Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El ex jefe interino de protección fronteriza de EU dice por qué dejó el cargo

John Sanders renunció a principios del mes a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, después de que niños centroamericanos murieran bajo la custodia de esta corporación, dijo a CNN.
jue 11 julio 2019 09:46 AM
Líneas rojas
Aunque no lo mencionó en entrevista, el anuncio de redadas masivas para deportar a inmigrantes fue una de las gotas que colmó la paciencia de Sanders.
Geneva Sands y Priscilla Alvarez

(CNN)- John Sanders, comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, llevaba tan solo 16 meses en el cargo cuando un muchacho guatemalteco de 16 años murió bajo custodia de la corporación . Su muerte causó indignación entre los legisladores y los activistas de todo el país. También conmovió profundamente a Sanders y definió su breve estancia en el cargo más alto de la dependencia.

"Me afectó mucho que estuviera durmiendo en la celda", dijo Sanders a CNN en entrevista exclusiva. Recordó haber visto videos y fotos del incidente luego de que muriera el muchacho, a quien identificaron como Carlos Gregorio Hernández Vásquez .

Publicidad

"Ayudar a los niños. Eso es lo que me ha cambiado para siempre. Creo que hay que hacer mucho más por ellos", agregó.

Sanders, quien dejó la dependencia a principios de julio , asumió el cargo de comisionado interino en plena crisis fronteriza; sin embargo, la muerte del menor lo afectó profundamente porque estaba dirigiendo los esfuerzos humanitarios de la dependencia. Aunque el incidente provocó que Sanders redoblara dichos esfuerzos, la dependencia estaba sumida en la polémica porque le ha costado adaptarse al aumento radical de inmigrantes.

De igual forma, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos había estado desarrollando un plan para arrestar y deportar a familias a través de órdenes judiciales , plan que enfrentó oposición luego de que el presidente, Donald Trump, anunciara que era inminente que se llevara a cabo una operación para sacar a los inmigrantes indocumentados.

En su entrevista con CNN, Sanders, quien se incorporó a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en 2018, no criticó explícitamente ninguna de las políticas de la administración. Sin embargo, la operación que el ICE había estado planeando se volvió un punto contencioso para Sanders, de acuerdo con un funcionario del Departamento de Seguridad Interior (DHS), quien agregó que el discurso de la administración sobre las deportaciones del ICE fueron una "línea roja" para el comisionado interino.

Publicidad

El miércoles, 10 de julio, Ken Cuccinelli, director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, dijo que las redadas "se llevarán a cabo, definitivamente" .

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), encargada de vigilar las fronteras de Estados Unidos y de llevar control del comercio y los viajes internacionales, es la punta de lanza del proyecto migratorio de Trump, quien trata de contrarrestar la inmigración ilegal en medio de un flujo constante de migrantes. La dependencia ha estado bajo un escrutinio intenso luego de que el gobierno y la prensa dieran a conocer informes sobre la precariedad de las instalaciones y de que agentes y exagentes de la Patrulla Fronteriza hicieran publicaciones despectivas en Facebook.

La primera semana de julio, el contralor general de Seguridad Interior emitió un informe sobre las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en el sur de Texas , en el que se mencionó el hacinamiento extremo y que hay niños de menos de siete años que llevan más de dos semanas bajo custodia, mucho más que las 72 horas permitidas. El informe incluye varias fotos de las celdas atestadas en las que solo hay espacio para estar de pie porque están diseñadas para retener a la gente por periodos breves.

"Así eran las condiciones", dijo Sanders sobre este y otros reportes recientes de la contraloría general. "Eran muy, muy malas".

"Sea cual sea la razón por la que la gente viene, está aquí. Creo que la compasión y la empatía son importantes para garantizar que se los trate humanamente, con dignidad y respeto", dijo Sanders a CNN.

Pese a denuncias, Trump felicita a la patrulla fronteriza por su "gran trabajo"

Publicidad

La partida

El que Sanders haya decidido dimitir es indicio de una administración marcada por la rotación constante de sus altos funcionarios, particularmente en el Departamento de Seguridad Interior, el encargado de cumplir la promesa de campaña de Trump de combatir la inmigración.

Sanders dijo que la muerte de Vásquez en particular lo llevó a tomar más medidas para prevenir otra muerte, tales como mejorar la asistencia médica en la frontera y levantar más instalaciones temporales para los niños y las familias. Sin embargo, algunos de sus esfuerzos no habían rendido frutos todavía cuando partió.

"No lo vi venir", dijo sobre su renuncia un funcionario del DHS que trabajaba con Sanders. "Es un buen tipo y quisiera que siguiera aquí".

La salida de Sanders agrava el tumulto en Seguridad Interior que comenzó a mediados de abril , cuando obligaron a renunciar a la entonces secretaria, Kristjen Nielsen ; las divisiones migratorias de la dependencia están sin líderes permanentes. Kevin McAleenan, quien fuera comisionado de la CBP, quedó como secretario interino, con lo que se creó el espacio para Sanders.

Esta rotación de protagonistas en los cargos directivos de la secretaría ha despertado inquietudes, ya que persiste la crisis en la frontera sur de Estados Unidos.

Recomendamos: La renuncia de Nielsen muestra la propia crisis migratoria de Trump

"La DHS es la encargada de mantener a salvo al país, pero el presidente está sometiendo a su directiva a un juego constante de las sillas según su agenda política", dijo el presidente de la Comisión de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes, Bennie Thompson, en un comunicado de junio.

Mientras entran y salen directivos y los subalternos ascienden a nuevos cargos de liderazgo, más de la mitad de los altos cargos de la dependencia tienen titulares interinos. Por ejemplo: Mark Morgan, director interino del Servicio de Inmigración y Aduanas —defensor activo de las políticas migratorias de la administración—, reemplazó a Sanders como comisionado interino de la CBP.

Cuando le preguntaron si le había pedido a Sanders que renunciara o por qué dejaba el cargo, Trump contestó, en junio, que "no, sé que iba a haber un cambio ahí. He hecho cambios, cambios muy buenos. Estamos moviendo a la gente a otros lugares" y atribuyó los cambios de personal a los nuevos esfuerzos de México en temas migratorios a consecuencia de su amenaza arancelaria.

Adolescentes migrantes enfrentan austeridad de Trump en este refugio de EU

Cuando le insistieron sobre si le había pedido a Sanders que renunciara, Trump dijo: "Me han dicho que es un hombre muy bueno. Me han dicho que es buena persona. No lo conozco. Creo que nunca he hablado con él".

En la segunda semana de julio, Morgan ocupó el cargo más alto en la corporación fronteriza, en donde había trabajado como director de la Patrulla Fronteriza.

"Tomaron una decisión, así que pensé que era buen momento para irme", dijo Sanders.

Lee: ¿Cómo arreglar la crisis migratoria? El pendiente de las elecciones en Guatemala

Aunque le ofrecieron otras oportunidades en el Departamento de Seguridad Interior —del que depende la CBP—, Sanders dijo que dejó el gobierno y tiene pensado trabajar con ONG para ayudar a los niños, particularmente en México.

La trayectoria de Sanders en el Departamento de Seguridad Interior

En entrevista con CNN, McAleenan, secretario interino de Seguridad Interior, dijo que Sanders "contaba con la confianza del lado político, la experiencia operativa y el impulso para innovar y abordar nuestros problemas y desafíos en la frontera en formas novedosas".

Sanders se incorporó a la CBP en julio de 2018 como director de operaciones; se encargaba de las contrataciones, la modernización de las tecnologías de la información y el análisis de datos. "Lo escogí como director de operaciones por su agudeza para los negocios, por la reputación que se hizo cuando estuvo en la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) y en realidad, por su enfoque en la misión", dijo McAleenan.

Más tarde, Sanders encabezó la coordinación humanitaria de la CBP luego de la muerte de dos niños guatemaltecos — Jakelin Caal Maquin y Felipe Gómez Alonzo— en diciembre pasado.

Los funcionarios de Seguridad Interior y de la CBP anunciaron una serie de procedimientos nuevos luego de la muerte de los niños, tales como revisiones médicas secundarias para todos los niños, haciendo énfasis particular en los menores de diez años.

Sanders recuerda que en su primer día como director de operaciones, se preguntaba cómo lo recibirían los agentes debido a que no tenía experiencia policial.

Sanders, quien fuera empresario y tiene un grado en física, llegó a la Administración de Seguridad en el Transporte en la presidencia de Obama y fue director de Tecnología hasta 2014.

Tras dejar la TSA, Sanders volvió al sector privado hasta que se incorporó al equipo de transición del entonces presidente electo Trump. Sanders cuenta que quedó impresionado con John Kelly, quien sería secretario de Seguridad Interior y más tarde, jefe de despacho de la Casa Blanca. También conocía desde hacía años a la exsecretaria interina de Seguridad Interna, Elaine Duke, y a la exsubsecretaria interina, Claire Grady.

Lee: Un médico del gobierno de EU dice que cuida a niños migrantes como a sus hijos

Sin embargo, fue McAleenan quien lo convenció de irse a la CBP. "Tenía una visión", dijo Sanders. "Así que vine a la CBP a trabajar para él y a aprender de él".

"No pensaba que hubiera nada político", dijo Sanders. "Me pareció una oportunidad de intentar hacer el bien".

Antes de dejar el cargo de comisionado interino, a Sanders le preocupaba que la agencia se hubiera politizado y creía que a la CBP "le convendría ser lo más apolítica posible".

El funcionario que trabajaba con Sanders dijo que es una "circunstancia inusual" que una persona ajena al ámbito policial haya sido aceptada tan bien como lo aceptó la directiva de la CBP.

Lee: Así es el centro de detención de niños migrantes en Texas que está en la mira

"Tuvo que ver con su disposición a aprender qué era lo que hacían, a entender qué hacían y a hacer lo posible para apoyarlos", agregó el funcionario.

Sanders dijo que siempre abogaba por que el Congreso les diera más recursos y les decía: "Creo que otro niño morirá" si la CBP no recibe recursos adicionales.

También fue pronto en aplaudir el profesionalismo de los agentes fronterizos. "También vi actos de amabilidad y compasión impresionantes de parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza que trataban de sacar lo mejor posible de una mala situación y sé que para ellos, las condiciones también eran frustrantes".

Veronica Escobar, diputada demócrata por Texas que critica abiertamente las políticas migratorias de la administración, dijo que le "entristecía la noticia" de la partida de Sanders.

"Estaba muy abierto a formas nuevas de abordar la situación y era muy considerado y estratégico respecto a la forma en la que quería implementar los cambios", dijo Escobar. "Definitivamente reconocía las deficiencias y para mí, ese reconocimiento me daba esperanza; cuando reconoces las deficiencias hay más voluntad de abordarlas".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad