Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El Gobierno prepara otro plan para rescatar a Pemex, ¿la tercera es la vencida?

La nueva administración quiere usar un fondo, pensado para otro tipo de crisis, para salir del paso con las obligaciones financieras de la firma para este año.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión). - El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador analiza usar el llamado Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) para aminorar el estrés generado en los últimos meses alrededor de la deuda de Pemex, pero los analistas temen que hacerlo signifique “echarle dinero bueno al malo”.

La nueva administración quiere inyectar más capital para que la petrolera nacional pague los más de 6,000 millones de dólares en deuda que vence para este año.

La Secretaría de Hacienda estudia si los casi 15,000 mdd que existen en este Fondo pueden servir para hacer frente a estos vencimientos y, de paso, mejorar la perspectiva que tienen las calificadoras de riesgo respecto a Pemex.

El plan, que se presentará en las próximas semanas , será el tercero que ofrece la nueva administración en los cerca de cuatro meses que lleva de gestión; y luego de que los anteriores no lograran convencer a los mercados sobre el futuro de la compañía.

Pero el FEIP se creó para afrontar la caída de los ingresos petroleros dentro del presupuesto federal, derivada de una fuerte caída en los precios internacionales del hidrocarburo, y no para pagar las deudas financieras de Pemex, señala el director general de la consultora Talanza Energy, Marco Cota.

“No es la mejor idea, porque no es una solución sostenible para el problema que tiene Pemex, donde no puede generar el dinero suficiente”, apunta el especialista.

Publicidad

Las calificadoras de riesgo han puesto en duda los planes del nuevo Gobierno sobre Pemex , que consideran insuficiente para generar el flujo de capital necesario para pagar sus gastos de operación y sus compromisos con los acreedores.

Los problemas con la abulta deuda de la empresa, que asciende a más de 100,000 mdd, empeoró en los últimos meses porque los mercados no han confiado en las estrategias presentadas por la administración de López Obrador, considera el socio de la consultora AT Kearney, Raymundo Sánchez.

“La administración pasada había logrado manejar bien las expectativa del mercado sobre el futuro de Pemex. Pero el nuevo Gobierno no lo ha logrado porque no los convenció con sus planes”, afirma el especialista.

Leer: Pemex quiere renancer…con la tercera menor inversión en producción en 10 años.

Los recortes presupuestales en Pemex tras la crisis de los precios de petróleo de 2014 a 2016, y los avances de la Reforma Energética, habían mejorado la perspectiva de la compañía, permitiéndole acceder a los mercados de deuda para refinanciar su deuda.

La anterior administración también presumió que el endeudamiento neto anual de la empresa, es decir el monto de deuda nueva que se agregaba al pasivo financiero total, había disminuido de 223,400 a 49,400 mdp entre 2014 y 2018, según cifras presentadas en noviembre.

Pero las acciones emprendidas desde que la entrada del nuevo Gobierno sólo han generado que se encarezca la deuda de Pemex en los últimos meses.

“Hasta el año pasado, Pemex era parte de una industria que estaba creciendo, junto con los nuevos operadores, y con los asociaciones (farmouts), lo que había generado buenas expectativas”, dijo el socio de AT Kearney.

López Obrador y su equipo cerraron las puertas a las licitaciones petroleras, frenaron las asociaciones y anunciaron mayores inversiones a Pemex para gastar en la extracción de hidrocarburos y la construcción de una nueva refinería.

Los especialistas creen que incluso con los recursos que se puedan transferir de FEIP –que además puede requerir de un cambio legal si es que se pretenden inyectar de manera directa-; no será suficiente para afrontar los problemas financieros de la compañía en el mediano plazo.

“La salida que se debe buscar es tratar de contener el costo de la deuda, y para eso deben recurrir a fuentes privadas. Esa es la única manera”, consideró Marco Cota.

La petrolera nacional enfrentará nuevos vencimientos de deuda para el siguiente año, que rondarán los 10,000 mdd, poniendo su situación en el alambre si al final los rescates anunciados por el Gobierno no logran su cometido de mejorar el perfil de riesgo de la compañía, añadió Sánchez.

La extracción de crudo de la compañía está en su menor nivel en las últimas tres décadas, promediando cerca de 1.7 millones de barriles diarios. La nueva dirección de Pemex, al mando de Octavio Ramírez Oropeza, apuesta a que las inversiones destinadas a desarrollar 20 campos petroleros frenen la caída de vive la compañía desde 2004.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad