Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Así es como la Casa Blanca busca frenar un juicio de destitución contra Trump

El gobierno estadounidense ha optado por una estrategia de no cooperación con la investigación del congreso es obstaculizada por las nuevas revelaciones que surgen cada día.
mié 16 octubre 2019 06:04 PM
Riesgos de ilegalidad.
Los funcionarios de la Casa Blanca se preguntan si las conductas del presidente Trump son legales o un delito.

Stephen Colinson

La Casa Blanca está emprendiendo esfuerzos nuevos para frenar el veloz intento de los demócratas por seguirle un procedimiento de destitución a Donald Trump ; sin embargo, su estrategia de no cooperar se ve obstaculizada constantemente por el torrente diario de secretos explosivos que se dan a conocer tras puertas cerradas en el Capitolio.

Funcionarios y ex funcionarios pintan un panorama cada vez más comprometedor de lo que parecía ser un ardid del presidente de Estados Unidos y su equipo para presionar a Ucrania y advirtieron que podría representar un atropello a las leyes estadounidenses.

Publicidad

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, emprendió una campaña nueva el martes, 15 de octubre, con el fin de demorar la investigación de la Cámara de Representantes lo suficiente como para que Trump pueda poner a la opinión pública en contra. Se negó a entregar documentos relacionados con la hoy famosa llamada de Trump al presidente de Ucrania a finales de julio.

Sin embargo, los funcionarios de la Casa Blanca están cada vez más irritados por las revelaciones en las audiencias a puerta cerrada . Dado que no hay un abogado del presidente presente, les ha costado armar una defensa y casi todos los días se enteran de las noticias importantes a través de las noticias, según reportó CNN el martes.

Además, la posibilidad de que pronto llamen a declarar a John Bolton, ex asesor de seguridad nacional —quien podría tener pocos incentivos para defender al presidente que lo echó hace poco— no servirá mucho para convencer a los funcionarios de la presidencia de que no están volando a ciegas.

Los testimonios frescos de los días recientes han intensificado la crisis para Trump. Al parecer expusieron una campaña clandestina para saltarse a los diplomáticos estadounidenses que data de antes de la famosa llamada al presidente de Ucrania, en la que Trump pretendió conseguir información comprometedora sobre su posible contrincante en 2020, Joe Biden.

El lunes Fiona Hill, ex colaboradora de alto rango de la presidencia , declaró que había tratado de alertar sobre posibles actividades ilegales y que Bolton la había exhortado a hacerlo.

De acuerdo con el diputado demócrata por Virginia, Gerry Connolly, quien forma parte de la Comisión de Vigilancia de la cámara baja, George Kent, alto funcionario del Departamento de Estado, declaró el martes, 15 de octubre, que un supervisor le dijo que mantuviera un perfil bajo luego de que se quejara de la intromisión de Rudy Giuliani en Ucrania.

Publicidad

Los peligros seguirán esperando a la presidencia el jueves, 17 de octubre, cuando Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, les diga a los legisladores que el mensaje de texto que le envió a un colega, en el que insiste que no se ofreció ningún quid pro quo a Ucrania, se envió por órdenes del mismo Trump.

La revelación más preocupante de esta semana para el equipo de Trump es que el que Hill haya mencionado a Bolton abre la posibilidad de que un ex asesor de seguridad nacional, posiblemente agraviado porque lo obligaron a salir en condiciones turbias, tenga incentivos para rendir un testimonio que pueda dañar a su antiguo jefe.

Lee: John Bolton se va, ¿qué podemos esperar entonces?

Los argumentos desgastados con los que Trump se defiende ejemplifican la profundidad del problema. La historia de Ucrania ha rebasado los ataques de Trump al denunciante que dio a conocer el suceso y su argumento de que su llamada al presidente de Ucrania fue "perfecta". Los aliados de Trump se quejan de que la investigación de los demócratas en el procedimiento de destitución ignora el debido proceso, pero al parecer no son capaces de esquivar las revelaciones dañinas que surgen en las declaraciones.

La defensa de Trump empieza a parecer insuficiente

Trump se limitó a las generalidades el martes.

"Acabamos de llegar al mejor punto en nuestra economía. 'Sigámosle un procedimiento de destitución al presidente'. ¿Verdad que es buena idea?", dijo Trump en un evento con los campeones de la Copa Stanley, los Blues de Saint Louis.

Publicidad

"No me preocuparía por eso, amigos. No me preocuparía", dijo Trump a varios senadores entre el público, refiriéndose al procedimiento de destitución, lo que puso en duda que entienda la gravedad de su situación.

Los demócratas se muestran muy complacidos con el ritmo que ha cobrado su investigación, que inició hace tres semanas. Además, los ataques de los republicanos contra su procedimiento no están rindiendo frutos, como quedó patente el martes, cuando la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que no tiene planes de ceder ante la exigencia de que se lleve a cabo una votación para autorizar formalmente el procedimiento de destitución.

Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia de la cámara baja, afirmó que había habido "avances dramáticos" el martes en la campaña por encontrar la verdad sobre la llamada de Trump al presidente Volodímir Zelenski del 25 de julio.

Además, en un momento sobrio al principio del debate más reciente, en Ohio, los precandidatos demócratas a la presidencia reflejaron que las encuestas indican que la opinión pública está cada vez más a favor de investigar a Trump.

Lee: Todos contra Elizabeth Warren: así fue el debate demócrata

El ex vicepresidente, Joe Biden, criticó a Trump por ser el presidente "más corrupto de la historia moderna y de toda nuestra historia".

Cuando le preguntaron a Kamala Harris, senadora por California, si estaba siendo injusta con el presidente al pedir su destitución, la legisladora dijo: "Es simple observación. Ha cometido delitos a plena vista".

El martes, la presidencia intentó recuperar el control sobre el drama de la destitución al que no ha podido seguirle el paso. El vicepresidente Mike Pence dijo que se negaría a obedecer una orden de presentación de documentos relacionados con Ucrania.

"La Cámara de Representantes no ha autorizado ninguna 'investigación para el procedimiento de destitución'", escribió Matthew Morgan, abogado del vicepresidente, en una carta dirigida a los presidentes de las comisiones de la cámara baja.

El Senado de EU, la salvación de Trump ante el posible proceso de destitución

La Constitución no exige que los demócratas celebren una votación para autorizar el procedimiento de destitución. Sin embargo, dicha votación se llevó a cabo en los dos procedimientos de destitución que ha habido: el de Richard Nixon y el de Bill Clinton. Se puede argumentar que los demócratas deberían hacer todo lo que esté a su alcance para ofrecerle un procedimiento justo a Trump ya que las pocas posibilidades de lograr que el Senado lo condene luego de cualquier votación sobre la destitución en el pleno de la cámara baja dependen de que la opinión pública cambie.

Inquietudes sobre conductas ilícitas

El testimonio de Hill indica que algunos altos funcionarios de la presidencia están muy preocupados de que las actividades de Trump y sus más allegados puedan llegar a considerarse ilegales.

Aunque no está bien claro si Trump o su abogado, Rudy Giuliani, violaron la ley al saltarse los canales oficiales para negociar con Ucrania, gran parte de la conducta que se ha dado a conocer parece poco ética cuando menos, ajena a la actividad diplomática regular y de un alcance mucho más amplio de lo que parecía al principio.

El martes, el abogado de Giuliani le informó al Congreso que el ex alcalde de Nueva York impugnará la orden de comparecencia ante la cámara baja como parte del procedimiento de destitución. La Dirección de Administración y Presupuesto tampoco tiene pensado entregar los documentos que requirieron las comisiones actoras, de acuerdo con una vocera.

Lee: La detención de dos colaboradores de Giuliani atormenta a Donald Trump

De acuerdo con fuentes que conocen el testimonio de Hill, también dijo que Bolton le advirtió que no se dejaría enredar en lo que tildó de "negocio de drogas" que se estaba gestando en Ucrania a través de Sondland y Mick Mulvaney, entonces jefe interino de despacho de la presidencia.

Una fuente señaló que Hill, a quien Trump designó, consideró que había "malos manejos" en el enfoque de la presidencia respecto a Ucrania y trató de informar a las autoridades.

A Hill le preocupaba que Giuliani estuviera dándole la vuelta al Departamento de Estado para concretar lo que algunos demócratas llamaron "proyecto de política exterior paralelo" al intentar destituir a la embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, y al presionar a Ucrania para que les abrieran una investigación al ex vicepresidente, Joe Biden, y a su hijo, Hunter. No hay pruebas de que alguno de los dos haya actuado mal en Ucrania.

Kaitlin Collins, Jeremy Herb, Betsy Klein y Jeremy Diamond, de CNN, contribuyeron con este reportaje.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad