Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Web3, ¿la nueva fiebre del oro?

La utopía del Web3 se centra en la idea de que estará empoderando a los usuarios individuales quitándole el control a grandes corporaciones, apunta Fabrice Serfati.
mar 12 abril 2022 05:00 AM
Web3, ¿la nueva fiebre del oro?
La Web3 promete ser ese espacio donde todo puede pasar, donde las valuaciones y la especulación no se enfrentan aun con la realidad, señala Fabrice Serfati.

(Expansión) - En últimos meses, crypto y Web3 han sido términos de los que escuchamos mucho y en contextos muy variados. Del cambio de nombre del icónico Staples Center a Crypto.com Arena hasta las subidas y bajadas de dodgecoin gracias a los tuits de Elon Musk, la criptomanía y el blockchain son un fenómeno mundial en productos y servicios financieros pero que está moviéndose a otros espacios.

Lo anterior ha abierto la discusión sobre si usando blockchain se puede desarrollar una versión de la web totalmente descentralizada y libre, es decir donde los individuos interactúen sin la necesidad de las interfaces organizacionales. De lo que se trata es que las personas se beneficien de la descentralización de servicios, la propiedad de la información y la conectividad y no las grandes compañías como Meta, Google o Amazon.

Publicidad

Web3 frente a Web2

En realidad la definición de Web3 es aún nebulosa. Para algunos, cualquier cosa que esté descentralizada cuenta. Para otros, significa algo que incluye blockchain (particularmente porque es la plataforma que tenemos hoy y que permite hacer esto). Lo cierto es que se ha convertido en la promesa de lo que la Web2 debió ser y no fue.

En términos generales Web3 describe el concepto de servicios de Internet descentralizados y sin permisos impulsados por tecnología blockchain, inteligencia artificial, web semántica y machine learning. El objetivo es crear aplicaciones y sitios web que sean más inteligentes, centrados en el usuario, abiertos y conectados.

La utopía del Web3 se centra en la idea de que estará empoderando a los usuarios individuales quitándole el control a grandes corporaciones y, en su lugar, utilizando plataformas multi ubicación no reguladas para hacer de sus transacciones tanto monetarias como de información algo privado y libre.

Un impulsor importante para el desarrollo de Web3 es la creciente centralización de Web2. El dominio de unas pocas empresas tecnológicas, además, ha atraído el interés del gobierno de Estados Unidos y las leyes antimonopolio. Esto ha causado algo de recelo pues aquellos que apuestan a crecer empresas como Google temen que el crecimiento se vea limitado por temas gubernamentales o geopolíticos, cosa que aún no sucede para el terreno del Web3.

¿Por qué ha sido terreno fértil para los inversionistas en 2021?

En 2021, 380 millones de dólares (mdd) se destinaron a empresas que se describen a sí mismas como nuevas empresas de Web3, un aumento masivo de los 20.5 mdd invertidos por capital privado en 2020. Empresas basadas en blockchain que usan "Web3" y la "web descentralizada" en sus descripciones han visto un salto significativo en la obtención de financiación.

Los capitalistas de riesgo de todo el mundo estamos empezando a mostrar interés en empresas Web3.0. Al mismo tiempo crece la polémica, pues aquellos que creen que este es un espacio libre y descentralizado tienen opositores que insisten en que surgirán nuevos actores corporativos u organizacionales que reemplazarán a las grandes empresas de la web2.

Para poner esto en contexto, según datos de Crunchbase , las empresas relacionadas con blockchain acumularon más de 17,000 mdd en inversiones en 2021, eso es aproximadamente nueve veces la inversión total de riesgo del 2020. Y de hecho, en lo que va del 2022 ya se han invertido 3.6 mil mdd en este tipo de empresas.

Hay muchas dudas sobre qué tan lejos realmente va a llegar Web3, la competencia férrea en Web2, aún cuando hablamos de fintech, edtech y todas las demás tech que han revolucionado y disrumpido industrias enteras hace que las apuestas sean cada día más altas. Se habla de que las valuaciones de las empresa en Web2 son demasiado altas y que podría haber un ajuste.

La Web3 promete ser ese espacio donde todo puede pasar, donde las valuaciones y la especulación no se enfrentan aun con la realidad. Es posible que con ese sueño se esté volteando a ver la Web3 como la nueva panacea de la inversión.

 

La tecnología está preparada para marcar el comienzo de una era en la que los usuarios de Internet tienen control ilimitado de sus datos y ganan compensaciones por compartirlos. Todavía hay mucho que probar en este terreno y pronto se comenzará a ver si es un rebranding de la Web2.0 o es el paraíso de libertad para los usuarios.

El tema también tiene que ver con la alfabetización tecnológica de los individuos pues para hacer uso de esa libertad prometida, cada uno tiene que tener las herramientas y conocimiento digital para sacar provecho de la Web3.

En el caso de Latinoamérica todavía no vemos muchos emprendimientos basados en esta nueva ola, habrá que ver qué desarrollos nacen y si vale la pena invertir. Por lo pronto en Asia y Europa la fiebre del oro en Web3 está pegando fuerte y es cuestión de tiempo para que llegue acá.

Nota del editor: Fabrice Serfati es Venture Capitalist experto en negocios disruptivos en Latam, Managing Director and Partner en IGNIA Fund, mentor de emprendedores valientes y sobresalientes. Creador del podcast #ReadToLead y del Founder’s Book Club. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad