Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Peso y balance

Debemos privilegiar el pago de deudas, porque así vamos a aligerar la carga de nuestras obligaciones pendientes y podremos comenzar a ahorrar, considera Adolfo Ruiz Guzmán.
mié 19 mayo 2021 05:59 AM

(Expansión) - Uno de los procedimientos más importantes para realizar un vuelo de forma segura es revisar el peso y balance de la aeronave, ello nos permite conocer muchas cosas necesarias, desde el acomodo de la carga, la cantidad de combustible necesaria y el número total de pasajeros, hasta la velocidad necesaria para el despegue.

De la misma forma, durante mayo, las empresas realizan el reparto proporcional de las utilidades que generan. Por ello, antes de gastarlas, tomemos un momento para hacer un peso y balance de ellas, al igual que en los aviones, a fin de hacer los cálculos precisos para hacerlas rendir de la mejor forma posible.

Publicidad

Lo primero que debemos tomar en cuenta es que las utilidades son variables, por lo que debemos esperar a recibir la parte que nos corresponde para poder establecer nuestro presupuesto. Recordemos que, aunque es una obligación otorgarlas, al ser un derecho de los trabajadores, también es justo reconocer la labor de los empresarios que siguen invirtiendo en sus organizaciones, ya que sin ellos no habría fuentes de empleo, especialmente durante esta época en la ha sido desafiante sortear la pandemia.

Cuando eres estudiante de aviación, al principio es complicado realizar el peso y balance, debido a las gráficas y los cálculos necesario para entender los diferentes procesos que juegan un papel fundamental en el rendimiento del avión. Ya de manera profesional, hay diversos programas que lo hacen automáticamente para que, en conjunto, los pilotos y el oficial de operaciones se puedan asegurar que todo está bien.

De la misma forma, como mencionaba, para hacer el presupuesto ya tenemos herramientas muy amigables que nos ayudan a hacerlo de forma más sencilla. Esta es la base para poder administrarnos, como lo he insistido.

Debemos privilegiar el pago de deudas, porque así vamos a aligerar la carga de nuestras obligaciones pendientes y podremos comenzar a ahorrar. Deudas como tarjetas de crédito o departamentales, así como adelantar el pago a capital de un crédito, ya sea hipotecario, automotriz o personal.

Vamos por buen camino porque estamos quitando peso, ahora, hay que cuidar que no se vaya el 100% de lo que nos costó un año de trabajo y dedicación. Para esta primera etapa podemos destinar un 40%.

Ahora viene una parte interesante, las utilidades nos pueden ayudar a impulsar un negocio o adquirir un bien que deseamos, por ejemplo, dar el enganche de un auto o el anticipo de una casa. También consideremos contratar un seguro de gastos médicos, para el auto o de vida. Para esto podemos destinar otro 30 por ciento, lo cual debemos etiquetar como la adquisición de un activo duradero.

Publicidad
8 consejos para aprovechar tu aguinaldo

Otro 20% lo podemos reservar para el ahorro o una inversión. Vamos por partes, si todavía no tenemos el hábito del ahorro es un excelente momento para comenzar, para ello, como en el peso y balance, hay que equilibrar en qué buscamos ahorrar, por ejemplo, podemos destinar 15% en una cuenta a la vista, donde se tiene un riesgo mínimo y así veremos poco a poco crecer nuestro patrimonio, y el otro 5% en un pagaré o un plazo fijo.

Si ya tenemos nuestros ahorros, ahora es tiempo de invertir y ese 20% destinarlo en instrumentos más sofisticados, como un fondo de inversión que es una excelente alternativa para tener mayores rendimientos. Un consejo importante es nunca invertir en algo que no comprendamos, es decir, siempre es importante investigar el instrumento para tomar la mejor decisión.

Para el 10% restante es totalmente válido gastar en un gusto o capricho, pues, en efecto, trabajamos todo el año junto con la empresa para generar entre todos estas utilidades. Finalmente, vale la pena hacer otra reflexión, cada año podremos ver que aumentan las utilidades si damos lo mejor de nosotros mismos para crecer y robustecer a nuestras organizaciones.

Ahora sí, con todo esto listo, ya tenemos el peso y balance de nuestras finanzas personales para tener un vuelo agradable en el aprovechamiento de las utilidades.

Nota del editor: Adolfo Ruiz Guzmán es egresado de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y del MBA por la Universidad Anáhuac Campus Sur. Es piloto privado y está realizando sus estudios y prácticas para convertirse en piloto comercial. Actualmente se desempeña como Director de Comunicación y Relaciones Públicas de Grupo Financiero Ve por Más, tiene más de10 años en comunicación del sector financiero. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad