Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Boostrap

CMS Styles Overrides

Styles

JS Imports

Banner Markup

El nuevo unicornio latinoamericano quiere comprar tu propiedad

Tuhabi, la empresa que logró la mítica valoración de los 1,000 millones de dólares, reduce la adquisición y venta de propiedades que van de los 20 mil a 200 mil dólares a solo 10 días.
mié 11 mayo 2022 11:00 AM
(Brynne McNulty y Sebastián Noguera, de HABI)
Tuhabi, fundada y liderada por Brynne McNulty Rojas y Sebastián Noguera, es la primera empresa del sector de tecnología inmobiliaria de AL en convertirse en unicornio. Cortesía.

Apenas en el verano de 2019, Sebastián Noguera y Brynne McNulty realizaron a través de su startup la primera operación de compraventa de una propiedad: era un departamento pequeño en Bogotá, de solo 50 metros cuadrados, que pertenecía a una familia que pensaba ya en su siguiente casa. El negocio era tan joven que el propio Noguera acompañó a la familia en la firma de todos los documentos.

Casi tres años más tarde, esa empresa, Tuhabi (Habi en Colombia), es el nuevo unicornio latinoamericano.

Publicidad

Noguera es presidente y cofundador, mientras que McNulty es CEO y confundadora de la empresa que hoy anunció el levantamiento de 200 millones de dólares de inversión en su serie C, con los que alcanzó la mítica valuación de mil millones que dividen a los unicornios del resto de los emprendimientos.

La velocidad con la que Tuhabi llegó a ese nivel no sorprende a sus fundadores, quienes hacen hincapié frecuentemente en dos cosas: se toman el tiempo para evaluar cada una de sus operaciones incluyendo la entrada a los distintos mercados en los que operan y consideran que su misión como empresa tiene un valor importante al permitir que millones de personas puedan vender y comprar una propiedad con seguridad.

“Ve lento para ir rápido”, dice en inglés McNulty, cuyo español es sobresaliente. “Servimos a la vasta mayoría de latinoamericanos que hasta el momento no han sido atendidos en el sector inmobiliario”.

Tuhabi es una empresa inmobiliaria y tecnológica, una proptech, tomando prestado un término todavía no tan común fuera de los círculos de inversionistas en México. A través de un algoritmo y datos, la empresa reduce la compraventa de propiedades que van de los 20 mil a 200 mil dólares a solo 10 días.

“Empoderamos a los consumidores latinoamericanos en la decisión financiera más importante de sus vidas”, asegura Noguera, un exejecutivo bancario de Colombia que ya ha tomado residencia en el país. “Evaluamos mucho las necesidades de los latinoamericanos y determinamos que lo que más requerían era seguridad”.

Según sus fundadores, Tuhabi hace precisamente eso: ofrece garantías de que la operación de compra y venta será sencilla, rápida y con la solidez necesaria para dar tranquilidad. En mercados como el colombiano y el mexicano, seguridad es una palabra que atrae mucho a los consumidores.

Publicidad

La propia McNulty vivió en carne propia el calvario que puede ser adquirir una propiedad en Latinoamérica.

Luego de vivir toda su vida en Estados Unidos, donde trabajó en empresas de bienes raíces y en fondos de inversión enfocados a ese sector, se mudó a Bogotá y la búsqueda de una casa le generó uno de sus primeros shocks.

“No pude comprar un departamento hasta estar físicamente ahí, en Bogotá (…) me tuve que mudar con mi suegra porque el proceso era muy complicado”, relata. “Las ineficacias del mercado eran chocantes y cada parte del proceso estaba rota”.

McNulty y Noguera decidieron entonces lanzar Tuhabi, con el objetivo, en parte, de que ningún consumidor latinoamericano atraviese por la experiencia de ella. Hasta ahora, la recepción ha sido positiva.

Tuhabi y sus filiales han realizado ya más de 18 mil transacciones de compra y venta de vivienda en Colombia y México, en donde realizaron su primera operación en octubre del año pasado y ya tiene presencia en nueve ciudades.

La empresa vende casi el 100% de sus viviendas a través de una red de más de 900 agentes para los que desarrolló una herramienta digital para agendar y seguir citas con los clientes.

Su expansión en el país ha sido veloz, sus operaciones en la Ciudad de México han crecido ocho veces más rápido que sus mercados anteriores, y en Guadalajara el ritmo es incluso mayor.

De hecho, pese haber nacido en Colombia, México ya es su principal mercado y donde han enfocado gran parte de su energía para terminar de dominar el sector, así como la relación con las notarías y otros jugadores inmobiliarios.

Y pese a que existen diferencias importantes entre ambos mercados, McNulty encuentra una similitud clave que les permite crecer en ambos países: “Los problemas son los mismos”, dice. “Falta de transparencia, datos, liquidez y baja confianza”.

“Nuestra gran apuesta está en México”, insiste Noguera, quien detalla que el grueso de sus operaciones en el país han sido propiedades en valores cercanos a 1.5 millones de pesos, aunque han realizado algunas con viviendas que ascienden a los 4 millones.

Este nuevo unicornio latinoamericano, añade McNulty, tiene su fortaleza en el hecho de que brindan un servicio relevante para personas que antes no tenían una opción de compraventa segura de su propiedad. El mercado es, por decirlo de otro modo, su misión.

Publicidad

App de Episodios

Publicidad