Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Negociaciones rotas y violencia, ¿cómo avanza el paro en Ecuador?

El gobierno de Guillermo Lasso y la organización indígena que ha convocado a las protestas han suspendido las mesas de diálogo sin llegar a acuerdos.
mié 29 junio 2022 01:48 PM
Un hombre indígena agita una bandera de Ecuador durante una protesta antigubernamental en Quito, Ecuador.
Los grupos indígenas en paro exigen al gobierno de Guillermo Lasso la reducción de los costos de los combustibles, que tuvieron un aumento de entre 46% y 90% en el último año.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, suspendió el martes las negociaciones con el máximo líder indígena para poner fin a protestas por el costo de la vida, que cumplieron 17 días.

Lasso, quien lleva menos de un año en el cargo, enfrentó también una moción de censura impulsada por diputados de la oposición, que sin embargo no logró el apoyo suficiente de otras bancadas.

Publicidad

Moción de censura fracasa

Los legisladores del movimiento opositor UNES, leal al expresidente izquierdista Rafael Correa y que presentaron el pedido, no alcanzaron los 92 votos que necesitaban para lograr su objetivo en tres votaciones, la original, una segunda que tuvo lugar tras un pedido de rectificación y una tercera por el pedido de otro legislador de reconsideración.

La votación se vio sumida en el caos en medio de pedidos de rectificación y reconsideración por problemas técnicos con los sufragios, lo que hizo que el proceso se repitiera y se extendiera por varias horas.

En la última repetición, 80 legisladores pidieron destituir a Lasso, 48 se negaron y nueve se abstuvieron. En las anteriores, la opción por destituir a Lasso habían sumado 81 y 84 respaldos, respectivamente.

En medio del proceso de votación, la policía que se registraron actos vandálicos y el incendio de dos de sus unidades en el sector de Calderón, al norte de Quito.

Los legisladores de la oposición habían argumentado una grave conmoción interna que Lasso no ha logrado manejar, debido a los daños y las pérdidas que están provocando las protestas en la economía del país.

"Pese a los intentos golpistas, hoy prevaleció la institucionalidad del país. Queda en evidencia quiénes trabajan para las mafias políticas. Mientras tanto, nosotros seguimos trabajando por el Ecuador", indico Lasso, un exbanquero de 66 años.

 

Protestas en Ecuador no paran

La votación se dio al final de un día de gran agitación, en el que Lasso dijo que su gobierno no volverá a sentarse con el líder indígena Leonidas Iza en las mesas de diálogo para poner fin a más de dos semanas de protestas, que han reducido la producción de petróleo 1.8 millones de barriles y provocado escasez de productos.

Lasso tomó la decisión luego de que un soldado murió y otros 12 uniformados quedaron heridos en un ataque de manifestantes contra militares en la Amazonia. Un convoy militar que acompañaba a 17 tanqueros de diésel desde la refinería Shushufindi hasta el bloque petrolero ITT fue atacado por un grupo de personas armadas, dijo el Ministerio de Defensa.

Manifestantes, en su mayoría indígenas, han estado marchando en rechazo a los altos precios del combustible y los alimentos desde el 13 de junio y al menos ocho personas, incluido un soldado, han muerto en el contexto de las protestas.

Los bloqueos de carreteras asociados con las protestas han provocado escasez de alimentos en los supermercados y de suministros médicos en los hospitales.

El mandatario dijo en un video en redes sociales que estaba abierto al diálogo pero que no hablará con Iza, líder de la organización indígena CONAIE.

"No volveremos a sentarnos a dialogar con Leonidas Iza, quien sólo defiende sus intereses políticos y no los de sus bases", añadió Lasso.

 

"A nuestros hermanos indígenas: ustedes merecen más que un oportunista como líder”. El gobernante enfatizó que "no vamos a negociar con quienes mantienen a Ecuador como rehén”.

La Conaie acusó a Lasso a su vez de "autoritarismo, falta de voluntad e incapacidad" y dijo que deberá responder por "las consecuencias de su política belicista".

"Señor presidente nosotros jamás hemos condicionado quién viene a dialogar y quién no", respondió Iza a Lasso, y agregó que permanecerá en el lugar de las conversaciones hasta que lleguen los delegados del gobierno.

"En este momento me parece importante una actitud de paz, de diálogo, mas no una actitud guerrerista, que me parece importante que al país le podamos dar ese mensaje", agregó.

Un primer cara a cara entre la Conaie y una delegación del Ejecutivo, encabezada por el ministro de gobierno, Francisco Jiménez, tuvo lugar durante más de seis horas el lunes en un intento por distender la crisis.

Los mediadores en las conversaciones dijeron que las dos partes habían estado cerca de llegar a un acuerdo.

El titular de la Conaie reconoció que la negociación está en un "punto muerto" pero se mostró abierto a continuar dialogando. "¿Por qué retroceder si es que ya se ha avanzado bastante?", expresó.

Pidió a la Conferencia Episcopal Ecuatoriana que interceda en la crisis en representación del papa Francisco, quien el domingo llamó al "diálogo" y a "la paz social”.

 

Jiménez replicó por Twitter: "No hay condiciones de diálogo cuando se sigue promoviendo la violencia”.

Tras la suspensión de las negociaciones en la Basílica del Voto Nacional de Quito, centenares de indígenas volvieron a la carga en Quito. En grupos se movilizaron por las calles y a su paso los comercios cerraron.

Cierre de carreteras

En la noche, manifestantes protagonizaron choques con la fuerza pública en el norte de la capital, siendo incendiadas dos estaciones policiales.

"No se entiende la irracionalidad y la falta de razonabilidad en la protesta. Ecuador necesita Paz", manifestó por Twitter el ministro del Interior, Patricio Carrillo.

Con marchas festivas, cortes de ruta y violentos enfrentamientos con la fuerza pública, los indígenas presionan al impopular Lasso, que arrastra un 17% de aceptación pero tiene el apoyo militar.

El movimiento indígena de Ecuador participó en revueltas que derrocaron a tres gobernantes entre 1997 y 2005.

La dolarizada economía ecuatoriana, que empezaba a recuperarse de los efectos de la pandemia, pierde unos 50 millones de dólares diarios por las crisis, según cifras oficiales.

Las protestas dejan en total seis muertos (incluidos cinco manifestantes), más de 600 heridos (entre agentes y civiles) y unos 150 detenidos, según diversas fuentes.

Desgastada por la crisis y desabastecimiento de algunos productos, Quito también es escenario de contraprotestas lideradas por la case media alta.

La producción de crudo de Ecuador ha disminuido 1.8 millones de barriles durante los 15 días de protestas por bloques de vías y daños en la infraestructura, dijo el martes el Ministerio de Energía.

Según la cartera, la petrolera estatal Petroecuador ha sufrido la mayor parte del impacto con una reducción de 1.47 millones de barriles.

"En 15 días el Estado dejó de percibir 166.4 millones de dólares sólo en el sector petrolero. Hasta la fecha, se han cerrado 1,199 pozos, alrededor del 85% pertenecen a Petroecuador", agregó en un comunicado.

El oleoducto estatal SOTE fue paralizado nuevamente el lunes por bajos volúmenes de crudo y el oleoducto privado OCP bombeaba al 20% de su capacidad, unos 92,000 barriles.

Hasta el lunes la producción total de petróleo de Ecuador era de 234,496 barriles por día (bpd). Antes de las protestas, el país producía unos 520,000 bpd.

Una fuente de la compañía que pidió no ser nombrada dijo el martes que la firma estaba analizando si necesitaría retrasar las exportaciones, pero que probablemente no se obligaría a detener la producción por varios días más.

Las 10 demandas de los grupos indígenas

Las protestas comenzaron la semana pasada con una lista de 10 demandas, que incluye una reducción del precio de los combustibles, ampliar plazos para pagar deudas financieras y frenar la expansión petrolera y minera.

En casi un año, el diésel subió un 90% (a 1.90 dólares) y la gasolina un 46% (a 2.55). Desde octubre pasado los precios están congelados por la presión social.

La Conaie, liderada por Leonidas Iza, reclama rebajarlos a 1.50 y 2.10 dólares, respectivamente.

Los indígenas también reclaman un control de precios a los productos agrícolas para mejorar sus economías familiares. Otra exigencia es una moratoria de un año para el pago de créditos con la banca.

Lasso anuncia reducción del precio de gasolinas

El gobernante ha dictado compensaciones, que los indígenas consideran insuficientes.

Redujo precios de combustibles, aunque no en la proporción que pide la Conaie; concedió una moratoria de deudas hasta por 3.000 dólares para campesinos y levantó el estado de excepción, bajo el cual los militares salieron de los cuarteles en seis de las 24 provincias del país y se impuso un toque de queda en Quito.

"Esta decisión no es suficiente, es insensible”, dijo la Conaie. después de que Lasso anunciara el domingo por la noche una reducción de 10 centavos de dólar que deja el diésel en 1.80 dólares y la gasolina en 2.45.

Los manifestantes exigen al gobierno que baje los precios a 1.50 dólares para el galón de diésel y a 2.10 dólares para el de gasolina corriente.

La decisión del Ejecutivo "no se compadece de la situación de pobreza que afrontan millones de familias", indicó el lunes la Conaie en un comunicado firmado por su titular, Leonidas Iza, añadiendo que "nuestra lucha no cesa (...) y la protesta sigue vigente".

Con información AFP y Reuters

Publicidad
Publicidad