Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Human Rights Watch llama a una reforma policial en Chile tras las protestas

Los carabineros han cometido graves violaciones de derechos humanos contra los manifestantes en el país sudamericano, de acuerdo con un informe del organismo.
mié 27 noviembre 2019 04:35 PM
Uso excesivo de la fuerza
Antes de Human Rights Watch, Amnistía Internacional ya había denunciado el abuso de las fuerzas policiales en Chile.

Los Carabineros, el cuerpo de policía nacional de Chile, han cometido graves violaciones de derechos humanos contra los manifestantes que protagonizan las masivas protestas en el país sudamericano, señaló la organización Human Rights Watch (HRW) en un informe presentado el martes .

Entre las violaciones que denuncia el organismo están el uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos en las detenciones.

Publicidad

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha presentado ante el Ministerio Público chileno 442 querellas en representación de las víctimas de presuntas lesiones, tratos crueles, torturas, abusos sexuales, homicidios y tentativas de homicidios atribuibles a las fuerzas de seguridad, detalla el informe.

“Hay centenares de preocupantes denuncias sobre uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos contra detenidos tales como golpizas brutales y abusos sexuales que no pueden quedar impunes y deben ser pronta y rigurosamente investigadas y sancionadas”, dijo Jasé Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, de acuerdo con un comunicado.

Recomendamos: Activistas denuncian 327 agresiones policiales a menores durante crisis en Chile

Vivanco aseguró que las autoridades chilenas deben impulsar una reforma policial para evitar que los abusos contra los derechos humanos se sigan cometiendo.

"Factores como el uso indiscriminado e indebido de armas y escopetas antidisturbios; abusos contra personas detenidas y sistemas de control interno deficientes facilitaron que se produjeran graves violaciones de los derechos de muchos chilenos", señaló el director para las Américas.

La organización indicó que le entregó el informe al presidente chileno Sebastán Piñera. El estudio está basado en entrevistas a 70 personas en Santiago y Valparaíso. Entre los entrevistas, hay víctimas de heridas por perdigones disparados por escopetas o por el impacto directo de cartuchos de gases lacrimógenos.

Publicidad

La escopeta antidisturbios fue la principal causante de más de 220 lesiones oculares documentadas por el INDH. El 17 de noviembre, el Ministerio de Salud reportó que 16 personas habían perdido la visión total en un ojo y que 34 habían sufrido heridas graves en un ojo que podrían resultar en pérdida de visión total o parcial, de acuerdo con su evolución en los siguientes tres meses.

Lee: Chile llega a un acuerdo para dejar atrás la constitución de Pinochet

El caso más dramático es el del estudiante de 21 años Gustavo Gatica, que perdió la visión de ambos ojos tras acudir a una manifestación en la céntrica Plaza Italia el 8 de noviembre.

El organismo recomendó que el uso de este tipo de armas se suspenda de manera indefinida, hasta que autoridades independiente lleven a cabo una amplía auditoría para determinar los riesgos que entrañas.

Lesiones oculares y ceguera, marcas indelebles de las protestas en Chile

Otra de las acusaciones más frecuentes fue que carabineros obligaron a detenidos, incluidos niños y niñas, a desvestirse y hacer sentadillas totalmente desnudos en comisarías.

"Creemos que los abusos no son casos aislados, no son coincidencias, no son accidentes. Estos casos obedecen a conductas que se han ido repitiendo", afirmó Vivanco.

Sin embargo, Vivanco dijo que no se podía inferir que los abusos habían sido sistemáticos.

Recomendamos: Es mucho más que el metro: las razones detrás de las manifestaciones en Chile

Según el informe, "Carabineros movilizó a 20,000 de los 60,000 miembros de la fuerza para responder a manifestaciones en todo el país (...) De estos, apenas 1.400 son miembros de las Fuerzas Especiales, la unidad que está preparada para estas tareas".

Publicidad

La falta de entrenamiento policial y la carencia de un control civil aparecen como las principales falencias de la institución.

HRW describe que los policías solo cuentan con dos semanas para estrenarse en el uso de la escopeta antidisturbios y que el total del entrenamiento de las fuerzas especiales es de dos meses. Solo la mitad de las comisarías del país cuenta con cámaras para grabar los procedimientos y las imágenes se guardan por pocos días.

Recomendamos: Las protestas en Chile dejan varios muertos y 1,400 detenidos

"El pecado de la policía es amplio. Lo que ha habido por muchos años en Chile, es una policía que ganó autonomía de forma profunda, donde el mundo de la política abandonó la capacidad de control sobre el ejercicio efectivo de las tareas policiales y la administración", explica a la AFP Lucía Dammert, experta en seguridad de la Universidad de Santiago.

Dammert considera que el uso de la violencia no es nueva en la policía chilena y podría explicar también el odio que le expresan en las calles.

"La mala respuesta policial tiene que ver con una situación que no era esperable, con niveles de violencia a los cuales ellos no estaban preparados, pero también por un ejercicio de la violencia que se ha tolerado por mucho tiempo en Chile y que ahora se ha desnudado frente a la mirada de la ciudadanía en general por la cantidad de tiempo que ha tomado nuestro proceso", agrega la experta.

El informe de HRW está en línea con otro de Amnistía Internaciona l, publicado el 21 de noviembre, en el que asegura que los carabineros usan la fuerza de manera innecesaria y excesiva con la intención de dañar o castigar a la población que se manifiesta.

"La intención de las fuerzas de seguridad chilenas es clara: lesionar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes", dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

A pesar de estas acusaciones, el presidente Piñera anunció que a partir del lunes 2,500 nuevos efectivos saldrán a las calles tras acelerar la graduación de nuevos funcionarios.

Con información de AFP

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad