Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Utilidades o ganancias razonables?

En México hacen falta muchos más empresarios y debemos cambiar la visión del papel que tienen en la sociedad, opina Mauricio Hubard.
vie 05 febrero 2021 12:02 AM

(Expansión) - "Muchos miran al empresario como el lobo al que hay que abatir, otros lo miran como la vaca que hay que ordeñar; pero muy pocos lo miran como el caballo que tira del carro": Winston Churchill.

Hace unos meses el presidente López Obrador dijo que las empresas deben de generar “utilidades razonables”, que no deben abusar del pueblo.

Publicidad

La falta de acceso a productos y oportunidades es lo que les ha limitado su desarrollo, no hay que verlos de forma paternalista, ellos son los grandes empresarios, con micro y pequeñas empresas en México, que deben lograr las mayores utilidades posibles con su actividad productiva.

Es un mensaje populista y muy peligroso, ya que al gobierno no le toca regular las utilidades que una empresa genera.

Vayamos de lo macro a lo micro: tomemos el caso de un país que cuenta con un sistema económico que fomenta la inversión, la creación de empresas que generan empleos, que ofrecen al mercado productos y servicios competitivos y que con su actividad aportan fiscalmente los recursos necesarios al gobierno para que éste a su vez invierta en educación (que debería ser prioridad en todas las naciones), infraestructura, servicios de salud, etc. Este tipo de país está generando utilidades, riqueza.

Cuando un empresario o grupo de empresarios (sin importar el tamaño de la inversión o del negocio) arriesga parte de su patrimonio personal para emprender un negocio, que ofrezca a la sociedad los productos y servicios que requiere, y lo hacen de forma responsable, competitiva, sustentable y rentable, están generando riqueza para ellos, para los trabajadores y para el país.

Por su parte, cuando un trabajador se presenta en su empleo, lo cuida y aporta de forma positiva a la empresa, ganando un sueldo mediante su actividad. Este sueldo, independientemente del monto, es generación de riqueza para él y para su familia.

La generación de riqueza es el resultado de una actividad productiva, del desarrollo de un valor agregado que aporta los recursos necesarios para una mejor calidad de vida, elemento básico para el progreso de las personas, familias, sociedades y países.

Países como Canadá y Estados Unidos (nuestros socios comerciales en el T-MEC) han desarrollado sistemas económicos que facilitan la generación de utilidades. Steve Jobs, Bill Gates, Jeff Bezos, Elon Musk, por citar a algunos, han generado productos y servicios de vanguardia, lo que se ha traducido en una generación de riqueza enorme.

 
La responsabilidad social con visión de negocios | Expansión Live

Emprender implica muchos riesgos. Se calcula que de cada 10 empresas que se crean, solo dos duran más de cinco años.

Los empresarios que logran crear y desarrollar en el tiempo empresas productivas -con disciplina en la toma de decisiones, las personas adecuadas a cada puesto y capacitadas, motivadas, con inversión constante y reinversión de utilidades; eficiencia en los procesos; expansión del negocio mediante nuevos productos o servicios; crecimiento regional e internacional- deben buscar que las empresas logren el mayor porcentaje de utilidades que la empresa pueda generar.

Con estas utilidades se debe actuar de forma responsable con los trabajadores que ayudan a generarlas, con las comunidades donde las producen, con el medio ambiente, con el pago justo de impuestos, y por supuesto, con los inversionistas al pagar dividendos y aumentar el valor patrimonial de su participación en la empresa.

Con estos dividendos se crean nuevas empresas y así se va formando un circulo virtuoso que genera riqueza en el país, más empleos, impuestos, y si estos son bien aplicados, permiten al país avanzar en eliminar la pobreza, a generar la movilidad tan necesaria de la clase baja a la media en la población.

Incluso, ante las nuevas tecnologías, debería haber un pacto entre empresarios y gobierno, a fin de preparar al país a una transición hacia los empleos que se van a requerir, y ya se requieren en la nueva economía; por ejemplo, programadores de calidad que permitan a México ser un país donde se genera tecnología, software de inteligencia artificial, apps, etcétera. El promedio de edad en México es de 29 años (Censo 2020 del INEGI), debemos aprovechar esto para entrar al mercado de la tecnología en todas sus formas.

En México hacen falta muchos más empresarios y debemos cambiar la visión del papel que tienen en la sociedad. ¿Quiénes van a generar los millones de empleos que el país requiere si no son los empresarios? Si consideramos además que el mayor porcentaje de empleos son generados por las micro y pequeñas empresas, debemos entonces fomentar cada día una mayor inversión en empresas que les provean de los productos y servicios, financiamiento adecuado que requieren; más con la pandemia.

¿Es mala la generación de riqueza, de utilidades? Por supuesto que no, todo lo contrario, el problema es la dificultad para generarla, por lo que, lo realmente malo es su destrucción.

México no debe pensar en “utilidades razonables”, debe pensar en contar con una planta productiva competitiva a nivel mundial, es una obligación de las empresas, el gobierno y los sindicatos.

Se puede y, porque se puede, debemos hacerlo.

Nota del editor: Mauricio Hubard es Fundador y Presidente de Juntos Financiera , estudió Relaciones Industriales en la Universidad Anáhuac del Sur, graduado de la escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School) en la maestría ejecutiva “Owners, President Management Program, OPM “ en la generación 34, es miembro activo del Harvard Alumni Association, ha tomado diversos cursos en esta escuela relacionados con Microfinanzas, Gobierno Corporativo, entre otros; Desarrollo de Instituciones Financieras en el JFK School of Goverment de Harvard, también de Responsabilidad Social de las Empresas por la Universidad de Stanford y el ESADE de Barcelona. Escríbele a hubardm@gmail.com. Síguelo en su cuenta de Twitter . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad