Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Innovación en México para enfrentar los problemas

Las investigaciones científicas y la producción de nuevas tecnologías son decisivas para lograr el Desarrollo Humano Sostenible (DHS), comenta Juan Alberto González Piñón.
Bienestar social
La innovación pretende abordar el proceso de apropiación social del conocimiento a través del uso y aprovechamiento de los acervos científicos y tecnológicos en la construcción y aplicación de nuevo conocimiento hacia la atención de problemas sociales.

Nota del editor: Juan Alberto González Piñón es titular de Emprendimiento e Incubación en la Universidad Panamericana. Desde 2004 ha desarrollado actividades profesionales en gestión de la Innovación, gestión de inversión de capital privado emprendedor, la planeación, organización y conducción de las políticas de desarrollo del financiamiento del emprendimiento, la productividad y la innovación. Las opiniones expresadas en el texto son responsabilidad del autor.

(Expansión) - En el 2000 la comunidad internacional -a través de la ONU- propuso los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para establecer un mundo mejor. En 2015 se pretendía erradicar el hambre y la pobreza, todo niño debía recibir educación primaria, se fortalecería el rol de la mujer, se reduciría la mortalidad infantil y mejoraría la salud de las madres; también se planteó mejorar la atención de enfermedades como el sida y la malaria, asegurar la innovación y el desarrollo sustentable.

El deterioro ambiental, la pobreza, la desigualdad, la discriminación, la exclusión de sectores de la sociedad y los derechos humanos son temas que deben ocupar un lugar en la agenda del gobierno mexicano
Juan Alberto González Piñón

Aunque para 2015 se vieron algunos avances relevantes, como la cobertura de la educación primaria, es evidente que la reducción de la pobreza como meta principal no se cumplió.

En 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sustituyeron a los ODM, fruto del consenso de 193 naciones, se trazaron cinco nuevas líneas para el 2030 operadas en 17 objetivos: personas, planeta, prosperidad, paz y alianzas.

OPINIÓN: Tecnología, una oportunidad que el gobierno e inversionistas ignoran

Publicidad

El ODS nueve establece la construcción de infraestructuras resilientes capaces de promover la industrialización inclusiva y sostenible, así como fomentar la innovación. En este contexto es de interés el preguntarnos cuál es el rol de la innovación en el desarrollo sustentable y por qué la gestión de la innovación debe ser un componente transversal en el desarrollo social.

La autora Milagros Acacia Saucedo Nardo señala que “la innovación no puede ya analizarse con un enfoque, donde predomine sólo lo tecnológico y el mercado. Necesita ser tratada y desarrollada en un contexto transdisciplinario donde los aspectos organizacionales, científicos, tecnológicos, sociales y ambientales se vean de forma dialéctica”.

El impacto social de los procesos de apropiación del conocimiento no solo está definido con el avance de las nuevas tecnologías, también se encuentra estrechamente vinculado a la capacidad de transformación e interacción social con los diversos problemas y necesidades que enfrenta la sociedad.

OPINIÓN: Ciencia y tecnología, la llave del bienestar social en México

La innovación pretende abordar el proceso de apropiación social del conocimiento a través del uso y aprovechamiento de los acervos científicos y tecnológicos en la construcción y aplicación de nuevo conocimiento hacia la atención de problemas sociales.

Las metas 9.4 y 9.5 de los ODS evalúan la modernización de la infraestructura; la reconversión industrial; la utilización eficaz de los recursos; la promoción y adopción de tecnologías y procesos industriales limpios; el aumento de la investigación científica; y la mejora de la capacidad tecnológica de los sectores industriales, todo ello mediante el fomento a la innovación, impulsando un número creciente de personas que trabajen en investigación y desarrollo por millón de habitantes, así como el incremento de inversiones en esta materia por parte de los sectores público y privado.

Las investigaciones científicas y la producción de nuevas tecnologías son decisivas para lograr el Desarrollo Humano Sostenible (DHS). “Ello es particularmente importante en un mundo acuciado por graves problemas ambientales y sociales que requieren ser enfrentados con el conocimiento científico y la adopción de nuevas tecnologías”, como lo mencionan Rolando Valdés, Verónica Tricio y Luis R. Rodríguez.

Lee: ¿Es el fin del MBA tal y como lo conocemos?

El pasado 7 de febrero -durante la presentación del libro “Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología, 20 aniversario”- el presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), José Luis Morán López, señalo: “Los científicos, no han sido tomados en cuenta en las decisiones que el gobierno federal ha anunciado para el sector de la ciencia, la tecnología e innovación; es necesario analizar de qué manera podemos seguir avanzando y no retroceder cancelando programas que han sido exitosos”.

La investigación científica permite no solo la ampliación y profundización en la explicación de los fenómenos que afectan el desarrollo de hombre en sociedad, también habilita la construcción de nuevos paradigmas de pensamiento. Una de estas preconcepciones es hacer posible que el cúmulo de conocimientos se traduzca en el desarrollo de nuevos satisfactores económicos y sociales, transitando desde la invención, su materialización vía producción (tecnología), hasta su comercialización (innovación).

La generación de nuevo conocimiento científico es determinante para incrementar los niveles de bienestar de la población y también es fundamental en la resolución de problemas sociales y de mercado a través del impulso de la productividad y la competitividad.

Lee. No solo STEM: las humanidades te ayudan a encontrar trabajo

Es cierto que también debe asegurarse de que la investigación científica y tecnológica no se reduzca al ámbito económico, es necesario que se vincule con el ámbito social.

El deterioro ambiental, la pobreza, la desigualdad, la discriminación, la exclusión de sectores de la sociedad y los derechos humanos, entre otros, son temas que deben ocupar un lugar preponderante en la agenda del gobierno mexicano. Se debe buscar que los tres niveles de gobierno, las empresas, las universidades y la sociedad civil emprendan acciones de manera conjunta para dar respuesta a esta problemática, mejorando así la calidad de vida de los mexicanos.

El Estado mexicano debe garantizar el bien común en una legítima esfera de autonomía de la actividad económica, donde no debe intervenir; sin embargo, le corresponde determinar el marco jurídico dentro del cual se deben desarrollar las relaciones económicas.

El manejo inadecuado de ello trae consigo decadentes oportunidades en el campo, desastres naturales recurrentes, falta de infraestructura, violencia, así como una profunda apatía de las comunidades. Esto hace necesario no solo buscar el crecimiento de la economía, sino también garantizar el bien común, la seguridad generalizada, la igualdad, la justicia y la libertad para todos y cada uno de quienes forman parte de la sociedad mexicana.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad