Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Quién es Stormy Daniels, la pieza clave en el juicio penal contra Donald Trump?

La exactriz de cine para adultos es uno de los personajes centrales del caso contra el expresidente por falsificación de registros en Nueva York.
vie 31 mayo 2024 10:51 AM
¿Quién es Stormy Daniels, la pieza clave en el juicio penal contra Donald Trump?
Stephanie Gregory Clifford, nombre real de Daniels, nació en Baton Rouge, en Luisiana, en el sur de Estados Unidos en 1979.

Durante el juicio contra Donald Trump hubo un testimonio de gran importancia jurídica y contenido sexual. El expresidente de Estados Unidos, que siempre se ha jactado de estar al mando, tuvo que guardar silencio y escuchar a Stormy Daniels, una exestrella porno, describir en público un encuentro de alcoba que según él nunca ocurrió.

La fiscalía trató de demostrar con el interrogatorio a Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, que Trump encubrió los pagos que le hizo para silenciar el supuesto encuentro sexual.

Publicidad

El exmandatario fue declararo culpable este jueves de 34 delitos de fraude contable para encubrir el pago de 130,000 dólares a la exactriz de cine para adultos con el fin de silenciar un supuesto encuentro sexual ocurrido una década antes, para que no interfiriera en la recta final de la campaña de 2016.

Esto es lo que sabemos sobre Daniels y su relación con el magnate inmobiliario, una historia que comenzó más de 10 años antes que Trump ganara la presidencia de los Estados Unidos.

¿Quién es Stormy Daniels?

Stephanie Gregory Clifford nació en Baton Rouge, Luisiana, en el sur de Estados Unidos, en 1979.

Criada por su madre después de que sus padres se divorciaran, cuenta en un libro que su familia la descuidó y que cuando tenía nueve años un hombre mayor abusó sexualmente de ella.

Comenzó a trabajar como stripper en un club a los 17 años. Su sueño, en realidad, era ser veterinaria, ya que amaba a los caballos, y fue una buena estudiante.

Su nombre artístico es un homenaje a Storm, la hija del bajista de Motley Crue, una banda de la que es fanática. Adoptó el apellido Daniels por la parca de whisky Jack Daniel’s.

Daniels dio en el 2000 el salto al cine para adultos, industria en la que tuvo una carrera prolífica, principalmente con las productoras Wicked Pictures y Sin City Studios. Además de ser actriz, Daniels también fue actriz y guionista de este tipo de producciones.

Publicidad

Por su trabajo como directora Daniels obtuvo varios premios de la revista Adult Video News (AVN), considerados los equivalentes de los Oscar de la industria pornográfica. En 2014 su nombre fue añadido a los salones de la fama de la revista AVN y de la organización X-Rated Critics Organization.

Encuentros con Donald Trump

En el verano de 2006, los caminos de la actriz y el magnate inmobiliario se cruzaron en un torneo de golf en el lago Tahoe, un idílico escenario de un resort de lujo en el estado de Nevada.

Daniels acababa de aparecer en la comedia Virgen a los 40 y Trump había tenido un hijo con su tercera esposa, Melania, con quien llevaba casado apenas un año.

Ella tenía 27 años y él era "probablemente mayor que mi padre", dijo.

"El Sr. Trump dijo que quería cenar conmigo", refirió la testigo. Cuando llegó a la suite del hotel del republicano —“tres veces más grande que mi apartamento”— éste la recibió en "pijama de seda o satén" que después cambió por una camisa y un pantalón de calle.

"Cuando abrí la puerta del baño para salir, el Sr. Trump había entrado en la habitación", dijo Stormy Daniels en el tribunal de Nueva York el martes. "La intención era bastante clara: alguien que se había quedado en calzoncillos sobre la cama esperándote”.

Trump mantuvo la mirada fija al frente durante la declaración de Daniels, que describió el encuentro con lujo de detalles pese a los esfuerzos del juez para que no fuera tan gráfica.

Publicidad

"No llevaba ropa ni zapatos, creo que aún tenía puesto el sujetador. Estábamos en la posición del misionero", describió.

¿Llevaba condón?, "No", respondió. ¿Fue breve? “Sí”.

Dijo al tribunal que el expresidente la llamaba "Honeybunch" (dulzura), y describió múltiples llamadas telefónicas con él, algunas de las cuales puso en altavoz para entretener a sus amigos.

Former U.S. President Donald Trump appears at court in New York
Daniels dijo al tribunal que el expresidente la llamaba "Honeybunch" (dulzura).

Según ella, el magnate le preguntó si tenía novio, sobre la economía de la industria del porno y el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual en su trabajo.

"Le dije que bueno, que nos hacíamos pruebas cada 30 días", relató Daniels ante el tribunal, mirando de vez en cuando directamente a Trump, que no le devolvió la mirada.

Daniels dijo que hablaron de la esposa de Trump, Melania, con la que se había casado un año antes. "En realidad ni siquiera dormimos en la misma habitación", le habría dicho el magnate, quien también invitó a la actriz a su exitoso programa televisivo "El Aprendiz".

También relató que Trump le dijo que "le recordaba a su hija (Ivanka) porque era inteligente y rubia”.

Cuando Trump le mostró una revista con él en la portada, ella bromeó: "Alguien debería azotarte con eso", dijo ante el tribunal.

"Me miró como retándome a hacerlo... así que le di un golpe con ella justo en el trasero”.

Vestida con un sobrio traje pantalón negro, Daniels dijo que el sexo fue consentido. "No estuve amenazada ni verbal ni físicamente”, aseguró.

"Sentí vergüenza por no pararlo, por no decir que no", confesó Daniels.

Daniels dijo que le temblaban las manos mientras se vestía rápidamente. "Él fue a darme un beso de despedida, yo me fui tan rápido como pude".

Dijo que se vieron al día siguiente y que volvieron a verse en un acto en la Torre Trump de Nueva York y en Los Ángeles, pero que no volvieron a mantener relaciones sexuales.

Juicio de Trump por comprar silencio

"Me acaban de decir quién es la testigo de hoy. Esto no tiene precedentes, no hay tiempo para que los abogados se preparen", bramó Trump en las redes sociales, antes de borrar el mensaje.

El expresidente y actual candidato republicano para 2024, vestido de traje azul y corbata dorada, acompañó el testimonio recostado en su silla, con la cabeza inclinada, y hablando a veces con su defensa.

Daniels parecía haberlo afectado incluso antes de entrar en la sala del tribunal de Manhattan.

Trump, de 77 años, fue decarado culpable de falsificar 34 documentos contables para ocultar el pago de 130,000 dólares destinado a comprar el silencio de Daniels, en plena recta final de las elecciones de 2016, que el magnate republicano ganó frente a Hillary Clinton.

El expresidente hizo pasar el pago a la exactriz, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, como gastos legales de su entonces abogado personal Michael Cohen, que había adelantado el dinero de su bolsillo, a través de la empresa familiar Trump Organization.

El expresidente ha negado dicha relación con Daniels, y su defensa trató sin éxito de que el juez anulara el juicio, aunque el juez añadió: “estoy de acuerdo en que había algunas cosas que era mejor que quedaran sin decir".

En declaraciones a los periodistas al término de la audiencia que se reanudará el jueves, Trump tildó el caso de una "vergüenza" y dijo que "debería estar haciendo campaña ahora mismo" para su anhelado deseo de ganar la presidencia estadounidense en las elecciones de noviembre.

El juez Juan Merchan prohibió a Trump que hable de los testigos, del jurado y del personal del tribunal por lo que no comentó directamente la comparecencia de Daniels en el estrado.

El veredicto del juez no le impedirá al magnate neoyorkino presentarse a las elecciones presidenciales del próximo 5 de noviembre.

Con información de AFP

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad