Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿La Inteligencia Artificial acabará con la creatividad o todo lo contrario?

La IA cuestiona nuestra relación con la creación y plantea múltiples cuestiones éticas y existenciales para nuestra humanidad, señala Antoine Zervudacki.
dom 05 marzo 2023 07:00 AM
¿La Inteligencia Artificial acabará con la creatividad o todo su contrario?
La Inteligencia Artificial es una nueva forma de decodificación de la humanidad. Tiene el potencial de brindar acceso al conocimiento, como ningún otro instrumento lo ha hecho en la historia de la humanidad, apunta Antoine Zervudacki.

(Expansión) - 2023 será sin duda el año que recordaremos como el que vio nacer la Inteligencia Artificial (IA) al gran público. De esas innovaciones tecnológicas tan rápidamente adoptadas y masificadas que te harán pensar en unos años (o meses) “¿cómo lo hacíamos antes? ". Comprar un cuadro pintado por un robot y que se vea chido, promptear el discurso de cumpleaños de su suegra y hacer reír a la audiencia, crear un sitio web en tres minutos, pronto formarán parte de nuestro cotidiano.

Cualquiera que haya probado ChatGPT, MidJourney y otros .ai pueden dar fe. La experiencia IA es sorprendentemente creativa y aterradoramente efectiva. No puede dejar indiferente a nadie.

Publicidad

La IA cuestiona nuestra relación con la creación y plantea múltiples cuestiones éticas y existenciales para nuestra humanidad.

¿Será un nuevo

deus ex machina

que multiplicará la creatividad por el bien de todos?

El deus ex machina es una técnica narrativa utilizada en el teatro griego y popularizada por Eurípides, a través del cual un personaje o acontecimiento inesperado llega a desentrañar una situación dramática. Este dios que sale de la máquina suele ayudar al héroe de la historia que por sí solo no podía.

Sin duda, la IA nos robará gran parte del protagonismo; a nosotros, los estrategas y los artistas, los escritores y los diseñadores, los filósofos y los juristas, los guionistas y los profesores, los artistas visuales, los traductores y los legisladores, etc.

La creatividad se va a democratizar y estandarizar. Ya no será el monopolio de los más talentosos. Para mal y para bien, como suele ocurrir con la tecnología que tiene esta característica de provocar simultáneamente una fuerte creación y destrucción de valor, y de trazar una línea muy estrecha entre la libertad y la esclavitud. La IA viene con un poder de “destrucción creativa” schumpeteriana, que no tiene nada que envidiar a las pasadas revoluciones industriales.

Los procesos de creación e innovación se acelerarán. Quizás más que la promesa del robot de redacción Jasper.io que promete ser “10 veces más rápido”. ¿Más rápido que qué? Que un ser humano, seamos claros.

La competencia va a ser dura para los que están hechos de hueso y médula. Con tales perspectivas, una gran empresa que solía necesitar un equipo de 10 redactores para su contenido editorial ahora solo necesitará uno o dos, que impulsarán a los robots y curarán el contenido producido artificialmente. Sus ojos perspicaces serán fundamentales para garantizar la relevancia del contenido a nivel estratégico y legal. Pero el ejemplo muestra que hay que predecir una caída del empleo para los trabajadores menos talentosos y del valor mercantil de los más talentosos.

La imaginación “outsourceada” con robots dejará atrás a los héroes creativos y creadores. Todos tendrán que reinventarse en una nueva era que revolucionará para siempre la producción y el consumo de inteligencia, entretenimiento y valor.

Entonces sí, la IA viene como este deus ex machina de las obras griegas, pero deja un sabor amargo. La historia es siempre más hermosa cuando el héroe de la historia encuentra sus propios recursos para salvar a la humanidad.

La IA se está apoderando de nuestro activo más valioso como humanos: crear inteligencia. El arte de ser humano es la creatividad y eso es lo que nos acerca a lo divino.

Publicidad

Intentemos ir más allá

Si los robots y las máquinas son capaces de procesar millones de datos, ¿por qué no podrían ayudarnos a comprender mejor el mundo?

A fin de cuentas la materia prima de la IA es la inteligencia humana. La IA es la suma de la inteligencia de nuestra humanidad, ancestral y reciente, digitalizada, transformada en big data y procesada por algoritmos. Cada respuesta que nos entregan los prompts (esas órdenes que le damos a los robots de IA), es el resultado prodigioso de una concentración de inteligencia y saberes ancestrales. Seamos claros. Sin inteligencia humana, la IA no existiría.

Entonces podemos argumentar que la IA es una nueva forma de decodificación de la humanidad. Tiene el potencial de brindar acceso al conocimiento, como ningún otro instrumento lo ha hecho en la historia de la humanidad.

Sin sesgos ni manipulación, el big data sería un concentrado de universalidad en estado más puro; y la IA, el instrumento para acariciarla en segundos. Una universalidad codificada y decodificada. Una humanidad revelada en los más mínimos detalles. Al contrario, sesgada, manipulada, vilmente comercializada y desregulada (es de esperar 10 años de abismo legal en propiedad intelectual), tiene el poder de formatear la historia, el conocimiento y, en última instancia, los cerebros.

El clivaje de la tecnología en su apogeo... a la frontera de todas las esperanzas y de todos los peligros. En la encrucijada del ser, frente a su nada o su plenitud.

¿Estamos cerca de una hiper-creatividad democratizada o de un gran suicidio de nuestra creatividad?

En esta nueva era post-creativa, ¿reinará el neo-Neanderthal alimentado con algoritmos aturdidores o el Homo Artifi-Sapiens armado con robots y machine learning?

Publicidad

Un futuro cuantificado y acelerado lo dirá.

Nota del autor. Anticipándome a lo que debería ser una buena práctica futura, tomo la iniciativa de comunicar el % del texto generado por Inteligencia Artificial. En este caso, para este artículo, no se utilizó (IA 0%).

_______________

Nota del editor: Antoine Zervudacki es CEO de BUNJI, agencia de Marketing Digital. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad