Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

5 sorpresas que destapó la investigación del proceso de destitución de Trump

Los representante demócratas han dedicado dos meses a preparar sus argumentos contra el presidente. Estas son las revelaciones más importantes.
vie 29 noviembre 2019 09:59 AM
Preparati
La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes está compilando un informe en el que se detallarán las acusaciones que podrían llegar a las causales formales de destitución en diciembre

Marshall Cohen

WASHINGTON- La investigación del proceso de destitución del presidente de Estados Unidos , Donald Trump, ha tenido de todo: audiencias públicas polémicas, revelaciones inesperadas y una buena porción de teorías de conspiración.

Los diputados demócratas han dedicado los pasados dos meses a entrevistar a testigos y a preparar sus argumentos en contra de Trump. La Comisión de Inteligencia de la cámara baja está compilando un informe en el que se detallarán las acusaciones que podrían llegar a las causales formales de destitución en diciembre.

Publicidad

Antes de que comience la siguiente fase, analicemos cinco momentos sorprendentes del proceso de destitución que ha cautivado a Washington y que han cambiado el rumbo de la investigación.

Una llamada trascendental en un restaurante en Kiev

Durante la primera audiencia pública, el diplomático estadounidense Bill Taylor hizo un anuncio inesperado: hacía poco se enteró de que uno de sus colaboradores escuchó una llamada en la que Trump hablaba de la posibilidad de que Ucrania anunciara que investigaría al ex presidente de Estados Unidos , Joe Biden. No solo eso, sino que la llamada telefónica presidencial se desarrolló en público, en un restaurante atestado en Kiev.

La revelación desencadenó un frenesí. Los reporteros intentaron enterarse a toda prisa de la identidad del colaborador. Los demócratas se apresuraron a programar una deposición a puertas cerradas. Finalmente, el colaborador, David Holmes, rindió declaración en una audiencia del proceso de destitución, la semana pasada, y explicó que alcanzó a oír partes de una llamada que Trump le hizo en julio al embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Gordon Sondland.

Bajo juramento, Holmes les dijo a los legisladores que "el embajador Sondland contestó que sí, estaba en Ucrania, y siguió diciendo que el presidente [de Ucrania] Zelenski —y cito— "te adora". Luego, escuché que el presidente Trump preguntó: '¿Entonces va a hacer la investigación?'. El embajador Sondland respondió que iba a hacerlo y agregó que el presidente Zelenski haría 'cualquier cosa que le pidas'".

Publicidad

Según el relato de Holmes, Sondland le dijo, cuando la llamada terminó, que a Trump "no le importa Ucrania una mi**da" y que solo le importaba "lo grande", como la investigación de Biden.

Este testimonio apasionante relacionó aún más a Trump con el intento de presionar a Zelenski y de afectar la campaña de Biden. Fue un giro desconcertante porque pocos habían oído hablar de Holmes cuando el proceso comenzó. Para cuando terminaron las audiencias públicas, su rostro figuraba en todos los noticieros nacionales.

¿Intimidación de testigos en tiempo real?

Trump se metió un autogol durante una de las audiencias a través de uno de sus tuits.

Marie Yovanovitch , la diplomática de carrera que fue embajadora en Ucrania hasta que la echaron este año, estaba rindiendo declaración. Trump la retiró del puesto tras meses de una campaña clandestina llena de mentiras, orquestada por algunos de los aliados más cercanos de Trump.

Yovanovitch estaba ahí para contar por qué la echaron, parte importante del escándalo de Ucrania pero que siempre ha sido una trama secundaria en los tratos de Trump con Zelenski que podrían configurar las causales de destitución. Sin embargo, las cosas se salieron de control luego de que Trump se involucrara con un tuit en el que atacó a Yovanovitch y le echó la culpa de problemas en los países en los que había trabajado.

Publicidad

"Pues es muy intimidatorio", dijo Yovanovitch, refiriéndose al tuit de Trump durante la audiencia. "No puedo decir qué es lo que está tratando de hacer el presidente, pero creo que el efecto es intimidar".

El texto del tuit difícilmente justificaría una denuncia penal por manipulación de testigos, pero los demócratas saltaron ante la oportunidad. Algunos demócratas de alto rango insinuaron que podrían incluir los ataques de Trump a Yovanovitch en la causal de destitución sobre la obstrucción a los procedimientos del Congreso.

Un aliado de Trump implicó a casi 'todo el mundo'

Muchas cosas pueden cambiar entre una deposición a puertas cerradas y una audiencia televisada a nivel nacional. Eso fue lo que pasó con Sondland, el diplomático novato que donó un millón de dólares para la ceremonia de toma de posesión de Trump.

Al principio, muchos creían que Sondland era un testigo que estaba del lado de Trump y que seguramente se apegaría a la línea del partido, aunque desafió las órdenes del Departamento de Estado y se presentó a rendir declaración.

Sin embargo, las cosas empezaron a marchar mal muy pronto y Sondland se vio obligado a corregir su testimonio con una declaración jurada sobre que le había dicho a un funcionario ucraniano que lo más probable es que la ayuda militar estadounidense no se liberara si Zelenski no anunciaba las "investigaciones", refiriéndose a las pesquisas sobre Biden. Cuando llegó la hora de declarar en público , la cosa se puso buena. Sondland confirmó, explícitamente, que de hecho había habido un quid pro quo: una invitación a la Casa Blanca condicionada a que Zelenski anunciara las investigaciones a los rivales políticos de Trump.

"Todo el mundo estaba enterado", dijo Sondland repetidamente al contar que habló de la estratagema con el vicepresidente Mike Pence; con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y con el jefe interino de despacho de presidencia, Mick Mulvaney. Los tres altos funcionarios impugnaron partes de la declaración jurada de Sondland. Estos altos funcionarios ignoraron las órdenes de presentación, así que es poco probable que se vean obligados a hacer estas impugnaciones bajo juramento. Sin embargo, el testimonio de Sondland los puso en una situación sumamente complicada.

Ucrania sabía sobre la retención de la ayuda

Una de las audiencias del proceso de destitución menos vistas fue la que arrojó las revelaciones más asombrosas.

Laura Cooper, alta funcionaria del Pentágono, prestó juramento luego de la apasionante presentación de Sondland en el Capitolio. Sin embargo, Cooper aportó información nueva sobre que algunos funcionarios ucranianos le preguntaron a su personal sobre la retención de la ayuda militar desde julio.

La revelación le hizo un boquete a la defensa republicana de que Trump no pudo haber presionado a Ucrania porque se enteraron de la retención de la ayuda a través de las noticias hasta finales de agosto.

Tras el testimonio de Cooper, no quedó del todo claro cuánto sabían los ucranianos. Sin embargo, Cooper dijo que su equipo recibió correos electrónicos de un funcionario ucraniano el día en el que Trump le llamó a Zelenski y querían saber "qué estaba pasando con la asistencia en seguridad para Ucrania".

El Pentágono se ha negado a entregar documentos a las comisiones de la Cámara de Representantes , así que es poco probable que los investigadores y el público conozcan los materiales en algún momento cercano.

Funcionarios de la dirección de presupuesto renuncian entre frustraciones

La última persona que rindió declaración en privado, el funcionario de presupuesto Mark Sandy , les dio a los legisladores un montón de información nueva. Pero lo raro es que no lo han llamado a declarar en una audiencia pública.

Sandy, alto funcionario de la Dirección de Administración y Presupuesto, dijo que un funcionario designado por Trump asumió la responsabilidad de los asuntos relativos a Ucrania una vez que él empezó a manifestar sus inquietudes. Hasta entonces, Sandy había firmado los documentos en los que se imponía oficialmente la demora de la entrega de la ayuda. No solo eso, sino que Sandy declaró también que fue parte de un grupo de funcionarios de carrera que firmó una circular en la que se recomendaba que se levantara la retención porque afectaba a la seguridad nacional de Estados Unidos. Esto les ayuda a los demócratas a armar su argumento de que Trump actuó en contra de los intereses de Estados Unidos para su beneficio personal. Sandy también declaró que dos funcionarios de su dirección renunciaron por el caos sobre la ayuda a Ucrania y porque nadie les hacía caso cuando manifestaban que les inquietaba que la retención fuera ilegal. Sandy no pudo asegurar si los dos funcionarios renunciaron exclusivamente por el asunto de Ucrania, pero dijo que ambos se sentían frustrados con la situación y que expresaron sus desacuerdos antes de renunciar.

En la transcripción de la deposición de Sandy no se menciona a los funcionarios por nombre. Un alto funcionario de la presidencia impugnó el testimonio de Sandy y dijo que nadie había renunciado por la retención de los recursos.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad