Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Pompeo confirma que estuvo en la llamada entre Trump y el presidente de Ucrania

El secretario de Estado se encuentra de visita en Roma, mientras un contralor general de su departamento comparecerá ante las comisiones del congreso en la investigación contra el presidente.
mié 02 octubre 2019 12:57 PM
Esfuerzos de obstrucción
Los de Pompeo han sido las actividades más sustanciales para frenar la investigación del Congreso contra Trump.

(CNN) — Un contralor general del Departamento de Estado de Estados Unidos comparecerá ante las comisiones del Congreso este miércoles luego de solicitar una reunión "urgente"; este es un nuevo giro de la investigación del procedimiento de destitución que ha sumido a la presidencia de Donald Trump en la crisis más grave hasta el momento.

La reunión se llevará a cabo luego de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, reconociera que estuvo presente cuando se hizo la hoy famosa llamada del 25 de julio entre Trump y el presidente de Ucrania, misma que desencadenó la investigación del procedimiento de destitución.

Publicidad

Un asesor del Congreso dijo que la solicitud de Steve Linick, contralor independiente del Departamento de Estado, para hablar sobre documentos relacionados con Ucrania es "sumamente inusual y está redactada crípticamente".

En una conferencia de prensa en Roma, Pompeo volvió a acusar a los demócratas de "acosar" al personal de Departamento de Estado luego de haber intentado impedir que varios testigos de importancia comparezcan ante el Congreso en los próximos días.

Recomendamos: El proceso de impeachment de Trump amenaza con ser más divisivo que el de Nixon

Parece que este fue un intento por hacer tiempo para idear un plan a largo plazo para salvar a Trump y darle la vuelta a la política que rodea al procedimiento de destitución.

La iniciativa de Pompeo fue, cuando menos, más sustancial que los tuits de Trump y las presentaciones en televisión por cable de los partidarios de Trump que blandieron teorías de conspiración para defenderlo.

Sin embargo, la aguda reacción demócrata a las acusaciones de que estaban acosando a testigos potenciales —y el que una fuente clave decidiera comparecer de todas maneras— indican que la gravedad agregada de un procedimiento formal de destitución podría cambiar el equilibrio del poder en Washington.

Ha pasado tan solo una semana desde que la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunciara formalmente una investigación relativa a las pruebas de que Trump presionó a Ucrania para que le consiguieran información comprometedora sobre su rival potencial en 2020, Joe Biden. Sin embargo, este drama ha puesto de cabeza a Washington y ha alterado totalmente la dinámica de la presidencia de Trump.

Publicidad

Parece que Trump está bajo asedio desde varios frentes. La noche del martes, 1 de octubre, el New York Times citó a algunos funcionarios, quienes afirmaron que Trump propuso que se fortificara el muro de la frontera sur con un foso con cocodrilos y serpientes y que quería que les dispararan a los migrantes indocumentados en las piernas .

Los acontecimientos se desarrollan rápido

Los acontecimientos vertiginosos más recientes indican que los demócratas están usando su autoridad constitucional para armar rápidamente un marco para su investigación.

"Este es un crimen extraordinario. Sospecho que este es el crimen más grande que un presidente haya cometido en mi vida", dijo Mike Quigley, representante demócrata y miembro de la Comisión de Inteligencia de la cámara baja a John Berman, de CNN.

Lee: Las elecciones de 2020, mejor foro para retirar a Trump: Michael Bloomberg

Es seguro que las cosas se acelerarán el miércoles, 2 de octubre, cuando Pelosi, Adam Schiff —presidente de la Comisión de Inteligencia de la cámara baja— y el mismo Trump celebren sus conferencias de prensa.

Trump les dejó ver a los estadounidenses qué estaba pensando al final de un día turbulento con un tuit infundado en el que advierte que se están emprendiendo campañas ilegales para robar los votos y los derechos constitucionales de sus partidarios.

"Conforme me entero de más y más cosas cada día, llego a la conclusión de que lo que está sucediendo no es un procedimiento de destitución, es un GOLPE", declaró Trump .

Publicidad

Fuera de las publicaciones incendiarias en redes sociales, es evidente que la Casa Blanca entiende que lo que más le conviene es retrasar la investigación lo más posible, probablemente con impugnaciones judiciales para que sus subalternos tengan tiempo de enturbiar el caso e irritar a la opinión pública.

Un día después de que le llegaran requerimientos para que presente documentos relacionados con su intervención en asesorías a Ucrania, Rudy Giuliani, el abogado personal de Trump, acudió con su propio abogado, Jon Sale, el ex fiscal del caso Watergate.

OPINIÓN: Debes conocer el código para entender la llamada de Trump a Ucrania

El ex alcalde de Nueva York no ha dicho si cumplirá el requerimiento. Sin embargo, esta podría ser una prueba a las intenciones de la presidencia por entorpecer el procedimiento de destitución con impugnaciones judiciales que podrían prolongarse varios meses.

"De verdad tengo que estudiarlo. No puedo disparar desde la cadera", dijo Sale a Michael Warren, de CNN.

"Cada vez que me doy la vuelta, Rudy aparece en otro programa de televisión", prosiguió Sale. "Él y yo pudimos haber entablado una conversación y luego enciendo la televisión y está haciendo otra cosa".

'Intimidación y acoso'

Pompeo, uno de los asesores más valiosos de Trump, emprendió el intento más serio de la presidencia hasta ahora por perturbar la investigación del procedimiento de destitución.

Lee: Desclasifican queja de un denunciante sobre llamada de Trump

La presidencia ha logrado, en gran medida, frustrar los intentos previos de los demócratas por supervisar a la Casa Blanca a través de impugnaciones judiciales e invocaciones de facultades exclusivas del ejecutivo. Sin embargo, parece que el procedimiento de destitución es una cosa totalmente diferente.

Los legisladores también acusaron a Pompeo de intimidar a los testigos del Departamento de Estado para protegerse y proteger al embajador Kurt Volker, ex enviado especial a Ucrania que declararía el jueves y que pese a la carta de Pompeo, sigue pensando en comparecer.

Entre los otros funcionarios que comparecerán ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la cámara baja están la ex embajadora en Ucrania, Marie Masha Yovanovitch, el consejero T. Ulcrich Brechbuhl, y el embajador Gordon Sondland, a quienes se menciona en la denuncia del informante que sirvió para dar inicio al procedimiento de destitución.

OPINIÓN: ¿Trump traicionó a su país?

Un quinto funcionario —el subsecretario asistente, George Kent— ha supervisado la agenda política en Ucrania en el Departamento de Estado desde septiembre de 2018 y fue subjefe de misión en la embajada de Estados Unidos en Ucrania. Yovanovitch, quien originalmente comparecería el miércoles, ahora lo hará el 11 de octubre con la aprobación tanto de las comisiones como de su abogado, según declaró un asesor del Congreso a CNN.

Los demócratas piden que se encarcele a Trump

El martes, Trump no se dejó ver en la Casa Blanca. Sin embargo, estuvo muy activo en Twitter; pretendió desacreditar al denunciante tanto como intentó impugnar la credibilidad del fiscal especial, Robert Mueller.

"Si el supuesto 'Denunciante' tiene pura información de segunda mano y casi todo lo que ha dicho sobre mi llamada 'perfecta' con el presidente de Ucrania está equivocado (para gran vergüenza de Pelosi y Schiff), ¿por qué entonces no tenemos derecho a entrevistarlo y a enterarnos de todo sobre… el Denunciante?", escribió Trump, quejándose de otro "timo de los demócratas".

Lee: ¿Un juicio político a Donald Trump? Wall Street ya lo contempla

De hecho, Michael Atkinson, el contralor general independiente de los servicios de inteligencia, a quien Trump designó, consideró que la denuncia del informante era urgente y creíble.

Además, Atkinson emitió el lunes un comunicado sumamente inusual en el que rechaza el argumento central de Trump: que el informante basa su denuncia en dichos.

Aunque parece que las cosas favorecían en gran medida a los demócratas el martes, hubo otro signo de indisciplina que podría afectar sus intentos por evitar las repercusiones políticas del procedimiento de destitución.

Recomendamos: ¿'Correrán' a Trump? Las apuestas duplican las opciones al 42%

"Hago un llamado al Partido Republicano para que hagan que Trump deje de decir que los denunciantes son espías y de usar lenguaje de la mafia para insinuar que habría que matarlos", tuiteó Maxine Waters, diputada por California. "El procedimiento de destitución no basta para Trump. Es necesario encarcelarlo y meterlo en aislamiento en solitario".

Este tuit se aleja totalmente de lo que Pelosi le pidió a su partido: que adoptaran respecto al procedimiento de destitución un enfoque apartidista y reflexivo.

Kylie Atwood y Manu Raju, de CNN, contribuyeron con este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad