Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Comprar un auto usado con el aguinaldo? 5 tips para no ser víctima de un fraude

En México, ocho de cada 10 personas que venden o compran un auto seminuevo son víctimas de algún tipo de intento de fraude durante el proceso.
jue 24 diciembre 2020 05:00 AM
Comprar auto
En México, hay un parque vehicular de alrededor de 30 millones de unidades y cada año entre seis y siete millones de vehículos cambian de dueño.

A la hora de comprar un auto usado, todos podemos ser víctimas de un fraude. Olivia Olmedo, directora de experiencia del cliente en OLX Autos México, una empresa que se dedica a la compra y venta de modelos seminuevos, no pudo escapar a los llamados vicios ocultos que puede alojar un auto de segunda mano. Antes de empezar a trabajar en la compañía, ella adquirió un vehículo con placas del Estado de México, y aunque las condiciones estéticas y mecánicas del modelo eran buenas, tenía varias multas de tránsito en la Ciudad de México. Se dio cuenta de esto, años después, cuando quiso vender el auto.

En México, hay un parque vehicular de alrededor de 30 millones de unidades y cada año entre seis y siete millones de vehículos cambian de dueño. Pero la mayoría de las transacciones –alrededor del 90%– ocurren entre particulares, sin que haya registro de ellas ante el SAT o ante el Registro Público Vehicular. El único papel que queda de por medio entre el vendedor y el comprador es una “carta de cesión de derechos” que se compra en la papelería.

La informalidad con la que ocurren estas transacciones, que al año generan alrededor de 60,000 millones de dólares en México, da pie a que ocho de cada 10 personas que venden o compran un auto usado sean víctimas de algún tipo de fraude durante el proceso. “Es muy alto el riesgo que se tiene a la hora de vender o comprar un auto usado”, dice Olmedo.

Publicidad

Este año, la necesidad de guardar la ‘sana distancia’ en medio de la pandemia del coronavirus impulsó el mercado de los autos de segunda mano, que se volvieron una opción más asequible en medio de la crisis económica que desató el virus para tener un vehículo. En los primeros meses del confinamiento, las solicitudes de créditos para la compra de modelos de segunda mano crecieron 10%, mientras que para la de nuevos cayó en la misma proporción.

Esta tendencia continuó durante los siguientes meses. "El impacto de la pandemia ha sido muchísimo menor en nuestro negocio de autos seminuevos que en el de nuevos. Mientras que la venta de unidades de segunda mano acumula una caída de 13% en lo que va del año, en el negocio de vehículos nuevos es cercana al 30%", dice Edgar Estrada, director general de Volkswagen en México, la marca automotriz que mayor volumen de vehículos seminuevos comercializa en el país.

“¿Qué vemos ahora? Un mercado de seminuevos con más dinamismo”, añade David García, director nacional de ventas para Kia Motors de México, una marca que en 2017 abrió una nueva unidad de negocio para la venta de autos usados.

Aunque en los últimos cinco años han surgido más alternativas para la compraventa de autos usados, tanto en los concesionarios de las marcas como en los puntos de venta de los nuevos jugadores que han llegado al mercado, como OLX Autos y Kavak, el 90% de las transacciones aún ocurren en el canal informal. Por eso, y para reducir el riesgo durante la compra de un modelo seminuevo, hay cinco mejores prácticas que los especialistas recomiendan:

1. Llantas, luces y pintura exterior

El estado de la pintura exterior, las llantas y los rines pueden dar una idea del cuidado que ha tenido ese vehículo. Verificar que las llantas estén en buen estado, que no están lisas ni cuarteadas, es clave para evitar un accidente en el futuro. Nadie quiere que se le desgaje una llanta en la carretera ni derrapar sobre un piso mojado.

También es recomendable revisar que los limpiaparabrisas y las luces de freno funcionen adecuadamente.

Además de esta inspección visual, vale la pena preguntar al vendedor si el vehículo ha sufrido algún accidente mayor. “Contrario a lo que pensamos, las personas suelen aclarar el estado del carro cuando nosotros se lo preguntamos”, dice Olmedo.

2. Cuidado con los ruidos y fugas

Además de esta inspección visual del exterior del vehículo, Olmedo recomienda hacer una revisión mecánica antes de comprar un vehículo seminuevo. “Cambiar una caja de velocidades puede costar hasta 60,000 pesos, entonces es una de los aspectos que hay que cuidar”.

Entre todas las imperfecciones que pudiera tener un vehículo en su interior, como vestiduras o plásticos desgastados, en lo que el comprador debe enfocarse es en descartar problemas en el motor, la transmisión, la dirección y la suspensión.

Idealmente, la inspección la tendría que hacer un mecánico profesional, pero si no ocurre, es recomendable hacer al menos una pequeña prueba de manejo que permita detectar ruidos en el motor, la suspensión o la caja. También es importante verificar que no haya fugas de aceite o de anticongelante.

Publicidad

3. Kilometraje alterado, mejor huye

Uno de los aspectos que pueden dar una idea del desgaste que ha tenido el vehículo, independientemente de su año modelo, es el kilometraje. Incluso la garantía que ofrecen algunas marcas está en función de esto. Kia, por ejemplo, ofrece una garantía defensa a defensa de cinco años o 100,000 kilómetros, lo que ocurra primero, que es independiente a si el vehículo cambia de dueño.

Pero como el kilometraje tiene una repercusión directa en el precio de un vehículo, hay personas que pueden verse tentadas a alterarlo con el objetivo de mejorar el valor de reventa de su unidad. Sin embargo, esto puede traer muchos dolores de cabeza al nuevo propietario, debido a que esto invalida la garantía con el fabricante y altera los ciclos de reparación de la unidad. Cómo va a saber el dueño cuándo cambiar la banda de distribución –lo cual debe ocurrir cada 60,000 kilómetros–, si el odómetro está alterado.

Aunque la especialista dice que es difícil detectar de un primer vistazo si el kilometraje está alterado, hay indicios que le pueden dar al comprador una idea de que esto ha ocurrido. El desgaste en el volante, en el asiento del conductor y en la palanca de velocidades indican que a ese auto se le ha dado un uso más intensivo que a otro que no presenta desgaste en estas partes.

“Si un auto tiene un volante desgastado, vestiduras roídas y la funda de la palanca de velocidades rota, pero reporta un kilometraje menor a 50,000 kilómetros, hay que tener cuidado”, dice Olmedo.

4. Documentos completos

Comprar un vehículos con documentación incompleta puede dar tantos dolores de cabeza como las fallas mecánicas. Para hacer el cambio de propietario, por ejemplo, hay que presentar varios documentos, como los comprobantes de pago de las últimas cinco tenencias, la factura del auto o la tarjeta de circulación. No contar con ellos puede ocasionar retraso en los trámites o el pago de multas y recargos.

Para evitar problemas, Olmedo aconseja hacer, además de una revisión físico mecánica de la unidad, una verificación del archivo de documentos para asegurar que no falten los comprobantes de al menos las últimas cinco tenencias, el último talón de verificación, la factura original y la tarjeta de circulación vigente.

Un plus sería contar también con los comprobantes de los servicios realizados en los años previos, ya sea en el concesionario o en algún taller autorizado.

Publicidad

5. Realizar el cambio de propietario

El último punto en el checklist que debe hacer el comprador de un auto de segunda mano es verificar que el modelo no tenga multas pendientes ocultas, lo cual suele ser muy común cuando los modelos tienen placas de algún otro estado.

Por ejemplo, quien compre un auto con placas del Estado de México o Morelos, debe verificar que estos modelos no tengan multas pendientes en la Ciudad de México, ya que es muy común que las personas registren vehículos en estos dos estados aunque vivan en la capital del país. No verificar esto puede ocasionar que el nuevo dueño tenga que pagar estos adeudos para poder realizar algún otro trámite.

Olmedo también recomienda hacer el cambio de propietario. Esto conviene tanto al vendedor como al comprador. El primero se deslinda de cualquier mal uso que pudiera dársele a la unidad una vez que deja de ser de su propiedad, mientras que el segundo puede estar al día en cuanto a las multas de su vehículo.

Finalmente, es recomendable buscar un lugar seguro para realizar la entrega de la unidad y el pago. Puede ser en alguna institución bancaria a fin de garantizar una transacción segura Otra persona puede ser responsable de los documentos. “No se recomienda aceptar ni cheques ni efectivo”, dice Olmedo.

Los interesados en comprar un vehículo seminuevo también pueden recurrir al canal formal, como un concesionario o con alguna empresa dedicada a la compraventa de autos seminuevos, que incluso ofrecen financiamiento y se encargan de los trámites de cambio de propietario.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad