Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Mecanismo de estabilidad o inestabilidad?

El reconocimiento de las desigualdades desde un ámbito constitucional puede ser el instrumento legal que saque a nuestro país de una polarización económica, opina Elvira Daniel Kabbaz Zaga.
mar 06 octubre 2020 05:00 AM

(Expansión) – Uno de los grandes retos del actual gobierno es cumplir con la promesa de sacar a millones de mexicanos de la pobreza. “Por el bien de todos, primero los pobres”, es la frase que caracteriza la lucha del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, acabar con el rezago social de un país caracterizado por desigualdad es mucho más complejo de lo que parece.

Se requieren de mecanismos legales y de facto que garanticen que las políticas que este gobierno impulse trasciendan en el tiempo. México se define constitucionalmente como República Representativa, Democrática y Federal, entonces el Estado Mexicano pretendió, desde su independencia, homologar sus diferentes partes territoriales para lograr una unidad.

Publicidad

Punto y aparte, motivo de un largo ensayo sería discutir si nuestro país tiene o no vocación federalista, entendida ésta como el pacto entre iguales que ceden parte de su soberanía en alianza para lograr un fin común. Lo cierto es que el diseño institucional federal pone en un mismo plano al Estado de México, Nuevo León, Oaxaca y Chiapas, por poner un ejemplo, con una aportación porcentual del PIB en 2018 por Entidad que va del 8.8; 7.6; 1.6 y 1.5 respectivamente (INEGI).

Así las cosas, el reconocimiento de las desigualdades desde un ámbito constitucional puede ser el instrumento legal que saque a nuestro país de una polarización económica, social, cultural y política que cada vez cala más hondo. Ser capaces de observar que existen en la vida jurídica y política nacional asimetrías de facto y tal vez hasta de iure (o de derecho) puede ser el origen que abra la puerta a una discusión seria.

Tal es el caso del reconocimiento de “usos y costumbres” que hace el Artículo Segundo de la Constitución Política Federal, y que puede argumentarse como instrumento de asimetría; lo cierto es que la frase que antecede al establecimiento de derechos de los pueblos indígenas es que “La Nación Mexicana es única e indivisible” y es, sobre dicha base, que se suscribieron el establecimiento de políticas y la distribución de facultades expresas, tácitas, coincidentes y residuales, por señalar de manera breve el diseño facultativo constitucional.

Los datos del Coneval nos demuestran que la implementación de políticas de “equidad o igualdad” en el país han incrementado la brecha de pobreza (CONEVAL), haciendo más ricos a los Estados prósperos y más pobres a los que año con año presentan un PIB negativo. Vale la pena señalar lo que sucede en materia de actividad industrial, pues la regulación asimétrica de iure (o de derecho) idealmente se debería establecer en la Ley Suprema, pero podría reconocerse también, como en el caso de Canadá o España, a través de tratados de facto que aceptan las partes firmantes como el caso del Pacto Oaxaca, propuesto por el sector empresarial (CONCAMIN), pero retomando y reconociendo el Plan Nacional de Desarrollo que ha propuesto el Gobierno Federal.

Para ilustrar lo que implica el desarrollo de la industria en el ámbito nacional, vale la pena hacer un “zoom in” al sector energético y señalar que más del 80% de la infraestructura de transporte de gas natural se encuentra del centro al norte del país, y lo que implica que menos del 20% se ha desarrollado en el sur-sureste. Aunado a que gran parte del uso en el sur es para actividad petrolera, la que no tiene un efecto directo en la industria nacional, ni en la creación de empleos por parte del sector privado.

Publicidad
La pandemia enluta América Latina y amenaza con borrar una década de avances

Aun más grave es señalar que menos del 15% del gas para la industria privada se consume en el sur-sureste de México. Hay entonces una estrecha relación entre la creación de empleos, riqueza y crecimiento del PIB con el acceso a combustibles ambientalmente sostenibles y económicamente competitivo

Y la pregunta que debemos hacernos es: ¿por qué es esto importante?: El Pacto Fiscal Federal que hoy simétricamente regula la transferencia de recursos fiscales a las entidades federativas es directamente proporcional a la recaudación fiscal que cada Estado tiene, aún y cuando existen otros parámetros a ponderar como el índice de marginación y tamaño de la población, lo cierto que es la recaudación de cada Estado es definitoria en la recepción de transferencias federales.

El establecimiento de una regulación asimétrica flexible y en constante movimiento, con una fórmula equilibrada a largo plazo, será el único instrumento que permita lograr, al cabo de varios años, una simetría verdadera; entonces así y solo así, estaremos en condiciones de “tratar igual, a los iguales”.

Nota del editor: Elvira Daniel Kabbaz Zaga es Directora General de Centro Nacional de Transporte de Gas Natural (CENAGAS), fue Diputada Constituyente a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Síguela en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad