Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Debo, no niego; pago, no tengo

Hay que tener mucho cuidado con las deudas, por el aumento de tasas para contrarrestar la inflación, los créditos de consumos automáticamente se encarecen, apunta Adolfo Ruiz Guzmán.
vie 22 julio 2022 05:59 AM

(Expansión) - Les he de confesar que soy como el famoso personaje del Chapulín Colorado en cuanto se refiere a los dichos, refranes y frases populares, tan es así que tuve que revisar bien el dicho con el que nombro la colaboración para referirme bien a él; pero detrás de este título se esconde una verdad y una gran alerta para los tiempos volátiles que vivimos.

Se presentan tres retos importantes. El primero, cómo sortear la creciente inflación de la que ya sentimos los efectos; basta ir al supermercado y ver el considerable aumento de los precios de los distintos productos. El segundo, que va de la mano del anterior, cómo lograr no endeudarnos y, finalmente, ver si hay espacios para poder realizar inversiones que no pulvericen los ahorros por la inflación.

Publicidad

La mejor alternativa para el primer reto es respetar a cabalidad el presupuesto del que he hablado en colaboraciones anteriores. Un aliado súper importante es comparar antes de realizar nuestras compras y aprovechar las promociones de las tiendas, en particular para adquirir alimentos; analizar incluso incorporar sustitutos, por ejemplo, la carne de res sigue subiendo, igual puedo considerar cerdo o pescado; pollo no tanto porque también ha tenido un incremento importante.

Ahí viene el meollo del asunto, hay que tener mucho cuidado con las deudas, por el aumento de tasas para contrarrestar la inflación, los créditos de consumos automáticamente se encarecen, en especial las tarjetas de crédito y los de nómina, ya que al estar ligadas a las tasas de referencia hace que la tasa que paguemos por los saldos de las obligaciones sea mayor.

Ciudado con la tentación de pagar la cuenta del super a meses sin intereses, puede parecer buena idea, pero si te das cuenta, lo que llevas en el carrito dura menos de la vida del crédito. Incluso recomendaría en general ser muy cauteloso con emplear estos instrumentos. Un uso desordenado puede ocasionar una gran bola de nieve de la que sea muy complicado salir, entonces vivirás el dicho: “debo, no niego”. Estoy consciente que tengo una obligación, pero no puedo pagarlo.

Es importante mencionar el cuidado que debemos tener al pedir crédito en las instituciones que no están reguladas, los intereses que cobran son dignos de agiotistas y las tasas pueden ser incluso de más del 100 %. Peor aún, hay organizaciones fraudulentas que te piden un depósito inicial para acceder a un crédito mayor, desapareciendo con tus recursos.

Las deudas generan desesperación, pero es mejor acercarte a tu institución financiera y que entre los dos lleguen a un plan de pagos que te permita salir de la mejor forma y que tu buró no se vea tan afectado por un mal historial crediticio, recuerda que tener finanzas sanas es exclusivamente tu responsabilidad.

Si por el contrario, nos has hecho caso para manejar adecuadamente tus finanzas y has sido disciplinado con tu presupuesto, destinaste un porcentaje al ahorro, ahora es momento de cuidarlo como oro en paño, dice la frase popular, por lo que es recomendable acercarse al especialista financiero para que te ofrezca instrumentos de corto plazo y principalmente de deuda.

 

Hacerlo en corto plazo te permite disponer de los recursos de inmediato para aprovechar oportunidades de mercado o hacer frente a contingencias y deuda, ya que por sus características, conoces por adelantado los rendimientos que podrás obtener y además representan un menor riesgo.

Me gustaría mucho insistir en el cuidadoso manejo tus finanzas, principalmente analizar tu capacidad de endeudamiento, considera reducirlo un poco para tener un margen de maniobra y finalmente, erradica por completo, para tu propia tranquilidad, de tu vida este dicho: “debo, no niego, pago no tengo”.

Ahora busquemos construir uno nuevo dicho que refleje que tenemos finanzas sanas, por ejemplo, “finanzas sanas igual a libertad financiera”, ¿qué te prece?

Nota del editor: Adolfo Ruiz Guzmán es egresado de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y del MBA por la Universidad Anáhuac México Campus Sur, cuenta con distintas certificaciones y especialidades, entre ellas, Asesor de Estrategias de Inversión por la AMIB, por el IORTV en España y Harvard Business School; además de ser piloto aviador por la Escuela AIRE. Actualmente se desempeña como Director de Comunicación y Relaciones Públicas de Grupo Financiero B×+, conferencista nacional e internacional. Tiene una trayectoria de 13 años en comunicación del sector financiero e impulsor de la creación de la cultura financiera en nuestro país. Síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad