Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Por qué la audiencia de Marie Yovanovitch es clave en el proceso contra Trump?

Los demócratas esperan que la ex embajadora de EU en Ucrania dé detalles sobre el abuso de poder del presidente estadounidense.
vie 15 noviembre 2019 10:44 AM

Stephen Collinson

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que Marie Yovanovitch "no traería nada bueno" .

En una audiencia del proceso de destitución del viernes, 15 de noviembre, que se transmite por televisión, la embajadora de Estados Unidos en Ucrania, a la que Trump retiró del cargo aparentemente por obstaculizar su estratagema de política exterior rebelde, podría demostrar que tenía razón.

Publicidad

Además, Yovanovitch tal vez no sea la única que no traiga nada bueno para Trump. El jueves por la tarde, en una revelación potencialmente significativa, la abogada de Mark Sandy, director de Administración y Presupuesto, dijo que su cliente podría comparecer el sábado si se lo ordenaban.

Sandy podría ayudar a entender si la Dirección de Presupuesto actuó por órdenes del presidente al retener la asistencia militar a Ucrania, ostensiblemente con el fin de obtener concesiones políticas de su gobierno.

Pieza clave
El testimonio de Yovanovitch podría volverse pieza clave de las críticas al carácter de Trump, a su disposición a pasar por alto las restricciones a su cargo.

El testimonio de Yovanovitch podría volverse pieza clave de las críticas al carácter de Trump, a su disposición a pasar por alto las restricciones a su cargo y, a final de cuentas, a abusar de su poder, mismas en las que los demócratas basan su intento por echarlo de la presidencia. Para afinar sus argumentos, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo el jueves, 14 de noviembre, que las pruebas indican que Trump cometió cohecho al retener la ayuda militar a Ucrania para obtener información comprometedora sobre Biden.

Lee: A Trump le importaba más Biden que Ucrania, dice un diplomático

Tras décadas de servicio discreto antes de que su carrera quedara arruinada, Yovanovitch servirá de ejemplo de lo que, de acuerdo con los críticos, es el costo del liderazgo implacable y egocéntrico de Trump.

Además, el nombre de Rudy Giuliani sonará por todas partes.

Publicidad

En una deposición ante la Comisión de Inteligencia de la cámara baja, Yovanovitch dijo que funcionarios de Kiev y Washington le dijeron que estaba en la mira del abogado personal del presidente de Estados Unidos.

Lee: Donald Trump recibe a Erdogan en el primer día de audiencias del 'impeachment'

Las actividades de Giuliani en Ucrania son parte esencial del argumento del proceso de destitución porque los demócratas creen que es el ariete que sentó las bases para la campaña de presión de Trump sobre el gobierno ucraniano.

Algunos testigos han declarado que Giuliani avivó la fijación de Trump con la teoría conspiratoria de que fue Ucrania y no Rusia la que interfirió en las elecciones de 2016. Giulani pasó varios meses afirmando que Biden y su hijo, Hunter, habían participado en actos de corrupción en Ucrania, campaña que los expertos conservadores se encargaron de amplificar. No hay pruebas de que Biden ni su hijo —quien pertenecía al consejo de administración del gigante ucraniano de la energía, Burisma— hayan obrado mal.

'Tuitea halagos al presidente'

Yovanovitch es crucial para el objetivo de los demócratas: pintar un panorama de un presidente vano, fuera de control, que abusa de su poder y se salta los canales diplomáticos establecidos.

Lee: Estos son los argumentos a favor y en contra de destituir a Trump

Por ejemplo: cuando le preguntó a su colega Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, cómo podía salvar su trabajo, Yovanovitch cuenta que le contestó que tuiteara halagos al presidente.

Publicidad

Yovanovitch también declaró que en plena campaña en su contra, uno de sus superiores le dijo en abril que se "subiera al siguiente avión a casa" porque ponía nerviosos a la Casa Blanca y al Departamento de Estado y porque era posible que hubiera inquietudes respecto a su seguridad.

El testimonio de Yovanovitch sigue al de dos diplomáticos veteranos: George Kent y Bill Taylor, quien abrió las audiencias televisadas, el miércoles, 13 de noviembre, insinuando que la motivación de Trump era conseguir información comprometedora sobre Biden, su rival demócrata potencial en 2020.

Lee: Los votantes en Wisconsin aún se forman una opinión sobre el 'impeachment'

Es probable que, como pasó con ellos, los partidarios de Trump acusen a Yovanovitch de ser parte de una "burocracia politizada" que desdeña a Trump y quiere usurpar su poder y frustrar su política de "Estados Unidos es primero".

Los demócratas intentan que Yovanovitch explique a qué se refería cuando dijo que se sentía amenazada por el mismo Trump, luego de que se revelara que le dijo al líder de Ucrania que ella "no traería nada bueno" y que "iba a pasar por algunas cosas". También es probable que busquen que las cámaras capturen la explicación de su comentario de que "no creía que el gobierno estadounidense decidiera quitar a un embajador con base, hasta donde tengo entendido, en acusaciones infundadas y falsas de personas con motivos claramente cuestionables".

Los abogados o los legisladores demócratas también podrían aprovechar la audiencia del viernes para explorar el tema de que ella creía que la quitaron específicamente porque su lucha contra la corrupción amenazaba a los colaboradores de Giuliani hoy sujetos a proceso: Lev Parnas e Igor Fruman. Este testimonio debilitará uno de los principales argumentos de Trump: que retuvo 400 millones de dólares en ayuda para seguridad a Ucrania en su lucha contra los separatistas pro-Rusia porque le preocupaba la corrupción.

Lee: Las revelaciones del proceso de destitución complican la defensa de Trump

En realidad, de acuerdo con Yovanovitch, Giuliani estaba tratando con gente en Kiev que se oponía a su propia cruzada anticorrupción, incluido el fiscal destituido,

Los republicanos argumentarán —fundadamente— que el presidente tiene el derecho de despedir a quien quiera. Además, dicen que el despido de Yovanovitch implica que no sabe nada sobre los acontecimientos más recientes en Ucrania.

"Mañana van a oír a los demócratas hablar mucho sobre Rudy Giuliani y nada de eso justifica nada parecido a la destitución", señaló la campaña de Trump en un comunicado el jueves.

Trump enfrentará una prueba de fuego en las audiencias que buscan su destitución

Pelosi adopta la palabra 'cohecho'

Pelosi subió el tono de su propio discurso el jueves, al acusar que Trump había cometido "cohecho".

Esta palabra es mucho más fácil de entender que la locución latina quid pro quo, que significa "algo a cambio de algo". Además, el cohecho es uno de los delitos que los Padres Fundadores consideraron causal de destitución, junto con la traición y otros delitos y faltas graves.

Este posicionamiento político es el giro más reciente en la batalla que ambas partes libran por convencer a la opinión pública y que podría sellar el destino de la presidencia de Trump de cara a la votación sobre su destitución que probablemente se lleve a cabo en el pleno de la cámara baja a finales de este año.

Los republicanos están tratando de reparar el daño de la primera audiencia del miércoles, que al parecer reveló un lazo directo entre Trump y el intento por presionar al gobierno ucraniano. Taylor reveló que uno de sus colaboradores oyó una llamada de Sondland a Trump al día siguiente de la hoy famosa llamada de Trump al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, el 25 de julio.

De acuerdo con Taylor, Trump le preguntó a Sondland sobre las "investigaciones" que le pidió a su homólogo que abriera luego de pedirle un "favor".

Kellyanne Conway, abogada de la Casa Blanca, dijo en entrevista con Wolf Blitzer de CNN, el jueves, que no había "nada nuevo" en el testimonio en el que se reveló al público por primera vez el contenido de la llamada. También afirmó, inexactamente, que los testimonios de oídas no bastarían para que un tribunal judicial lo aceptara como prueba.

Las circunstancias de la llamada podrían no ser testimonio de oídas por mucho tiempo. Sondland, megadonador republicano, fue llamado a declarar en público la semana próxima. Tal vez tenga que elegir entre proteger su propia situación jurídica o la de Trump.

Además, David Holmes, el colaborador de Taylor que dijo que oyó la llamada en un restaurante en Kiev — en circunstancias de seguridad sumamente cuestionables — rendirá una declaración privada como parte de la investigación del proceso de destitución el viernes.

No obstante, Kevin McCarthy, diputado por California y el republicano de mayor rango en la Cámara de Representantes, dijo el jueves que hasta ahora, el testimonio demostraba que no había delito que ameritara destitución.

Afirmó que la transcripción de la llamada de Trump a Zelenski —que al parecer muestra que Trump presionó para que se llevara a cabo la investigación— en realidad lo libra de toda culpa.

"Aquí no hay nada que amerite destitución y no deberíamos de hacer que nuestro país pase por esto. Estamos a menos de un año de las elecciones", dijo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad