Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La temporada de mudanzas se avizora en el mercado bursátil mexicano

Fideicomiso Hipotecario (FHipo) mudó sus títulos de la BMV a BIVA. Ahora se espera que otras compañías hagan lo mismo en los siguientes meses.
mié 26 mayo 2021 05:06 AM
BIVA BMV
Para las empresas ahora es más fácil cambiar de una Bolsa a otra.

Pueblo chico, infierno grande, dice el dicho que bien se puede aplicar al mercado bursátil mexicano y a la relación entre la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), que dista de ser tersa en un mercado pequeño en el que 35 empresas concentran 85% del volumen operado.

Como muestra de esta competencia y rivalidad, vimos por primera vez en el país el cambio de una emisora de una Bolsa a otra: Fideicomiso Hipotecario (FHipo) le dijo adiós este año a la BMV y mudó sus certificados fiduciarios con BIVA. Todo apunta a que no será la única emisora en migrar.

Publicidad

Javier Perochena, director de relación con emisoras de BIVA, anticipa que hay hasta una decena de emisoras con un pie fuera de la BMV para conectarse a esta Bolsa que lleva 3 años de operación. “Tenemos varias emisoras que están próximas a anunciar el cambio, tanto de acciones, como de deuda, como de estructurados. Yo creo que en las siguientes semanas se irán haciendo públicos estos cambios”, afirma Perochena. “Este dinamismo llegó para quedarse y lo estaremos viendo cada vez más”.

¿Pero qué fue lo que dinamizó este interés de migración entre las emisoras? Con el fin del monopolio en el mercado bursátil mexicano, las reglas de operación se tuvieron que replantear, y uno de los últimos cambios que se hizo fue en la Circular Única de Emisoras.

La modificación en esta circular planteaba que fuera el director general de una empresa quien decidiera el cambio del listado de valores de una Bolsa a otra, sin que sea decisión exclusiva de un comité técnico o un consejo de administración como sucedía anteriormente. Tan fácil como cambiar de una compañía telefónica a otra; o quizá una mejor analogía sería: tan fácil como cambiar servicios de streaming.

Finalmente, este cambio se publicó en el Diario Oficial de la Federación en noviembre de 2019. Aunque este no fue el caso de FHipo por ser un vehículo fiduciario y que forzosamente obliga a pasar por la aprobación de un comité técnico, los directores generales de otras emisoras en el mercado de capital o de deuda pueden optar por cambiar de una Bolsa a otra. De ahí que BIVA vea un mayor interés de otras emisoras listadas en la BMV.

“Se necesita de un proceso sencillo, poco burocrático y no tiene afectación en los tenedores de los títulos”, señala Perochena. Además, añadió el directivo de BIVA, otro atractivo que ven las emisoras al momento de hacer un cambio de Bolsa es que refrescan su imagen de cara a los inversionistas al estar nuevamente en el foco de los reflectores y hay una mayor bursatilidad.

Publicidad

Las voces en contra, desde la BMV, criticaron la propuesta argumentando que este cambio dañaría las mejores prácticas de buen gobierno de las empresas.

Jorge Martínez, director del “think tank” financiero del EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, empatiza con esta preocupación de dejar la decisión en manos de una sola persona, y señala que las empresas tienen mecanismos al interior para respetar una buena gobernanza. “Me parece buena la apuesta y el mercado mismo lo castigará si no toma una buena decisión” dice Martínez.

Lo cierto es que, de momento, las emisoras se benefician de estas modificaciones y de la competencia. Un ejemplo de ello es que las tarifas por mantenimiento y listado disminuyeron entre 40% y 50% desde que inició operaciones BIVA en 2018, de acuerdo con cálculos de la consultora Ernst & Young (EY).

Parte de esta reducción se debe a que BIVA arrancó con esquemas de tarifas por debajo de lo que ofertaba su competidor. Actualmente, la diferencia de estas tarifas es marginal y la competencia es “más reñida”, por lo que se enfocan en ofrecer un mejor servicio y tecnología, explica Perochena.

“Tener monopolios nunca va a ser lo más conveniente”, comenta Luis Ortega, socio líder del servicio de asesoría contable y financiera de EY América del Norte. “Es una manera de fomentar a que haya más operatividad en el mercado de valores y que de alguna manera haya cierta equidad en la distribución de las operaciones entre las Bolsas, que es parte del objetivo de esta regulación”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad