno bancario se ha vuelto más competitivo en este periodo. Frecuentemente se escucha que el mercado bancario en México está concentrado en pocas instituciones, lo cual es verdad si consideramos que de los 51 bancos existentes tan sólo 10 concentran un 89% del mercado; sin embargo, hace 10 años teníamos 43 bancos y los 10 principales jugadores tenían una participación del 93%. Podemos decir que el pastel se ha hecho más grande y se ha repartido entre más invitados.

Y evidentemente aquí surge una pregunta: ¿los consumidores de crédito nos hemos beneficiado? El desempeño de las tasas interés sugiere que sí. En teoría, bajo ciertas condiciones, la mayor competencia en un mercado debería reflejarse en menores precios. En cuanto al mercado de crédito, el precio del dinero (la tasa de interés) ha mostrado un comportamiento que sugiere que los bancos, a pesar de la concentración, no han ejercido poder de fijación de precios.

Publicidad

En 2009 la tasa activa (la tasa que cobran los bancos) era de 13.6% mientras que 10 años después pasó a 13.4%. En ese mismo periodo, las tasas de referencia en la economía han aumentado, por ejemplo la TIIE 28 pasó de un promedio de 5.9% a 8.3%.

Ahora bien, recordemos que los bancos no sólo compiten por dar créditos, también lo hacen para captar depósitos y aquí el precio que nos interesa es la tasa pasiva (la tasa que pagan los bancos), la cual pasó de 4.2% en 2009 a 5.2% en 2019.

El comportamiento de las tasas activas sugiere que para los bancos no ha sido fácil trasladar las mayores tasas de interés de la economía en el precio de sus créditos, mientras que sus costos si han reflejado una mayor sensibilidad a las tasas. Nos cobran casi lo mismo por prestarnos y nos pagan más por nuestros depósitos.

Para profundizar en el tema de la competencia, valdría la pena hacer un análisis desagregado por tipo de crédito, ya que seguramente arribaríamos a conclusiones distintas si analizamos el crédito comercial o el hipotecario. Por lo pronto, podemos decir que a nivel agregado la menor concentración de mercado, el mayor número de participantes y el comportamiento de las tasas sugieren un entorno más competitivo.

En resumen, la foto del panorama general sugiere que en estos 10 años la banca ha logrado crecer y mejorar la calidad de la cartera al tiempo que es más competitiva.

Nota del editor: Eduardo López Ponce es Analista Bursátil en Grupo Financiero Ve por Más. Es economista de profesión, con más de cinco años dedicados al análisis bursátil. Actualmente se enfoco al análisis de la banca y el sector de bienes raíces. Síguelo en Twitter como @EduardoLopezPo1. Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

*La información corresponde a las cifras de nivel agregado de la banca comercial durante el período 2009-2019, con base en información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad