Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El asteroide gigante de oro no nos hará millonarios

Si la roca espacial compuesta de oro y otros metales preciosos que planea visitar la NASA es explotada disparará la oferta de este metal, por lo que los precios tenderán a bajar.
mar 09 julio 2019 05:03 AM
Oro
El oro es una de las inversiones que más destacan ante el aumento de la incertidumbre mundial.

¡Alegraos, terrícolas! Medios de noticias informan que la NASA está planeando visitar un asteroide compuesto de oro y otros metales preciosos. A los precios actuales, los minerales en el asteroide 16 Psique valdrían 700 trillones de dólares: suficiente para que cada persona en el planeta obtenga 93,000 millones de dólares. ¡Todos vamos a ser más ricos que Jeff Bezos!

Ahora la mala noticia: eso no va a pasar. Sí, es probable que Psique 16 y otros asteroides sean explotados para sacar sus metales; pero una vez esos metales empiecen a llegar al mercado en grandes cantidades, es poco probable que sigan siendo valiosos por mucho tiempo. Como sabe cualquier estudiante de introducción a la economía, los precios van en función de la escasez relativa: si se inunda el mercado de oro, dejará de ser una rareza y se convertirá en decoración común. La oferta sube, el precio baja.

Publicidad

Ahora bien, en realidad hay una razón más fuerte para que un asteroide gigante de oro no haga al mundo fabulosamente rico: la riqueza no proviene de gigantescos trozos de metal, sino de la capacidad de crear cosas que satisfagan los deseos humanos.

Ya no inviertas en oro, mejor invierte en jugo de naranja

Una fábrica de acero representa riqueza real, porque puede utilizarse para crear partes de carros, edificios, etcétera. Una casa también, porque se puede vivir en ella o rentarla. Las habilidades y el conocimiento en su cabeza también son una forma de riqueza, aunque no se cuenten en las estadísticas oficiales. Incluso un sándwich es riqueza, a menos que se dañe.

Lee: 2019, ¿el regreso de la fiebre por el oro?

Sin embargo, un asteroide gigante lleno de oro añade poco a la riqueza real. El metal tendría varias aplicaciones industriales y crearía hermosa joyería y rellenos dentales, pero no lanzaría una nueva revolución industrial, ni reduciría dramáticamente el costo de los bienes y los servicios, ni haría mucho mejor o más cómoda la vida de los seres humanos en general. El oro no solo alcanza precios altos por ser raro; muchas cosas raras tienen poco o ningún valor de mercado. Es porque es raro en relación con la demanda de las personas. En vista de que el asteroide de oro no incrementaría la demanda total de oro en el mundo, no hay forma en que pueda crear billones de dólares de nueva riqueza real.

Publicidad

Algo parecido a un asteroide gigante de oro ocurrió en el pasado. Cerca de 1,500, España conquistó Centroamérica y Sudamérica y descubrió grandes depósitos de oro y plata. Luego envió los metales a Europa y los usó para pagar los gastos del gobierno (principalmente guerras). Dado que el oro y la plata eran usados como moneda en aquel tiempo, una caída en el valor del oro y la plata implicaba una caída en el valor del dinero; en otras palabras, inflación.

También lee: El oro pierde brillo pese a miedos de los inversionistas

El oro ya no se usa como dinero, y el valor del dinero moderno tampoco está vinculado al valor del oro ni de ningún otro metal. Por tanto, la llegada de un asteroide gigante de oro no causaría que los precios subieran; en cambio, simplemente haría que los precios del oro cayeran casi a cero.

Entonces, un asteroide gigante no nos haría millonarios. Ahora bien, cualquier compañía de minería espacial que lograra reclamar la roca probablemente haría una fortuna enorme para sí misma. Tendría que seguir las directrices de la compañía de diamantes De Beers.

Publicidad

Los diamantes solían ser extremadamente raros, hasta que se descubrieron grandes depósitos en el siglo XIX en Sudáfrica. El empresario y funcionario británico del gobierno colonial Cecil Rhodes consolidó toda la minería sudafricana bajo la compañía De Beers, un monopolio en efecto que luego fue controlado por la familia Oppenheimer. Con los años, De Beers logró defender su monopolio contra varios desafiantes, acaparando los diamantes cuando los precios estaban bajos e inundando el mercado para destruir a la competencia.

Recomendamos: Estos instrumentos son los mejores para invertir en tiempos turbulentos

Un monopolio permite a una compañía limitar la oferta para mantener altos los precios. Pero De Beers necesitaba más que eso para evitar que los diamantes se convirtieran eventualmente en una materia prima, así que recurrió al mercado y lanzó una de las campañas de publicidad más efectivas de la historia con el eslogan "A Diamond Is Forever" (Un diamante es para siempre). Esto convenció a las parejas del mundo de que los anillos con diamantes eran un símbolo indispensable del compromiso marital. Ese simbolismo representa valor real.

Los propietarios de un asteroide de oro podrían intentar una maniobra similar, lanzando campañas publicitarias para que las personas empiecen a usar el oro de otras formas: materiales de construcción, tal vez, o ropa. Sin embargo, parece poco probable que puedan persuadir al mundo de pagar una prima por el enorme volumen de oro proveniente de un asteroide como 16 Psique, especialmente si una compañía rival apareciera con otra roca espacial de oro.

La imposibilidad de extraer riquezas nunca antes vistas de 16 Psique nos enseña dos importantes lecciones sobre la manera en que la riqueza funciona realmente. Primero, nos muestra que gran parte de la riqueza solo existe en el papel -cuando se intenta vender los activos, el precio cae-. La liquidez (la capacidad de vender un activo por efectivo) es un factor importante que tiende a pasarse por alto cuando se calcula el valor neto.

Lee: El peso es una de las monedas favoritas de los especuladores y esta es la razón

Segundo, este ejemplo demuestra que la verdadera riqueza no proviene de las reservas de oro. Proviene de las actividades productivas de los seres humanos que crean cosas deseadas por otros seres humanos. La fabulosa fortuna de De Beers, en últimas, no se basa en su control sobre un cierto tipo de roca brillante, sino de su capacidad de convencer al mundo de que esta roca brillante puede usarse para comunicar amor y devoción.

Si quiere hacerse rico, no piense en formas de controlar recursos escasos. Piense en cómo usar los recursos de forma innovadora para que la gente realmente los quiera o los necesite.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad