Publicidad
Publicidad

3 razones por las que Wall Street está en una caída de miedo

Hace apenas una semana, el Dow Jones estaba en la cúspide: casi en las 27,000 unidades, pero este miércoles registró el tercer peor día de su historia.

CNN - Hace apenas una semana, el Dow Jones estaba en la cúspide: estaba casi en las 27,000 unidades por primera vez , pero ahora está en una caída de miedo.

La venta masiva se puede explicar en gran parte al observar el mercado de bonos. En pocas palabras, las acciones se están hundiendo a medida que aumentan los bonos del Tesoro.

El Dow Jones cayó 832 puntos, o 3.2%, este miércoles. Las acciones tecnológicas fueron derrotadas y el Nasdaq cayó 4%, su peor día desde el referéndum del Brexit de junio de 2016. Incluso Amazon cayó un 6%.

Esto es lo que debes saber de la turbulencia bursátil en Estados Unidos

Lee: Las bolsas del mundo se contagian del desplome en Wall Street

1. Las tasas de interés están subiendo

Publicidad

Durante la última década, Wall Street se convirtió en adicto al dinero fácil. Las increíblemente bajas tasas de interés de la Reserva Federal alentaron a los inversionistas a tomar riesgos acumulando acciones. Los menores costos de endeudamiento significaron mayores ganancias corporativas.

Esa tendencia ahora se está invirtiendo, aunque principalmente por buenas razones: la economía estadounidense es realmente fuerte y la Fed está elevando las tasas para controlar la inflación y asegurarse de que la economía no se ‘sobrecaliente’.

Lee: El Dow Jones registra el tercer peor día en su historia

Es un gran positivo que la Reserva Federal ya no esté apoyando a la economía con tasas cercanas a cero. La Reserva Federal ha elevado las tasas de interés ocho veces desde fines de 2015. El banco central incluso ha comenzado a reducir su balance de 4.5 billones de dólares.

Recomendamos: El Model 3 de Tesla rebasa a Audi Q5, Lexus y otras marcas de lujo en EU

Publicidad

A medida que aumentan las tasas de interés, los inversionistas han estado saliendo de los bonos, reduciendo su precio y aumentando sus rendimientos. Los inversores temen que sus acciones sean menos rentables con el tiempo si la inflación se recupera.

El rendimiento del Tesoro a 10 años llegó al 3.24% este miércoles por primera vez en siete años. Eso es un cambio de cara del 2.85% a finales de agosto.

2. La FED se apega a sus armas

Las acciones tienden a caer después de los picos de tasa rápida. De repente, las acciones están compitiendo con los aburridos bonos.

Los inversores ahora pueden obtener un rendimiento decente de un bono de gobierno ultra seguro. Eso hace que las acciones tecnológicas caras parezcan más una apuesta. Facebook, Netflix y Twitter cayeron bruscamente este miércoles.

Publicidad

En todo caso, la agitación del mercado refleja preocupaciones de que la economía podría crecer demasiado rápido, obligando a la Fed a moverse agresivamente para acabar con la inflación.

Drástica caída en Wall Street precipitada por el desplome de tecnológicas

El informe de empleos del viernes pasado mostró que la tasa de desempleo en Estados Unidos se desplomó en septiembre a un mínimo de 49 años. El crecimiento salarial, el mayor impulsor de la inflación, finalmente ha mostrado signos de vida.

Lee: La Bolsa mexicana se reanima e hila su segunda sesión de ganancias

El jefe de la Fed, Jerome Powell, reforzó estas preocupaciones la semana pasada al sugerir que la Fed tiene un "largo camino" que recorrer en su búsqueda para devolver las tasas a los niveles normales. Powell dijo que las tasas no son cercanas a "neutrales", el nivel en el que la Fed no está golpeando el gas ni los frenos en la economía.

En otras palabras, la Fed está en pleno apogeo. A algunos inversores, e incluso al presidente Donald Trump, les preocupa que la Fed pueda estar avanzando demasiado rápido.

Publicidad

"Creo que la Fed está cometiendo un error", dijo Trump a periodistas en Pensilvania este miércoles. "Están tan ajustados. Creo que la Fed se ha vuelto loca" .

3. Los inversores están preocupados por China

Es posible que las tasas en alza ya estén afectando partes de la economía de Estados Unidos, en particular la vivienda y el mercado automotriz.

Las tasas también están subiendo porque el gobierno de los Estados Unidos está vendiendo más bonos del Tesoro para pagar el creciente déficit federal. Washington está tomando muchos préstamos para pagar el recorte de impuestos a las empresas y un aumento del gasto gubernamental.

Recomendamos: La Bolsa mexicana rompe racha de cuatro sesiones a la baja

Publicidad

La buena noticia es que las corporaciones estadounidenses están acuñando dinero en este momento. Se proyecta que las ganancias del S&P 500 en el tercer trimestre aumentarán en un 20%. Las fuertes ganancias podrían muy bien aliviar la ansiedad de los inversores. Eso es lo que sucedió a principios de este año cuando los bonos del Tesoro se dispararon, lo que asustó brevemente al mercado.

La principal diferencia es que se espera que las ganancias corporativas se desaceleren el próximo año a medida que el impacto de los recortes fiscales se desvanezca. Las ganancias récord podrían verse afectadas por el aumento de los costos de los préstamos, los salarios y los precios de la materia prima.

Y luego está la guerra comercial entre China y Estados Unidos, las dos economías más grandes del mundo.

Las tarifas de toma y daca (de toma y dame acá) amenazan con dañar la confianza de las empresas y retrasar la inversión.

Citando a la guerra comercial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó el lunes sus previsiones de crecimiento para 2019 para Estados Unidos y China, lo que ayuda a los inversores nerviosos.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad